Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas


Mejores posteadores
Reino (1089)
 
Mine Sagan (1088)
 
Regan Vosuet (910)
 
Dante Rivelli (873)
 
Aria Ainsley (694)
 
Yuki Nakayama (590)
 
Ayato (585)
 
Lucien Luarent (538)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (451)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail Rol



El conejo y el lobo (priv. Nina)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Dom Ene 05, 2014 1:00 am

Salió temprano el día de hoy de su trabajo, la calle estaba un poco llena debido a que era viernes y ese día muchos salían a convivir con sus amigos o personas queridas, él tuvo suerte de salir temprano pues en esos momentos hacia únicamente papeleo, aún no tenía a quien representar en esta ciudad y no es que le faltaran personas, solo que rechazaba al leer las fichas de los interesados o la entrevista con ellos.

No tenía carro por lo que decidió caminar desde Merveilles Records hasta su casa, no le molestaba, a pesar de que se hacía como una hora y media caminando, le agradaba todo ese trayecto por que podía ver la ciudad y lo que pasaba en ella o era el tiempo que tenía para pensar en sus cosas privadas u organizar lo que sucedería el día siguiente o los próximos días.

-Estos días son muy flojos…-murmuró al repasar de memoria la agenda que tenía, no se preocupaba demasiado por chocar con las personas pues estas cuando lo miraban se hacían a un lado, sus manos estaban en los bolsillos de su chaqueta pero sacó una con una cajetilla de cigarros, de esta cajetilla sacó un cigarro el cual lo tomó con a boca, volvió a guardarlo para sacar el encendedor y prenderlo. Ya no estaba en sus pensamientos, solo se distraía contemplando el humo que sacaba el cigarro.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 05, 2014 10:10 pm

La emoción se desbordaba, estaba totalmente ansiosa de poder llegar pronto al café donde su hermano trabajaba de cocinero para verlo después de tantos intentos fallidos y taaaaantas semanas sin poder siquiera llamarle.
No hace más de unos cuantos minutos que había dejado la escuela, ahora se encontraba mirando las calles de la ciudad mientras se guiaba por la dirección que su hermano le había dado, no estaba muy segura por donde debía ir para llegar pronto... bueno... ni siquiera sabía donde quedaba su escuela, ¿que podía decir? se paso durante años encerrada en su cuarto, temiendo salir de su cuarto y limitándose a solo ver el mundo exterior por el balcón que tenia su pequeña habitación y cuando al fin salió a la vida termino en un internado, y... cómo era predecible, se perdió...

Miraba las calles, los letreros, cualquier cosa que pudiera ayudarle a orientarse para llegar pronto con su querido hermano gemelo, su única familia...
Pedía indicaciones a quien podría, le daba miedo... si... pero... ¿que más opción le quedaba? sabía que lo mejor sería llamar a su hermano para que le ayudara, pero... no quería molestarlo, sabía que estaba trabajando y le podrían regañar si contestaba su llamada, no quería que su hermano fuera regañado... menos por su culpa...

Pasaron varias horas, ya era medio día y ella seguía sin la más mínima idea de donde podría ir para siquiera poder volver a la escuela he intentarlo otro día... pero... ni eso lograba encontrar.
Bajo la mirada, metiendo sus manos en los bolsillos de su chaqueta para seguir caminando... se sentía tan desanimada... hace unas horas estaba muerta de felicidad por la idea de ver a su hermano, pero, ya todo se había arruinado y en eso... cómo siempre, choco con algo que le hizo caer al suelo – A-auh... duele... – Alzo la mirada, creía que había chocado con un árbol o algo así... pero... no... era una persona. Su cara enrojeció fuertemente al ver al sujeto con el que se topo, comenzando a temblar antes su intimidante mirada – ¡L-Lo lamento señor! Y-yo... e-es mi culpa, n-no prestaba atención a-al camino... p-perdón... – Bajo de nuevo su mirada, mientras pequeñas lagrimas de los nervios y la tristeza que tenia en ella, no quería llorar pero las lagrimas solo caían – P-perdón... . – Comento secando sus lagrimas rápidamente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Vie Ene 17, 2014 12:34 am

