Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas


Mejores posteadores
Mine Sagan (1089)
 
Reino (1089)
 
Regan Vosuet (910)
 
Dante Rivelli (873)
 
Aria Ainsley (694)
 
Yuki Nakayama (590)
 
Ayato (585)
 
Lucien Luarent (538)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (451)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail Rol



New city, new work

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Sáb Mayo 10, 2014 8:33 pm

Con un suspiro largo volvió a arremangar las mangas de la holgada camiseta que traía puesta, manchándolas con pintura en el proceso, sin importarle. La prenda que originalmente era gris, ya estaba llena de colores, así como sus pantalones negros. Con el frente del brazo secó su frente antes de arrodillarse a abrir un nuevo pote de pintura, pensando que quizás el verano no había sido la mejor época para llegar allí, ya que si bien el sol no pegaba directamente en aquel lugar, podía sentir el calor. Hizo una nota mental de llevar un ventilador de pie la próxima vez, y tal vez a un custodio o algo así, porque aunque el sitio fuera amplio y cómodo para trabajar, la zona en la que estaba era…si bien no un problema para él quizás sí para la modelo que iría a fotografiarse allí. Ya le habían jodido bastante con ese tema mientras buscaba a una, pero qué iba a hacer, no lo habían molestado solo con eso, tratar de encontrar a una modelo que aceptara raparse la cabeza sin hacer que le embarguen el departamento que recién estaba comenzando a amueblar había sido una tarea larga también. Aunque quien le viera seguro diría que eso era una ironía injusta, pensó riéndose suavemente mientras corría con su dedo meñique el cabello que le caía en la cara.

Se levantó y comprobó con sus pies descalzos que todo el suelo ya estaba seco,  pudiendo ya comenzar a pintar las dos esquinas que le quedaban de pared. Sabía que había sido tonto comenzar con el piso y no al revés, pero lo bueno de no tener otro trabajo ahora mismo era justamente la cantidad de tiempo libre que tenía para extenderse en sus proyectos y poder darse el lujo de esperar cuanto quisiera a que la pintura se secara. Eso le ponía de buen humor de alguna forma, sumado a que el ambiente de su nuevo “estudio” (si así podía llamarle) era extremadamente tranquilo y silencioso en comparación a lo que era el barrio ahí afuera, y hasta ahora no había visto a nadie inmiscuirse por allí a pesar de no estar completamente “cerrado al público” (Aunque en algún momento debería mandar a hacer que le pongan cerradura a las puertas, eso era seguro) .

Se limpió las manos con un trapo y volvió a darle play al reproductor de música que llevaba conectado a sus auriculares. Tomó un rodillo grande y lo pasó por la bandeja con acrílico, comenzando a pintar la base roja mientras seguía la letra de la canción que sonaba gesticulando con sus labios. No solo estaba de buen humor, estaba animado. Hace unos días se había sentido culpable por escaparse así como así a Glass City, o mejor dicho desagradecido con la vida, pero ahora mismo que veía que las cosas comenzaban a tomar la forma esperada se puso a considerar que simplemente así era como las cosas debían tomar curso.- I'm from the land where you still hear the cries, I had to get out had to sever all ties, I changed my name and assumed a disguise, I got an angry inch! –Comenzó a cantar en voz alta ignorando esos último pensamientos, tachándolos como ridículos de llegar a tomar un tinte más profundo, agregando un poco mas de violencia a los movimientos de su brazo. Para ese momento ya estaba completamente absorto en lo que hacía.


~The song~:
Ahora tengo un hype con esta pelicula y justo escuchando ese pedasito de letra fue como "um...que pega" pues...venga (?)


~
avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Jue Mayo 15, 2014 2:24 am

No había realmente una razón por la cual su presencia coincidiera con una improbabilidad como esa, sin embargo, Eiji no era de las personas que creyera en las probabilidades, mucho menos era de los que necesitaba de una excusa para hacer cualquier cosa que se le antojara. Con 20 años, se podría decir que el de cabellos negros y peculiar reflejo violáceo, era tan independiente como nunca lo fue su madre y sin embargo, era un infante tal como su padre, donde la curiosidad y sus motivaciones propias eran las únicas cosas que en verdad lograban hacer a las fibras de su cuerpo moverse, de otro modo, no hubiese aguantado tanto tiempo la vida que actualmente llevaba.

No hacía mucho que había llegado a la ciudad. Si sacaba un cálculo rápido, aquello no se extendía a más de un mes atrás. Mes dentro del cual había logrado hacerse de un arriendo barato en  los suburbios. Una casa con malas terminaciones y ninguna particularidad más que una cama en medio de la habitación, un baño con la puerta sin seguro y una cocina que más bien parecía la barra improvisada, por lo que suponía que lo que arrendaba no era una casa como tal, sino un bar desbaratado, pobremente amoblado para el gusto de cualquiera. Para Eiji no era su lugar ideal para estar, particularmente era el tema de la limpieza lo que le crispaba un poco los nervios. Bastaba con salir y caminar media cuadra para que el aroma de los barrios bajos, esa mezcla rancia entre alcohol y drogas, se pudiera percibir con claridad. Las calles por supuesto, daban testigo de ello. El tuerto apostaba que, de hecho, en el barrio rojo había un mejor ambiente que ahí, pero por ahora no tenía más remedio que tolerarlo, pues no tenía la suerte de contar con mucho capital, debía arreglárselas con el poco dinero que había conseguido juntar a lo largo de los años y con ello sobrevivir hasta que obtuviera la primera paga en el sello, en el que por suerte había quedado seleccionado, pero aquello recién comenzaba.

