Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Bienvenido (Priv. - Dante)
Hoy a las 5:28 pm por Dalilah Nowak

» Visita previa (Libre)
Hoy a las 5:07 pm por Julianne Bianco

» Buscando información (+18)
Hoy a las 1:07 pm por Shizuka

» Temas libres.
Hoy a las 12:27 pm por Hara Manabu

» Muy temprano para soñar [Libre]
Hoy a las 12:27 pm por Hara Manabu

» Rolcito ;3;
Hoy a las 12:20 pm por Julianne Bianco

» (Libre) ¡Hora de trabajar!
Hoy a las 2:15 am por Andrea Laakkonen

» Being liberated in the shadows -Skyle-
Ayer a las 5:20 pm por Skyle

» Yo también busco Rol (?)
Ayer a las 4:08 pm por Dante Rivelli



Mejores posteadores
Reino (1129)
 
Mine Sagan (1114)
 
Regan Vosuet (1005)
 
Dante Rivelli (895)
 
Aria Ainsley (726)
 
Yuki Nakayama (638)
 
Ayato (621)
 
Lucien Luarent (549)
 
Momoka (513)
 
Katherine Howell (485)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail RolLacim Tenebris



Visita previa (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Visita previa (Libre)

Mensaje por Julianne Bianco el Vie Ago 18, 2017 1:51 pm

El sonido de sus tacones resonaba por los pasillos de manera rítmica, acompasada. Había solicitado una visita a la escuela con el fin de saciar su curiosidad y aunque no era la primera vez que ella y su hermano iban a estudiar a otro país, esta vez se sentía mucho más ansiosa, pues a diferencia de París, poco y nada conocía de Glass City. Su hermano no había querido acompañarla, no lo culpaba y es que habían muchas otras cosas que hacer en cuanto a documentos y al traslado de sus pertenenciaas, todavía ni siquiera lograban decidir si iban a vivir en los dormitorios de la escuela o si su padre les otorgaría alguna propiedad en la que pudieran vivir, idea que a Julianne le gustaba mucho más por el simple hecho de que sería libre de dormir con su hermano si así se le antojaba, situación que en los dormitorios sería practicamente imposible, pero incluso así no descartaba por completo la idea del internado. Habían otros beneficios a tener en cuenta, para eso estaba conociendo el lugar. En verdad podría argumentar su visita con muchas excusas, pero la razón principal era sencillamente la necesidad de saciar su curiosidad.

Al ser plenas vacaciones de invierno, la cantidad de alumnos presentes en las instalaciones era mínima. Quizás hubiese sido un poco incómodo de otra manera.

Le había recibido uno de los profesores de... no importaba. Realmente no le había prestado mucha atención al llegar. Su atención había sido robada por la infraestructura y el entorno de la escuela, por el aire refinado, pero no exagerado que nada tenía que envidiarle a las academias europeas. Mientras más avanzaban por el recorrido, más comprendía el renombre de la escuela y de la misma ciudad.

— ¡Esto será maravilloso! — Pensaba con genuina emoción, sintiendo de a ratos que los latidos de su corazón se aceleraban más de lo que ella misma hubiese previsto.

Estaban terminando de ver los salones de clases cuando de pronto el profesor a su lado recibió una llamada. Julianne esperó prudentemente a que esta terminara, intuyendo quizás que podría tratarse de un imprevisto que arruinaría su visita y tal cual como había anticipado, cuando el profesor hubo colgado, sus primeras palabra fueron disculpas ya que debían dejar el recorrido hasta ahí pues él debía ir a quién sabe dónde, por quién sabe qué. No era relevante para la jovencita que no dudó un momento en poner una cara angustiada, disfrazando su insistencia con tristeza y su manipulación, con una humilde y dulce petición a la que el docente no se resistió.

—Adelante, puedes recorrer las instalaciones por tu cuenta, pero procura no meterte en problemas. Respeta los lugares que estén cerrados y cuando debas irte, pasa primero por la sala de profesores. — Le señaló el profesor. Ella respondió con una sonrisa tanto infantil como coqueta y feliz hizo una reverencia de agradecimiento que sostuvo hasta que el profesor se marchó de su vista.

Con la misma delicadeza se giró en dirección contraria y de nuevo el sonido de sus tacones hizo un eco rítmico por los pasillos. Detestaba que su hermano no estuviese con ella, pero quizás algo interesante encontraría por su cuenta esta vez.

Ropa:
avatar
Julianne Bianco

Ocupación : Estudiante de 1°
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 09/08/2017
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita previa (Libre)

Mensaje por Joa Nowak Hoy a las 4:06 pm

Llevaba ya un año junto a su hermana en aquella ciudad con el único objetivo de que Joa tuviese la mejor formación en música y pudiera vivir su pasión de forma adecuada, aún entendía como su hermana había renunciado a toda su vida por él, cambiando radicalmente la forma de vivir de ambos y hasta teniendo que conseguir dos trabajos, a pesar de tratarse de demonios, no podía ver de otra forma a su hermana como un ser celestial a su lado.