Mientras contemplaba de manera distraida el humo del cigarro pudo sentir como alguien le daba un leve empujón, o al menos así lo percibió pues quien quiera que haya chocado con él no pudo tener la fuerza para tan siquiera como para hacerle perder el equilibrio, se detuvo,volteando lentamente. En un principio no vio ninguna persona, pensando que o se fue corriendo la persona o tal vez fue alguien que iba distraido como él, ya estaba a punto de retomar su camino cuando escucho la disculpa de una chica bajando la mirada.

Al verla en el suelo no pudo evitar el pensar que se trataba de un pequeño animal asustado, viendose tan frágil no fue difícil que le saliera aquel lado paternal que salía cada vez que veía a una mujer en problemas, se suavizó su mirada en el momento en que vio como se secaba lo que parecían ser lágrimas, tiró al suelo el cigarro que todavía faltaba para que se terminara pero lo pisó, sacó sus manos de los bolsillos mientras se ponía en cuclillas, enfrente de la chica.

-No tienes que disculparte, también venía distraído- Le decía con la voz más calmada que podía, para que notara que no le afecto aquel descuido de ambos y que no estaba enojada con ella, hizo un pequeño gesto, el cual parecía ser una sonrisa y levantando una mano acarició un poco la cabeza de la señorita, calmándola aún más e insitándola a que dejara de llorar- Yo pude sorportar el choque pero veo que fue fuerte el impacto en ti ¿Te duele algo?- preguntó algo preocupado mientras la revisaba con discreción, al menos para ver si tenía heridas superficiales. Para no asustar mucho a la chica decidió no tener mucho contacto con ella, así que en no mucho tiempo dejó de acariciarla esperando su respuesta, algunas personas se quejaban un poco de que ambos estuvieran en medio de la calle detenidos y otras los miraban con curiosidad, sacando sus propias conclusiones de por qué un hombre que parecía matón estaba enfrente de una niña dulce e inocente.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 21, 2014 11:11 pm

- A-ah... y-yo... e-esta bien... - Dijo entre muy suaves sollozos, cerrando sus ojos ante la caricia en su cabeza... era agradable, le calmaba... pero también le entristecía aun más, haciéndole recordar a su amado gemelo a quien por su torpeza no podría ver hasta quien sabe cuando... después de todo dentro de unos pocos días este se iría a Alemania hasta... ¿cuando?... no lo sabía, realmente, ni siquiera sabía si iba a volver o iba a quedarse a vivir por siempre allá... ya no sabía nada sobre su hermano. Las lagrimas empezaron a caer a mares de sus ojos, empuñando sus manos cómo si con eso acallará los sollozos que querían salir en dúo con sus lagrimas.

La voz del adulto frente si la hizo salir de sus pensamientos, volviendo a secar sus lagrimas rápidamente con la manga de su abrigo para dibujar una nerviosa y muy forzada sonrisita sobre sus labios - Y-yo... n-no, e-estoy bien ~ g-gracias p-por pre-... preocuparse... p-pero... n-no es na-nada ~ - Comento con suavidad, tanto que casi era un susurro. Se sentía incomoda por tantas miradas en su persona...
Cuando se quiso levantar para dejar de estorbar en medio de la calle un fuerte dolor en su tobillo izquierdo le hizo volver a sentarse en el suelo, soltando suaves quejidos por el dolor de este... se lo había torcido con brusca caída. El día estaba del asco... ¿Que más faltaba? ¿Que lloviera? ¿Que la asaltaran?...
- T-tonta suerte... - Dijo en un suave susurro, mirando al sujeto algo apenada - S-señor... y-yo... ¿m-m.... m-me.... po-podría ayudar?... ¡S-si no quiere n-no importa! P-puedo l-levantarme s-sola ~ -
"Tragame tierra", eso era lo que se repetía una y una vez en su mente, nerviosa, avergonzada y con unas enormes ganas de salir corriendo a perderme...