Si algo al menos debía agradecer era que, dentro del mismo barrio, la zona en la cual había encontrado el arriendo, era extremadamente tranquilo y silencioso. Particularmente porque no se encontraba en las calles principales de la zona, sino que para llegar al sitio, había que andar por entre algunos callejones en dirección a la parte que estaba más en ruinas del sector bajo. Junto a un edificio a medio constuir en frente y una hilera de no más de 5 casas, aquella cuadra era, sin dudas, casi inhabitada. Eiji era conciente de que al menos la casa a la izquierda era del sujeto que le había arrendado el lugar el cual en verdad poco y nada se preocupada de lo que Eiji pudiese o no dejar de hacer ahí, mientras le pagara, claro. A la derecha había una casa abandonada, o al menos así lo había entendido el chico a lo largo de aquel mes. Es por esta razón que a media tarde, mientras se curaba algunas heridas recientemente hechas en los brazos, no pudo evitar centrar su atención en el ruido que percibía en aquella dirección.

¿Qué ocurría? ¿Había llegado alguien? ¿Demolerían? ¿O era alguna clase de espíritu? (Como japonés no podía evitar tomar en cuenta esa posibilidad). Decidió ignorarlo al comienzo, sin embargo luego de un rato se escuchó una voz.

-Un hombre, no muy mayor.- Determinó el tuero que, guiado por la impulsividad, incluso se había acercado al muro correspondiente para oír mejor. Estaba cantando. Eiji sonrió, y casi sin pensarlo buscó su chaqueta entre sus cosas, se colocó el parche en su ojo afuncional y salió solo con el objetivo de saciar su curiosidad.

A comparación de su residencia, la casa contigua contaba con una gran puerta que ya antes había notado, no tenía si quiera cerradura, lo sabía pues ya había entrado con anterioridad. De haber querido tal vez se hubiese podido tomar el lugar, pero el interior era de cemento y las ventanas estaban cubiertas por maderas al azar, por mera cuestión de preferencia, Eiji se sentía más cómodo en el improvisado cuarto, retazo de bar, que contaba con piso de madera oscura y paredes pintadas en un color burdeo desgastado y un techo blanco sucio con vigas paralelas.

Como un animal escabulléndose el muchacho entró al lugar, siguiendo aquella voz que cantaba sumergida en otro mundo.

No reconoció la canción, pero eso no era importante. En menos de cinco minutos había atravesado el pasillo, notando el sin fin de atriles y cuanta cosa que no se encontraba con anterioridad ahí. Al parecer, era una mudanza. Llegó al salón donde estaban cantando, ahí pudo ver una silueta que por un momento le confundió. El cabello largo, negro intenso, una figura alta pero bastante delgada. Si no hubiese sido por la voz, probablemente le hubiese confundido con una mujer, pero estaba seguro, era un chico, y al tuerto la curiosidad le comía por dentro, sin embargo fue paciente y se quedó en el umbral de la entrada a la habitación, esperando a que aquel sujeto se percatara de su presencia.
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Vie Mayo 16, 2014 10:59 pm

Se hallaba enteramente sumergido en el ritmo de sus pinceladas. Muy pocas eran las ocasiones en las que el azabache se dejaba ser arrastrado por la corriente del rio de sus emociones con total libertad, y entre ellas se encontraban esas en las que se ponía a pintar así, sin presiones, sin tiempo que le persiga, solo él, sus materiales y la música que le acompañaba.
El volumen de sus auriculares estaba alto, muy alto, y recordaba como Annika solía retarle por eso con un “Te quedaras sordo, ty glupyy”, a lo que él siempre respondía “Qué mejor, así aprenderé un nuevo idioma y solo me comunicaré con quienes me dé la gana”, en señal de que no le importaba realmente. Aun así no era que llevara el volumen siempre al tope, pero en ocasiones como esa lo que buscaba era estar abstraído por completo, ya que el sonido ambiente era una distracción sumamente molesta. Entonces la pintura en el rodillo comenzó a agotarse y una vez fue inútil seguir pasándolo se separó un poco de la pared para observar su progreso, cesando su canto. Llegado a ese punto ya tenía casi pared y media hecha.

Soltando un suspiro largo y audible se estiró alzando los brazos, tomado de ambas manos y haciendo tronar su espalda, pensando en que para cuando acabara con la primera mano de pintura podría tomar un café o algo. Esa sería una buena forma de llenar el tiempo y de llenar su estómago vacío. Se elogió a si mismo mentalmente por haber tenido el tino de recordar traerse la cafetera.