Spoiler:
P-perdón por la demora
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Dom Feb 09, 2014 4:24 am

Estaba muy preocupado por la chica que tenía enfrente, por sus sollozos y el temor de que estuviera lastimada y ese temor se hizo realidad al ver como trataba de levantarse. Era su tobillo ¿Tan fuerte había sido el choque que él apenas pudo sentir? Se le dificultaba no verla de manera preocupada, pero al pedirle ayuda, del modo en que lo hizo provocó que le sonriera, de manera un poco divertida durante tan solo unos segundos asintiendo- No me molesta el ayudarte.

Se incorporó para acercarse más a ella volviendo a inclinarse para cargarla, lo más delicado posible concentrandose en esta labor para no rozar el tobillo y así evitar que el dolor fuera más intenso para ella. No estaba seguro de que tan grave era la herida, y si requería que la llevara al hospital o que solo se desinflamara la zona, debía de intentar tratar la segunda manera o que la revisara con más detalle. Aun así comenzó a caminar hacia en búsqueda de una banca.

-Tendré que revisar tu tobillo, claro si me permites-
Comentó mientras miraba a su alrededor chocando con ciertas personas. Esta vez no tenía cuidado de las otras personas, estaba mas concentrado en buscar esa banca, por suerte podia tener a aquella chica durante unos minutos más sin que se le cansaran los brazos- Espero que no sea grave, en caso de que así sea no te preocupes te acompañaré hasta el final de la consulta del hospital- Después de caminar unas cuantas calles pudo encontrar una banca, sus pasos se volvieron un poco más rápidos llegando de inmediato.

La depositó en la banca con sumo cuidado, a él se le daba bien cuidar de ese modo a las personas- Te dejaré en la banca por unos momentos, vengo enseguida- Dicho esto caminó hacia las tiendas perdiéndose entre la gente, solo la iba a dejar unos momentos, mientras buscaba dónde encontrar hielo para el tobillo. Caminaba muy deprisa, no quería dejarla mucho tiempo.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 02, 2014 9:02 pm

– ¿E-enserio?... m-muchas gracias s-... ¿¡E-Eh?! – Iba a agradecerle, estaba a punto de terminar de hacerlo... pero... la manera más penosa de interrumpirle ataco.
Fue tomada en brazos, tiñendo su cara de un fuerte rojo por mera pena. Quería quejarse pero la pena y los nervios de haber sido tomada de aquella manera hicieron que un fuerte nudo se formara en su garganta impidiendo que hasta la más simple palabra de queja escapara de sus labios.

"¿¡Por que tenia que tomarme así?! D-digo... soy pequeña... pero... ¿No pudo simplemente dejarme apoyarme en su brazo?" se cuestiono una y otra vez en pensamientos, sin siquiera atreverse a alzar la mirada de la pena e inflando sus mejillas como la única manera de expresar su molestia por tan penosa situación.
– Tendré que revisar tu tobillo, claro si me permites – Eso le saco de sus pensamientos, aun que... de estos, el fuerte carmín que teñía su rostro seguía tan presente como el momento en el que apareció y no tenía ni la más pequeña intención de desvanecerse de su avergonzado rostro – N-no... n-no es necesario q-que haga tanto por mi... e-esta bien con que m-me ayude a llegar a mi escuela... s-si llego pasadas las nueve me castigarán... – Comento con un hilo de voz, el nudo en su garganta tampoco le quería dejar.

Al llegar a la banca suspiro aliviada cuando de una vez por todas le bajo de sus brazos, alzando su mirada al oírle nuevamente hablar.
– ¿E-eh?... ¡E-espere... se... ñor... – Y de nuevo le dejo con las palabras en la boca, bueno... al menos esta vez no fue por algo penoso...
Que día más raro.. de una simple salida para ir con su hermano termino perdida, lastimada y en espera de que un total desconocido le atendiera su tobillo herido... Soltó una suave risa, imaginando la reacción de su hermano cuando le contara este episodio, sabía que sería causante de un griterío alterado de su parte... claro... si lograba contárselo antes de su partida...

Y ahí estaba de nuevo, sus ojos se volvieron a colocar llorosos y las lagrimas rápidamente empezaron a desbordarse de estos... pero... ya no tenía ni más pequeña intención de detener aquellas lagrimas con las mangas de su chaqueta, llorar un poco no seria tan malo...


Última edición por Nina Brauss el Dom Mar 23, 2014 4:51 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Dom Mar 23, 2014 4:38 pm

Pasó por varias tiendas, en algunas no tenían hielo o lo vendían en cantidades grandes cosa que seria un gran desperdicio. En cada tienda que pasaba iba directo a lo que iba preguntando sobre una bolsa de hielo que pudieran venderle, no quería distraerse con cosas sin importancia, ni siquiera saludaba solo preguntaba. Por fin en un lugar pudo econtrar a una persona que le vendiera una bolsa de hielo, junto con un helado de sabor fresa. Michael pensaba que de esta manera la chica se distraería, con el helado, quería hacer esa situación una no tan traumatica para ella aunque de por si que un extraño que la ayudara ya sería mucho trauma.

Al regresar a la banca que la habia dejado notó que algunas personas se detenían a preguntarle quien sabe que cosas a la chica para luego irse. Al llegar tuvo que correr a una señora con su mirada pesada. Estaba seguro que la señora pensaba que era un secuestrador o que quería hacerle a la señorita pero lo que le importaba era hacerle sentir bien.

-Siento la demora señorita- Le dio notando los ojos de ella un tanto rojos, esto le hizo que se preocupara un poco más. Ya no le dijo nada solo le extendió el helado, un poco derretido por el transcurso que dio- No se si sea de tu agrado, si no te gustan los helados puedes dejarlo- Comentó poniendose en cuclillas para tomar con sus dos manos el pie lastimado con sumo cuidado, como si se trata de una cosa frágil. Lo miró de todos los ángulos posibles. Era un hecho de que estaba hinchado pero parecía ser que solo eso, con la bolsa de hielo bastaría, hasta que de desinflamara.

-Te pondré la bolsa de hielo, sentirás extraño al principio pero con esto tu tobillo se desinflamará y podrás estar en la escuela antes de las nueve ¿Es la escuela de Musette?-
Preguntó al mismo tiempo que le ponía la bolsa, en el tobillo, tratado de no hacer mucha presión hasta que se acostumbrara- No está muy lejos de aquí, vamos termina el helado, se estaba comenzando a derretirse cuando llegué.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 01, 2014 12:01 am

Su mirada estaba totalmente nublada, sus ojos ardían levemente por las lagrimas que sin control alguno caían y caían de sus rosados orbes los que yacían ocultos del mundo por una cortina creada con sus albinos cabellos.
Ya varias veces algunos niños pequeños que jugaban en el parque, señoras que pasaban por allí o gente curiosa se le habían quedado mirando y le preguntaba el típico y cliché "¿Estas bien?", al que se limitaba a responder un suave y a sonreír con suavidad, a pesar de sus llorosos ojos.
Iba a realizar la misma rutina con una mujer que le habían preguntado lo mismo que los demás, pero, el señor que le había dejado allí llego y se le adelanto, alejándola con una mirada pesada –  A-ah... no se preocupe... ¿eh?... s-si me gustan los helados, e-el de fresa es mi favorito la verdad... m-muchas gracias... –  Contestó con voz suave, no quería que algún sollozo escapara o que su voz sonara graciosa debido al nudo que se había creado en su garganta.