Caminó a paso calmo hasta la bandeja llena de pintura roja, bajando esta vez el volumen de la música hasta la mitad, solo porque su oído izquierdo había comenzado a dolerle y un nuevo reproche llegó a su cerebro “Cuando te quedes sordo no solo ya no te comunicaras con quien no quieras, sino que además ya no podrás seguir escuchando música, o cantar, o tocar el saxo…el piano tal vez sí, pero bueno, tampoco todos somos Ludwig.”. Ese recuerdo le hizo esbozar una leve sonrisa, mientras se arrodillaba en el suelo a cargar el rodillo. Fue ahí que miró un poco más a su alrededor y se dio cuenta de que no estaba solo. Había un tipo ahí parado y no tenía ni idea de hacía cuánto. Se quedó mirándole fijo por un tiempo, completamente desconcertado, sin estar del todo seguro de cómo actuar. De haber estado en un sitio distinto la respuesta más probable hubiese sido “¿Desde hace cuánto que estás ahí?” pero este era un entorno completamente diferente, se encontraba en un barrio lleno de delincuentes, borrachos, drogadictos y vagabundos y antes de cualquier cosa debía averiguar cuál era este, al menos por su propia seguridad. A simple vista el chico no parecía estar ebrio o bajo el efecto de algún otro estupefaciente, tampoco se veía como un homeless, pero aun no podía descartarlo, así como el hecho de que podía seguir siendo alguna clase de ladrón. Juzgando por su apariencia, tenía que admitir que su aspecto era algo particular…casi. Finalmente optó por bajarse lentamente los auriculares, dejándolos colgar de su cuello y preguntar en tono suave pero claro.- ¿Se te ofrece algo…?
avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Lun Mayo 19, 2014 2:44 am

No fue notado sino hasta un tiempo después y eso le dio la posibilidad a Eiji no solo de estudiar la silueta de aquel hombre, sino también de mirar en detalle la habitación, y por sobre todo, lo que el chico pintaba en aquellas paredes. El color rojo intenso le causaba una atracción inevitable, y no, a diferencia de lo que muchos podrían pensar, ni siquiera se relacionaba a la sangre, el rojo, particularmente, siempre le hacía recordar su país natal.

Observó cada movimiento del chico con atención, tan solo su ojo se movía, pues el resto de los músculos de su cuerpo estaban congelados en la espera, incluso su respiración era apenas perceptible en un inconsciente estado de acechanza.

Una sonrisa, sí, eso fue lo que divisó antes de que sus miradas se interceptaran. En ese lapsus de tiempo, la probabilidad de que su rostro hubiese esbozado una sonrisilla maliciosa, era alta, sin embargo, nunca supo si lo hizo o no.

¿Se te ofrece algo…?

Preguntó el otro y Eiji fue capaz de oír de nuevo su voz, esta vez, en un tono diferente, más retraído y alerta, junto a una mirada que no distaba mucho de la hostilidad, y era completamente natural.

-No, en absoluto. Tu sigue pintando. – Respondió con evidente sarcasmo y se cruzó de brazos, apoyando su cuerpo en uno de los laterales del marco de la puerta. Por supuesto, la posibilidad de hacer enojar a quién resultaba ser el responsable de su curiosidad, era alta por su actitud, pero no podía evitar sus respuestas y esa lluvia caótica de pensamientos discontinuos que tan solo buscaban recopilar la mayor cantidad de información posible de cada movimiento ajeno.
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Dom Mayo 25, 2014 9:26 pm

La música que aun continuaba saliendo por sus auriculares podía oírse como un tenue murmullo en la habitación, siendo actualmente el único sonido que se escuchaba en ella. Laurence todavía se encontraba observando al sujeto que acababa de invadir su lugar de trabajo, y entrecerró sus ojos frunciendo el seño levemente luego de escucharle hablar, ¿Acaso el tipo estaba bromeando? Por el tono de su voz claramente lo estaba, ¿A qué venía eso? Lo que si ya no se veía como una amenaza estando allí cruzado de brazos, en absoluto, pero el que pareciera estar esperando a algo seguía generándole una sensación molesta. Suspiró entonces, virando sus ojos hacia un costado, tornando su expresión a una más relajada y aburrida, después de todo era de esperar que algo así pasara en algún momento.– Ahh…bien, aquí va… –Susurró desganadamente, sentándose sobre sus talones para tomar de su pantalón sus cigarros, poniendo uno en su boca y encendiéndole con total calma, como si estuviese solo y con el mayor tiempo del mundo.

Después de dar una calada profunda y exhalarla por completo se paró tranquilamente y caminó a paso suave hasta donde estaban sus cosas– Mh Axis, cómo me cago en ti… –Fue murmurando con el cigarro en su boca, mientras revolvía su bolso, hasta dar con el teaser que se había comprado hacia un día antes de llegar allí. Que veamos, cuando aquel desgraciado le comunicó en dónde estaba ubicado el lugar en donde iba a trabajar, no creyó que estuviera demás tener algo así consigo.– En fin…tu dime, debería usar esto contigo? No me mal interpretes pero… –Y se quedó mirándole desde allí con el aparato eléctrico en una mano, en una pose que no distaba mucho de lo lánguida, recargando su peso en una de sus piernas, dejando en reposo la otra levemente flexionada y arqueando levemente la espalda hacia atrás mientras le miraba y daba otra calada a su cigarro, dejando luego caer su brazo a un costado de sí, comenzando a caminar hacia el sujeto.– En la tienda dijeron que esta mierda tiraba bastante voltaje, så…creo que no sería un dolor placentero… –mencionó con total parsimonia, como si estuviera refiriéndose al estado del tiempo o a algo absolutamente trivial, hasta que llegó a toparse con el otro.