Abrió el helado y comenzó a comerlo cuidadosamente, tratando de no derramar nada debido a su estado de descongelación, manteniendo su mirada lejos de su tobillo y el hielo, no quería ver, sabía que le daría pena – ¿Uh?... p-pues... sí, soy de Musette... y... m-muchas gracias p-por ayudarme tanto señor... e-ehm... me llamo N-Nina, Nina Brauss... e-es un placer... – Sonrío con suavidad, alzando una de sus mangas para secar las lagrimas que aun yacían colgando en su rostro, ya no podía llorar.
mauw:
¡P-perdón por lo cortito! ;A;
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Sáb Jun 14, 2014 9:13 pm

Cuando volvió con la chica ninguna persona se atrevió a acercarse a ella, no sabiendo si la persona que estaba de cuclillas frente a ella era su padre, un guardaespaldas o algo parecido hacienda un verdadero contraste con la fragilidad que emanaba la chica y lo brusco e incluso mal aspecto que  emanaba Michael, a pesar de seguir guardando la serenidad, se sentía una pequeña aura oscura que le rodeaba. No se movió en los minutos que tenía la bolsa en el tobillo de la chica, y no habló mucho. Era muy callado por que le gustaba estar de esa manera, aunque poco a poco, conforme conocía a la persona se volvía muy platicador, pero con moderación.

-No agradezcas Nina, por mi descuido es que chocamos y te lastimaste- Comentó al momento de subir un poco la mirada para verla, esperando a que el helado cumpliera la tarea de entretenerla y, quien sabe, a lo mejor y hacerla un poco feliz. Casi enseguida bajó la mirada, volviendo a quedar en silencio empezando a sentir como en su mano estaba comenzando a derretirse el hielo y a enfriarle la mano- Yo soy Michael, también es un placer conocerla señorita, aunque la situación no fue del todo buena.

Pensó que ya era más que suficiente aquellos diez minutos en el tobillo, quitó la bolsa y el tobillo ya no se veía tan hinchado, en ese momento se levantó quedándose quieto por un momento, sus piernas se habían dormido y caminar en esos momento le sería imposible o se vería gracioso intentarlo- ¿Ya no duele?- dijo con una voz suave moviendo un poco sus piernas- ¿Te gusto el helado?-

Después de que le respondiera sus piernas ya le obedecían, con paso lento y teniendo la bolsa en la mano fue a los arbustos más cercanos,para hechar el hielo que se derritió, a fin de cuentas era agua y eso podría ayudar a las plantas, la bolsa donde se lo dieron lo tiró en un bote de basura. Se acercó a ella frotándose las manos, para que se calentaran, si la cargaba con las manos frías entonces se sentiría incómoda, esta vez se sentó a su lado- Dame unos minutos y en un momento iremos a la escuela Musette
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Lun Jul 14, 2014 3:19 am

S-soy una chica propensa a lastimarse y los golpes, f-fue mi error p-por no fijarme por donde iba... c-cómo... siempre... — Suspiro, dándole una pequeña mordida al helado para avanzar más rápido en la tarea de comerlo. Usualmente se demoraba siglos en comer los helados... pero... ahora no podía darse ese lujo, no quería mancharse, ya era suficiente con tener un rostro espantoso debido al llorar tanto. Por suerte su cabello ocultaba bastante de este.

El hielo en su tobillo comenzaba a causarle un leve dolor, pero, era cosa de que este volviera a atemperarse para que se pasará, y para su fortuna el día era bastante caluroso... si no fuese así, de seguro a la mañana siguiente estaría con un catarro horrible. — ¿E-eh?... n-no... s-solo... n-no siento mucho el tobillo p-por el frío — Río con suavidad, asintiendo a la siguiente pregunta — M-me gusta todo lo que tenga fresas... — Respondió con mucha suavidad para darle otra mordida a el helado.