Cuando se hubo parado frente a él notó que este era unos centímetros más bajo y eso le generó un tipo de satisfacción interna que no se explicaba, lo que le obligó a casi contener una ligera sonrisa.- Al menos creo que no si lo uso directamente en tu cuello…pero vamos, no es que vaya a hacerlo sin un motivo, así que dime, que te ha traído aquí? –Finalizó. Observándole desde arriba, con un porte que si bien no era amenazante, dejaba en claro que estaría preparado para cualquier eventualidad.

avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Lun Jun 02, 2014 6:07 pm

Su único ojo sano le miró divagar por la habitación, con una ligera sensación de decepción al no ver concedido su deseo de ver en cómo y en qué terminaba aquella especie de pintura, aunque claramente un apego al arte no era lo que sentía, si tenía la curiosidad de simplemente observar el quehacer de aquel sujeto y sí, ahora estaba más que seguro de ello por el tono de su voz pese a su andrógina apariencia y aquel cabello que era particularmente tentador. Ninguno de sus músculos se movió en respuesta de las acciones del otro, excepto porque levantó una de sus cejas al ver el “arma” que el otro había dejado a la vista, suponía que en algún intento de intimidación, aunque su actitud no fuera puntualmente una amenazante, podía distinguir, por su evidente confianza, que dudas para usar aquel aparato sobre él, no tendría. Y con esa certeza en la cabeza, Eiji no pudo esconder una sonrisa plácida al verle caminar en dirección a él. ¿Qué tanto de aquello podría haber evidenciado el otro, solo por la sola curva que dibujaron sus labios?

-¿Dolor placentero? – Cuestionó aquel termino con un rechazo hipócrita de su parte- ¿No es eso muy ambiguo? –Y es que a su juicio, cosas como esa dependían siempre de cada persona, de su rango de tolerancia al dolor y del goce que pudiera sentir con el mismo. ¿Cómo entonces podría juzgar hasta qué punto algo es o no placentero para otro con tal certeza? No estaba de acuerdo, y no era un alarde, pues bien conocía la clase de dolor de esos aparatos al punto que por poco causaban en él un sentimiento similar a la nostalgia. El japonés no era alguien que hablara por hablar, si no lo supiera, no hubiese cuestionado una idiotez como esa.

-Particularmente duele más cuando se aplica en zonas aún más sensibles que el cuello. Pero creo que no viene al caso ese detalle. - Estaba claro que la amenaza se volvía casi un juego con tan simple descarte. Estaban cerca, tanto como para notar ese ligero detalle en sus alturas, que para Eiji no tuvo ninguna relevancia, de su cabeza, más le llamaban la atención las finas hebras de cabello negro que desendían hasta más abajo de la cintura del otro. Quería tocar.

Su mirada se agudizó sobre la silueta ajena, pero su expresión seguía siendo la misma despreocupada, o más bien curiosa del comienzo.- ¿Por qué tanta hostilidad con simplemente tu vecino?- La tensión se trizó y Eiji deshizo la postura de sus brazos y se encogió de hombros antes de proceder a una digna explicación. Haciendo caso omiso del eventual uso de la corriente avanzó por la habitación hasta llegar al extremo más distante, la pared que precisamente iba a dar con la suya del otro lado, dando unos suaves golpes sobre ella como quién llama a la puerta- Estaba tranquilamente en mi habitación cuando de pronto escuché tu voz, se suponía que este lugar estaba abandonado, es por eso que me ha entrado la curiosidad de venir a ver. Esperaba encontrar un Yōkai.-Lo último fue dicho casi en un susurro, era una broma para sí mismo, inconsciente del uso del término que solo era particular de la cultura nipona.- Nanchatte...~
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Lun Jun 09, 2014 6:30 pm

Laurence seguía observándole desde su posición, alzando sus cejas progresivamente a medida que escuchaba al otro cuestionar sus palabras. ¿Estaba jugando acaso? ¿O trataba de evidenciar que era alguna clase de masoquista? Eso creía si tenía que basarse en su último comentario, pero como sea, sin importar cualquiera que hubiese sido el motivo ajeno para decir aquello, quizás fue él mismo quien no se expresó correctamente, “Me aseguraré de que te duela” eran palabras que se asemejaban mas a lo que realmente había querido decir, mas nuevamente, su objetivo nunca fue el de parecer ni sonar amenazante.

La cercanía entre ambos le permitía al azabache observar con más detalle al intruso, no obstante aquello pasó a segundo plano cuando el aroma que este desprendía llegó a su nariz. Un olor a antiséptico, a algo tan estéril como a cualquier material proveniente de un hospital, algo completamente desagradable en definitiva pero no extraño al notar la cantidad de vendajes que llevaba. Esto le hizo descender el seño en una mueca que estaba cerca de rayar el asco, la cual no duró mucho en su rostro, pasando a mostrar un gesto de sorpresa al enterarse de qué iba realmente todo eso.– Ah? –¿Su vecino? ¿Era en serio? Desde su lugar le siguió con la mirada, observándole aun incrédulo.– Podrías haber empezado por ahí…–Comentó, casi como una queja, a la par que relajaba otra vez sus facciones mientras veía al otro dirigirse a golpear la pared, sin poder creer como era que se había tardado tanto tiempo para esclarecer algo tan tonto. Tal vez él tuviera mucho tiempo libre, pero no estaba dispuesto a gastarlo en estupideces, mas cuando se encontraba pintando. Incluso si el sujeto le había dicho que continuara, era ridículo pensar que retomaría su actividad con un extraño habiendo entrado allí, estando en un lugar como lo eran los barrios bajos.– Más cuando se está en un lugar como este…–Continuó, esta vez guardando el teaser en el bolsillo trasero de su pantalón y caminando lentamente en dirección al otro, siendo que su pintura se encontraba a solo unos metros, en la esquina. “Un Yōkai…”, el termino no pasó desapercibido para Laurence, quien lo repitió mentalmente, sintiendo que quizás la vida solo se encontraba siendo irónica con él.– Hm…pues ya diste con el misterio, lo siento, pero esto que encontraste es solo un comienzo de atelier…–Contestó pausadamente, volviendo a llevarse el cigarro a la boca para tener ambas manos libres y tomar una gran sabana que se encontraba doblada a un lado del joven tuerto, llevándola hasta su obra y extendiéndola sobre el tramo de suelo que tenía pintado para no ensuciarlo luego, ya que pronto debería de usar la brocha, ni dejar caer en él la ceniza de su cigarro, ya que no tenía un cenicero.

Nuevamente tomó el rodillo y lo cargó en la bandeja con pintura, sin volver a colocarse sus auriculares en la cabeza, ya que si bien se había puesto a continuar con su trabajo, aun estaba atento al otro ¿Y qué si ya había explicado su presencia allí? Siendo él un farsante con experiencia ¿Por qué debería confiar tan fácilmente en las palabras de un completo extraño? Aun incluso si decía la verdad…en parte por eso fue que dejó el teaser en su bolsillo y no lejos suyo, con el resto de sus cosas. Suspiró antes de seguir pintando, aquel acontecimiento había aguado un poco del buen humor que llevaba encima, y eso se notaba en su cara…aun así no le había echado, ni una palabra había salido de su boca para decirle que se fuera, quizás era solo su fascinación teatral amante del drama gritándole que aquella interrupción no podía terminar con algo tan soso, quizás era que aquel sujeto detrás de toda esa molestia que le había provocado le resultó bastante curioso y solo esperaba escucharle decir algo mas, sin embargo no se detuvo a analizar el asunto con mayor detalle y continuó con su labor.
avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Dom Jun 29, 2014 5:19 pm

Lo ignoró por unos momentos, dedicándose a inspeccionar la pared que, aparentemente, no era tan gruesa y por ello era el sonido rápidamente se haría audible del otro lado. ¿Entonces, como sería al revés? Suspiró, tal vez de ahora en adelante tendría que lidiar con el ruido constante de lo que fuera a pasar en ese cuarto así como tal vez el otro debería tolerar otro tipo de ruidos viniendo de su habitación. Se podía llegar a un común acuerdo, o al menos Eiji lo cría así.

-Ah, pero ni siquiera me dejaste empezar y me amenazaste…- Fingió indignación, pero solo un momento, pues su rostro volvió a esa expresión de completo desinterés en un instante, después de todo, bien sabía que de un comienzo su disposición no había sido aclarar nada, sino satisfacer su curiosidad y sí, incluso molestar la paz ajena.- Un lugar como este o como cualquier otro no hace realmente una diferencia. ¿Acaso te intimidé? Lo dudo. ¿No te gusta que te vean trabajar? ¿O es porque soy un desconocido? –Y pese a las preguntas consecutivas, poco y nada le interesaban las respuestas. Llevó una mano hacia su boca, cubriendo un bostezo para oír luego de qué iba el lugar.