Cuando se levantó a botar el hielo, se apresuró en terminar el helado postre de una vez y bajo sus manos a colocarse su zapato nuevamente, asegurándose antes de que la pequeña correa del tacón no hubiese tenido ningún problema por la caída, no quería llegar a la escuela con un zapato y medio. Asintió con suavidad a la voz del azabache. Sus ojos dolían, pero, no podía quejarse... eso es lo que se ganaba por andar de llorona por cosas tan simples, no ver a su hermano no era algo tan grave... ... ¿verdad?, igual podría hablarle por teléfono y videollamadas, aparte si tenía suerte, podría ir a verle al aeropuerto...

S-señor... e-esto... n-no tiene por qué acompañarme, de seguro mi t-tobillo esta mejor ahora~ n-no... n-no quiero causarle más problemas, y... d-de seguro q-quiere volver pronto a casa... — Comentó nerviosa luego de pensar mejor a lo que había asentido... estaba tan sumida en sus pensamientos que ni cuenta se había dado a que dijo sí. "Más distraída no puedo ser..." pensó antes de suspirar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Jue Jul 31, 2014 12:33 am

-Si te gustan las cosas con fresa entonces si nos volvemos a encontrar te compraré otro postre que tenga fresas- Comentó dejando de calentarse las manos, ahora ya estaban a la temperatura normal y podia cargarla. Cuando se incline un poco pudo escucharledecir que ella ya podia sola y que él podia volver a su casa. Dejó de moverse por un tiempo pensando en lo que había dicho la chica para volver a retomar la acción que hacía sin darle excusa alguna cargándola, con el gran cuidado de no tocarle el tobillo lastimado y también que no se le viera algo indecente mientras la cargaba de la manera “principesca”.

-Insisto en acompañarla, si me voy y la dejo sola, no estaré tranquilo esperando a que llegue con bien a la escuela-
Comenzó a decirle de manera suave, para darle a entender que no estaba enojado y mucho menos que era un fastidio el tener que ayudarla, al contrario, era lo menos que podia hacer para la chica que se notaba que era una chica muy tímida y de cierta manera despertaba su lado “paternal” era imposible no ayudarla, para él.

-Por lo de ir a casa no tengo prisa alguna, no hay nadie esperándome-
dijo como si nada, viendo hacia enfrente mientras trataba de recordar cómo es que se llegaba a la escuela y es que a pesar de que no trabajara ahí lo sabía, muchos sabían la ubicación de aquella prestigiosa escuela de música y tenía que aprenderlo pues quien sabe si en ese lugar salía aquel diamante en bruto  que en un future trabajaria con él y le haría sacar todo su esplandor. Mientras caminaba muchas personas los miraban confundido pues él que parecía ser un maleante o un asesino tenía cargando a una menor de edad con los ojos llorosos. Quién sabe que pensamientos tan exagerados tendrían esas personas, pero Michael no les hacía caso, ya estaba costumbrado a aquellas miradas.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Mar Ago 05, 2014 1:41 am

¿E-eh?... — ¿Comprarle otro postre de fresas si se volvían a topar?... por alguna extraña razón, la cual usualmente era llamada hambre, añoro que ese momento llegará pronto, pero... entonces recordó todos los problemas que le estaba causando ya y ese pequeño añoro hambriento se esfumó en un santiamén con el negar apresurado y nervioso de su rostro — ¡N-no es necesario q-que me c-compre postres! Y-yo... m-me sentiria mal, tomando en cuenta t-todos los problemas que l-le estoy causando ahora... a-aparte... y-ya c-como muchos dulces, n-no quiero ser gordita... — Rió nerviosa, rascando su nuca con suavidad. Soltó un suave chillido cuando le tomo en brazos, mirando atónita unos momentos para agitar suavemente sus brazos — ¡B-... b-bájeme! y-yo... ¡p-puedo caminar sola!... — Comentó nerviosa, con el rojo tiñendo fuertemente su rostro al punto que si fuese un anime como los que suele ver en las noches, el humo saldría de su cara cual tetera.