-¿Atelier…?-
Era una palabra que no conocía, y con esa duda volvió a mirar toda la habitación, intentando darse una idea del significado, pero no, no lo encontró. Es por eso que sus ojos se fijaron en el otro, como esperando, exigiendo la respuesta. Con sorpresa observó como el de cabello largo de pronto se animaba a seguir pintando y con ello, Eiji llevó sus pasos hasta él, un poco más cerca, sin dejar de respetar su espacio. – Oi, ¿Cuál es tu nombre?- No tenía ninguna intención de ser conflictivo, pero entendía que sus intenciones nunca eran bien interpretadas, mucho menos, dadas las circunstancias de éste caso. Y si a partir de entonces, resultaba que serían vecinos, entonces era lo minimo hacer las presentaciones. ¿no?
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Dom Jul 06, 2014 8:49 pm

Continuaba pintando aun sin sacarle la atención de encima al otro, entonces sus músculos se relajaron un momento, deteniendo sus acciones tan solo un segundo al instante en que volvió a escucharle hablar, formándose una media sonrisa en su rostro, la cual se desvaneció tan o más rápido como apareció. Efectivamente, no había terminado todo aun, e incluso si lo dicho era solo una pregunta para despejar una simple ignorancia, a Laurence le bastaba. Retomó la actividad y apenas llegó a entreabrir sus labios para formular una respuesta fue cortado por una nueva interrogante por parte del joven, esta vez, una referente a su nombre. ¿No era más fácil hacer una pregunta a la vez? Al menos eso fue lo que pensó en relación a la cantidad de preguntas que había lanzado el muchacho en ese corto lapsus de tiempo y que él mismo no se había detenido a responder.

Suspirando se dio media vuelta y dando otra calada tiró el rodillo a un sitio azaroso de la manta que cubría el suelo, dignándose a contestar. Por lo menos lo que consideraba relevante.- Primero… - Y soltando el humo miró un poco alrededor de la gran habitación, pero el sitio aun se encontraba tan vacio que no había mucho que ayudara a respaldar su explicación, por lo que volvió a mirar directo al de cabello corto.- Un atelier es un taller, o el espacio de trabajo de un artista… -Explicó encogiendose de hombros, lo cierto era que el sueco no encontraba cómodo llamarse a sí mismo como uno, por lo menos no todavía.- Basicamente un lugar donde puedes pintar, destrosar, ensuciar o vandalizar a tu antojo lo que se te de la gana en nombre del arte... -Simplificó todavía mas, pasando a responder la siguiente pregunta.- Y mi nombre es Laurence -
Dijo procurando pronunciar el nombre con la exacta fonética de su país de origen, ya que odiaba que allí en el extranjero lo tergiversaran diciendo “Lorens”, algo que a sus oídos sonaba casi tan mal como “Lorenzo”, apodo con el cual pesadamente sus conocidos en Italia insistían en llamarle. Su apellido lo omitió, puesto que lo consideraba poco importante y sin moverse de su lugar, siendo que el otro ya se había acercado, tomó su turno para saldar sus interrogantes básicas.- Y tú te llamas? –Su rostro expresaba de forma casi nula el interés que tenía por conocer la respuesta, e incluso si le interesaba sus ojos pronto se desviaron en busca de un balde con agua sobre el cual pudiera dejar a limpiar el rodillo que hacía nada había dejado, mas no tardó en darse cuenta de que el cubo que tenía destinado para ese fin estaba vacío. Seguramente había olvidado llenarlo la última vez que hizo el recambio. Un poco frustrado por esto se sentó en el suelo con una mueca de resignación, extendiendo sus piernas y recargando su peso en su mano derecha, volviendo a llevarse el cigarro a la boca con la izquierda.- Por cierto… -Acotó antes de llenar sus pulmones con el humo del tabaco.- De verdad se escucha tanto del otro lado…? Eso va a ser un problema, no esperaba que hubiera alguien viviendo al lado siquiera… -Terminó, casi en un murmullo, pensativo. Sin dudas tendría una seria conversación con el italobastardo, pensó algo molesto, puesto que incluso si estaba parcialmente conforme, que ni las paredes de aquel sitio hubieran resultado ser decentes le hacían comenzar a sentirse estafado.


Última edición por Laurence Förakt el Mar Jul 15, 2014 6:25 pm, editado 1 vez
avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Mar Jul 15, 2014 6:09 pm

-Va. Así que eso es.- Parecía decepcionado a la definición del lugar, pero bueno, no era quién para juzgar, al final solo era una habitación más, con ello y, asumiendo que tal vez no mucha más gente a parte del de cabello largo estaría ahí, fue que en ese preciso instante Eiji resolvió que apartir de entonces, procuraría meter la nariz frecuentemente en el lugar, quizás solo hasta que el otro dejara de parecerle interesante. Pero con la segunda definición pareció quedar algo más conforme.- "En nombre del arte..." Suena divertido… - El último murmullo fue para si mismo, junto a una sonrisa bien definida por su parte, pero no por ello inocente. Solo era un reflejo del regocijo que le daban palabras tan ambiguas, esas que dejaban el agujero perfecto para ser usadas en su contra, mas por el momento, eso no era importante.

-Laurence…
-Murmuró intentando imitar la fonética, por lo general su pronunciación de otros idiomas era algo mejor que el promedio japonés debido a su ascendencia europea, aunque no por ello era perfecta. – Ah, no necesitas saberlo por el momento.- Respondió restándole interés a su nombre, aunque no tenía un real motivo para negarse, no otro más que fastidiar en respuesta al nulo interés, asunto obvio en el otro. Su nombre se lo daría cuando de verdad al tal "Laurence" le interesara saberlo.

-Sí. Será un problema. Pero creo que podemos llegar a un acuerdo, ¿no?. –Eiji se puso en cuclillas, mas que nada para guardar la relación de alturas con el chico, con la mirada dija en los ojos ajenos.- Dime, ¿En qué horario pretendes esta acá y qué tanto es lo que harás?-
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Miér Jul 30, 2014 11:00 pm

Sin siquiera molestarse en mantener la mirada puesta en el otro desvió sus ojos a un costado, entrecerrándolos con un deje de apatía. Al llevar su mano nuevamente a sus labios para dar otra calada dejó el cigarro en ellos para volver a inclinarse un poco, estirando su brazo para volver a alcanzar el rodillo.- Alguien que aparece sin siquiera anunciarse y no pretende dar ni su nombre, hm… -Murmuró, cogiendo el mango del objeto, trayéndolo hacia sí mientras con la mano libre volvía a tomar el cigarro para hablar más claramente.- Por qué debería seguir dándote tanta información…? –Le cuestionó con un tono ligero, ahora posando su mirada en él.- De todas formas, es un problema que no necesariamente espero solucionar…


Tenía que admitir que tanto misticismo en el joven podía ser atractivo a su interés, pero en contraste, no sentía la suficiente paciencia para ello en ese instante. Así, terminado de soltar los restos de humo que quedaron en sus pulmones a través de su nariz comenzó a levantarse, metiendo el rodillo dentro del cubo antes de tomarlo una vez estuvo de pie.- Como sea, no planeo tener un horario específico, así que será bastante azaroso… -Al final decidió responder, aunque solo ese punto. El “qué tanto es lo que harás” lo encontraba obvio a su parecer, por lo que ni siquiera se molestó en abrir la boca para aclararlo. Ignorando al otro en su andar, con el tacho en mano se dirigió lentamente hasta el cuarto contiguo ubicado al frente de donde estaban ellos, el cual se suponía era el espacio para instalar una cocina, aunque no poseía ni una hornalla ni heladera, solo los espacios correspondientes para meter sendos aparatos, una mesada con algunos cajones y un fregadero. Metió el cubo en este último y abrió el grifo para llenarlo con agua, apagando la colilla del cigarrillo en un cenicero que tenía a un costado.



Suspiró, ante lo vacía que también estaba esa habitación. Lo único que había llevado era una jarra eléctrica y demás materiales para hacer café, pero esperaba meter algunas cosas más allí también, al menos una mesa y unas sillas como mínimo. Una vez llenó el cubo, cerró la canilla y volvió al salón con este entre las manos, dejándolo en el mismo lugar de antes y esta vez tomando una brocha, poniéndose de cuclillas para mojarla antes de comenzar a embeberla en más pintura roja, volviendo a mirar al otro.- Y bien? –Frunció un poco el seño junto con esa pregunta, esperando con ella tres posibles respuestas. Que el muchacho le dijera de una vez como se llamaba, que se decidiera a hacer cualquier otra cosa o que simplemente se fuera de allí.
avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Sáb Ago 16, 2014 4:31 pm

Lo vio levantarse y continuar con lo que hacía luego de su rotunda negativa a acceder a dar más información, aparentemente de cualquier tipo. El tuerto no se movió del lugar, tan solo alzó la cabeza hacia el chico que ahora abandonaba la habitación, yendo a la contigua, quién sabe a qué. En ese momento el tuerto aprovechó para ponerse de pie y dar una última mirada al lugar, ya tenía una idea más o menos de los detalles que le podían importar. Para él, era como haber encontrado un nuevo lugar para jugar, probablemente viniera a molestar más seguido de lo que el otro esperaba. En poco tiempo el de cabello largo volvió a aparecer y sin retomar del todo el trabajo, le increpó.

-Ah… Mitsuo, Eiji Mitsuo.-
Contesto suspirando pesadamente, bajando los hombros como si se rindiera a aquella hostilidad.

- ¿Cuántos años tienes, Laurence? – Probó a pronunciar su nombre de nuevo, era curiosa la facilidad con que el nombre escurría de sus labios con un timbre un poco grave e incitante aunque no era del todo su intención. Por supuesto, llamar por el nombre no era no muy habitual de él, generalmente y por costumbre solía llamar a la gente por su apellido, pero esta vez el chico no se lo había dado e incluso, de haber sido así, era probable que el resultado hubiese sido el mismo. Procuraría no olvidar ese nombre pues ahora mismo, era quién acaparaba toda su atención.

-Va. Si será azaroso y realmente no te importa, entonces no tengo porqué contenerme en lo que haga de mi lado. Gracias por decidirlo así. – Eiji estiró el cuerpo y finalmente, luego de inspirar profundamente, se dio por aburrido. Solo esperaría la respuesta y posiblemente volvería a su habitación.
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Lun Ago 25, 2014 8:17 pm

Al final el joven frente a él había caido en su primera opción, dando a conocer su nombre con aquella expresión algo derrotada, lo que le hizo esbozar lentamente una sonrisa de lado, sintiéndose vencedor. Pero no solo eso, puede que también…aquella presentación “a lo Bond” le haya causado algo de gracia.