E-... esta bien... a-... a-acompáñeme, p-pero, por favor, ba-bájeme... ¡Y-ya se que soy pequeña! p-pero... e-esto es sumamente penoso... — Cubrió su rostro, sin querer siquiera hacerse la idea de lo que están pensando las pocas personas que los veían, siempre había dicho que no le importaban las opiniones ajenas, pero... de cierto modo era una mentira, si bien no las tomaba en cuenta, siempre le dolían. — ¿E-eh?... ¿nadie?... — Comento suavemente, sintiéndose un poco mal por el haber dicho aquel comentario a pesar de que el tono del azabache no demostraba ningún desanimo por lo dicho.

P-perdón... y-yo... la-lamento haber dicho aquel comentario, y... n-nuevamente... p... ¿podría bajarme?... — Soltó una risilla nerviosa, tratando de hacer caso omiso a los cotilleos y miradas de las personas que pasaban a su lado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Jue Ago 14, 2014 11:02 pm

Se le quedó mirando por un momento, extrañado de que le pidiera perdón cuando le preguntó si alguien lo estaba esperando y es que ese tipo de cosas no eran tan personales por lo que no le causaba ningún problema el contestarlas, mas sin embargo si ella hubiera profundizado el tema entonces si hubiera tenido que intervenir y darle un alto a la conversación. Aunque tampoco hubo problema pues la chica por sí sola cambió la conversación concentrandose en el presente y volviendo a pedirle que le bajara.

No contesto enseguida, ni siquiera volvió a bajar la mirada para observarla, solo siguió derecho, hasta que dio un pequeño suspiro- No te bajaré- Dijo de manera cortante más intentó suavizarlo con el tono de su voz un poco más suave. No quería sonar tan duro con ella, sobre todo por que aún era pequeña y sabría que se sentiría más incómoda de lo que estaba en estos momentos. Después de darle la respuesta negativa por fin bajó la mirada. No se podia decir que emociones tenía, solo seriedad, en parte era una forma de que las personas que murmuraban y lo miraran dejaran de hacerlo, de alguna manera lo dejaban en paz cuando se mostraba totalmente indiferente, hacia solo que no existieran- Te dolerá caminar y podría empeorar las cosas, no quiero que empeore-

Esa era su decision absoluta, sabía que no podia convencer a la chica de que no hiciera caso a la demás gente, pero no la conocía, ni su personalidad, por eso quería mantenerse callado y seguir con su principal objetivo que ella llevarla a la escuela. No estaban lejos pero todavía tendrían que caminar un rato-“Será duro para ella”-Es lo que pensaba, además a lo mejor y podría incomodarle el que estuvieran cerca y que se le impregnara el olor a tabaco como a él le sucedió y sería malo para su salud- Te propongo algo, si realmente te disgusta la situación te bajaré pero al primer indicio que vea en tu rostro de que te duele te cargaré sin avisar y no opondrás ninguna objeción.Debo decir que soy una persona que puede leer muy bien a las personas ¿Quieres intentarlo?-Diciendo esto se detuvo esperando la respuesta de Nina, si aceptaba la propuesta y la bajaría o mejor seguiría como estaba, sin el peligro de que le lastime más.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Invitado el Dom Ago 17, 2014 12:07 am