Eiji…hm..” Verbalizó su nombre mentalmente, jugando a posicionar la lengua dentro de su boca en la forma que imaginaba que debía hacerse para pronunciarlo correctamente, memorizándoselo. Al fin y al cabo iban a ser vecinos y era no solo de buena educación sino además útil el recordar los datos que obtengas de la persona que tienes viviendo al lado.


Así volvió a desviar la mirada a donde sus manos se encontraban trabajando, alzando la brocha y sacándola de la pintura para comenzar a girarla como una forma de evitar que el exceso caiga. Concentrado en ello estuvo a punto de responder a aquella pregunta sobre su edad con una evasiva, mas al escuchar su nombre, tal vez y más que nada por ser pronunciado de esa forma tan…particular, terminó girando el rostro de vuelta hasta su casi interlocutor.- Em...24… -Articuló en un murmullo leve antes de ponerse de pie y volver hasta la pared, aun girando la brocha hasta que con un movimiento seco estiró el brazo y la estampó contra el borde de la pintura, hasta ahora plano, comenzando a volverlo irregular. En su acción y al estar de espaldas al otro se dejó descender el ceño, algo pensativo. Algo en él le resultaba extraño y aunque no lo demostrara le llamaba completamente la atención, y no saber exactamente qué era le molestaba un poco, mas rápidamente salió de ese pensamiento al volver escucharle hablar, alzando una ceja sin mirarlo directamente.


No me importa, pero si llegas a excederte créeme que te lo haré saber… -¿Estaría su cuarto del otro lado? ¿Acaso eso podía considerarlo como una insinuación? No hacia él, pero sí como algo parecido a la referencia que había hecho respecto a lo que era o no un “dolor agradable”. Y por algún motivo, pensar en eso ultimo le dibujó una sonrisa en el rostro, la cual no duró más que segundos, tiempo suficiente para que se agotara la carga de pintura que necesitaba en la brocha y tuviera que volver a darse la vuelta.- Va, planeas permanecer mucho más tiempo parado ahí o te resulta tan interesante verme pintar? –Preguntó volviendo a agacharse frente al cubo, sin rastro hostil en el tono de su voz pero para ser sinceros, ya no veía mucho caso a que “Eiji” permaneciera tanto mas allí, puesto que él no tenía pensado dejar de trabajar.
avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Eiji Mitsuo el Miér Sep 17, 2014 10:52 am

Así que a final de cuentas el otro era mayor. Por supuesto, esto no podría importarle menos al japonés. No había ninguna clase de reparos en un asunto tan absurdo como la diferencia de edad, además esta no era tanta a su parecer. Con respecto a lo mismo, no pudo evitar sonreír, ¿cómo reaccionaría el otro de saber que él aún era un menor, al menos, según la legislación de su país?. Acá, en Glass City, probablemente ya era considerado un adulto aunque Eiji asumía que su actitud y forma de hacer las cosas distaban de ser como las de uno. ¿Y qué?

-Bien, si serás capaz de decirme cuando me exceda entonces no creo que haya problemas. La verdad y hasta me dan ganas de probar si así será. –Dijo de un modo bastante travieso, como si apropósito buscara enfadarle. ¿De qué sería capaz el otro? ¿De golpear la pared? ¿De gritarle? ¿De ir hasta su cuarto? ¿De golpearlo a él? Eiji se forzó a detener esa lluvia de ideas antes de que la expectativa se hiciera mayor.

- Oi, préstame tu móvil. –
Dijo acercándose de nuevo hasta invadir otra vez su espacio, hablando cerca de su rostro.

- Hah..? Nani sore…? –Alzó una ceja con cierta burla ante las palabras tan a la defensiva del mayor. -Si estoy aquí es porque aún no me aburro. Va, préstame tu móvil.- Insistió el tuerto, esta vez habiendo susurrado la última frase.
avatar
Eiji Mitsuo

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 174
Fecha de inscripción : 10/10/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Laurence Förakt el Vie Sep 26, 2014 12:42 am

“Jm, me pregunto qué tanto te conviene tentar a la suerte…” Murmuró mentalmente con una sonrisa que inconscientemente se le hizo quizás muy maliciosa, mientras volvía a sumergir la brocha en la pintura roja.- …Ah? –Entonces y ante lo repentino de aquello se volteó a verle con incredulidad. ¿Su móvil? ¿De verdad? ¿Qué le hacía pensar que se lo daría?.- Es una broma cierto…? –Preguntó entrecerrando los ojos. No sabía decir cuál de todas actitudes en el otro le hacían llegar a esa conclusión, pero tenía que decir que el chico se le hacía una persona ya no solo curiosa, sino infinitamente extraña. Mas para él, siendo que lo antisocial y reservado se le inyectaba en las venas casi a nivel estrictamente cultural.

De todas formas antes de negarle por completo su petición, preguntaría y saciaría su propia curiosidad, además de por qué no, darle la posibilidad de por lo menos justificar tal pedido. ¿Quién sabe? Si era lo suficientemente convincente hasta podría acceder y dárselo, aunque fuera poco probable.- Para qué lo quieres…?

avatar
Laurence Förakt

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Masculino

Edad : 27

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: New city, new work

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.