... ¿e-eh?... — Debía admitirlo, a pesar del tono amable con el que la había dicho, aquella cortante respuesta le dio un poco de miedo, y, por ende... le dio una razón más para insistir con el que le soltara. Le miró un tanto curiosa por su comentario continuo, suspirando con suavidad... era solo un pie adolorido, era cosa de dejarlo quieto un buen rato y al día siguiente y estaría bien, además... — Estoy... e-estoy acostumbrada sentir dolor por golpes o accidentes... no c-creo que... un pie adolorido sea mucha cosa... —  Respondió suavemente, con su mirada fija en el suelo , no esperaba ni deseaba el que le escuchara o comprendiera a que se refería, solo, lo había dicho sin pensar... no suele hablar sin pensar, pero, a veces las frases solo salen. ¿A que aquella frase sonaba algo masoquista? más, no tenía nada que ver con aquel mundo al que jamás tenía planeado entrar ni siquiera conocer de que se trataba más a fondo. Había dicho aquello en base a su pasado, todos los golpes que había recibido le habían vuelto una chica bastante fuerte en el ámbito del dolor, muy pocas cosas lograban hacerle quejarse o demostrar su dolor más allá de una mueca (cosa de la que se sentía orgullosa, puesto a que con lo torpe que era se evitaba muchos malos ratos), lo que si le afectaba muchísimo eran los insultos... debería ser al revés aquello, ser fuerte con los insultos más débil con los golpes... pero... ya daba igual, así había resultado todo y ni caso al cambiarlo... ni loca querría volver a pasar por aquello, si no hubiera sido por que le pusieron un stop... quizá habría muerto en alguna de sus bromas o... hubiera tomado el camino rápido al suelo desde la azotea.

Alzó su rostro rápidamente ante la propuesta del azabache, casi con los ojos brillandole de la emoción de al fin lograr el poder caminar por si misma. En su mente encontraba dando saltitos cuan niña de cinco celebrando, con el yay incluido. — ¡S-sí! ya, bájeme bájeme ~ — Comento con notable ansiedad por ello, sabía, o esperaba, que no le dolería el pisar, por lo que estaba confiada en que no volvería a ser tomada en brazos de aquella manera tan humillante, ahora solo quedaba llegar a la escuela y descansar un buen rato viendo algún Anime o película.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Michael Russo el Lun Nov 17, 2014 5:24 pm

La chica parecía estar muy confiada cuando el hombre de cabello azabache le había propuesto aquello, Michael no estaba del todo seguro que no le doliera puesto que fue reciente pero tenía que darle una oportunidad, y, de cierta manera, le pareció gracioso el entusiasmo en que lo había aceptado, al fin y al cabo ella no era ya del todo una niña pero aún conservaba rasgos y eso lo apreciaba él. Dio un pequeño suspiro de resignación, bien ya iba a bajarla. Comenzó a hacerlo de manera delicada, tratando de que además no se le viese algo indebido.

-Aunque digas que ya estas acostumbrada no hay que tomarse a la ligera esos golpes- Comentaba mientras la bajaba, y es que las personas no debían de quitarle importancia a su salud, pero las personas tenían una razón de comportarse de esa manera, la chica debía de tener su razón pero él sabía que no debía de adentrarse en el tema, podría incomodarle mucho, por no decir que apenas se estaban conociendo- No se sabe si algún día ese golpe puede ser más serio, tómale más importancia a tus dolencias- Terminando de decirle, pareciendo un consejo más que un regaño , fue que por fin pudo bajarle por completo, tuvo toda la delicadeza posible para que recargara el pie de manera natural. Dio unos pasos hacia enfrente, así ambos estarían frente a frente. Escondió sus manos en los bolsillos de su pantalón y se movió un poco, dando a entender que comenzaría a caminar.

Entrecerró los ojos esperando a alguna reacción, signo de dolor. Sabía que podía aguantar apoyarlo era una cosa diferente el caminar, ahí tal vez se percataría si necesitaba que le cargase- ¿Lista? Hay que retomar nuestro camino- No se movió, a pesar de que él había dicho que comenzarían a caminar pero la esperaría, al menos hasta que estuviera a su lado.
avatar
Michael Russo

Ocupación : Manager
Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 01/11/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El conejo y el lobo (priv. Nina)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.