Pero no todo era perfecto en Glass City para Joa y es que no podía soportar a algunos de los alumnos de la escuela, odio que parecía ser mutuo y la mayor parte del tiempo terminaba en actos de violencia, y exactamente era lo que acababa de ocurrir.

Había recurrido a la escuela para pagar su matrícula, que gracias a sus condiciones e llegada era cobraba a mitad de año, pensando en que sería un mero trámite se dirigió al edificio que el profesor le había indicado, hasta que ocurrió. Una de esas malditas ratas que perfectamente podía escupir dinero por la boca mientras hablaba de la importante posición de su familia –que ni siquiera se preocupaba de él, se encontraba interno incluso en vacaciones- decidió que era buena idea entrar en el papel de delincuente sólo para impresionar a los otros internos de cursos menores e intentó robar el dinero que su hermana se había esforzado en juntar.

“No hay necesidad de molestarse, son solo simples ratas” pensaba una y otra vez, controlar su enojo dentro de Musette era fundamental. Notoriamente el niñato no quería cooperar y al ver que Joa ni siquiera se inmutaba, decidió utilizar otra táctica, insultar a la hermana, lamentablemente la existencia de Dalilah era conocida por sus compañeros y el simio que se encontraba frente a él no tuvo una mejor idea que tratarla como ramera –cosa que a Dalilah no le preocupaba, siempre respondiendo mientras ríe “Por favor, las rameras cobran”- pero en la boca del sujeto las palabras le causaban enojo profundo.

“Perdóname, hermana”

Cada una de las palabras desencadenaba la maldita transformación, primero sus uñas se tiñeron de blanco, luego sus ojos adoptaban un color casi dorado, su cabello negro perdía su color quedando del mismo tono que sus uñas y finalmente, cuando su compañero se alteró ante el cambio y de un susto decidió darle un puñetazo en la mejilla, las ramificaciones ya florecidas con rosas blancas aparecieron.
Ahí fue cuando perdió el control y todo se fue al carajo, no controlaba su cuerpo ni su fuerza y cuando al fin recobro el sentido, pero no su verdadera forma ya era demasiado tarde, el niño se encontraba tendido en el piso con claros signos de haber sido golpeado, gritaba de dolor mientras intentaba arrastrarse para escapar y antes de alcanzarlo para seguir con la golpiza escuchó el resonar de tacones contra el cerámico de los pasillos  y se detuvo en seco, dejando escapar a la víctima y el resto de sus amigos.

forma de demonio:

Inconscientemente fue a buscar el origen de estos, el sonido le recordaba a su hermana;  al encontrarla nada más en el ambiente importó para él, delante se encontraba una criatura de ensueño. Sin cambiar su expresión se dedicó a observarla detenidamente, nunca había cruzado caminos con una persona así, ¿era una persona o se trataba de una muñeca?. Su tez era tan pálida que podía notar finos  vasos sanguíneos bajo ella, al igual que esta su cabello largo y bien arreglado, tenía una expresión inocente, algo ingenua, pero realmente no podía descifrar el color de sus ojos…hasta se encontraba vestida como una de aquellas muñecas cotosas que Dalilah deseaba cuando aún era pequeña.  
Una nueva flor nació desde una de sus ramificaciones, la niña le causaba inmensa curiosidad, quería conocerla más, mucho más. Se acercó con paso firme, compitiendo con el eco del caminar de la menor, se situó delante de ella impidiendo que continuara s recorrido y con una delicadeza que en su forma demoniaca no parecía concebible posó una de sus manos sobre la mejilla de aquella extraña y la acarició, su piel se sentía exquisita al tacto.

Era absolutamente hermosa…delicada…

Sus ojos resplandecieron cual citrino expuesto a los rayos del sol, pero su rostro aún no expresaba emoción ni amenaza alguna.

“Necesito destruirla…”
avatar
Joa Nowak

Ocupación : Estudiante de 2°
Mensajes : 2
Fecha de inscripción : 08/01/2018
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita previa (Libre)

Mensaje por Julianne Bianco Hoy a las 5:07 pm

Escuchó el revuelo de voces masculinas mucho antes de que pudiesen verla o siquiera oírla a ella. Si algo bueno tenía la deficiencia de su visión era la agudeza de sus otros sentidos.

Muy lejos de ser intimidada y tal vez imaginando más o menos la situación, Julianne procuró pisar más fuerte, haciendo que sus tacones resonaran todavía más. No buscaba jugar a la heroína de nadie, pero tampoco deseaba llegar de manera inoportuna sin ser anticipada su aparición. Con el corazón latiendo fuerte en su pecho avanzó impulsada por la curiosidad sabiendo perfectamente que podía ser la tragedia de un conejo cayendo en una trampa sin remedio.

Para su sorpresa los gritos y todo el estruendo pareció alejarse tan solo unos segundos antes de que ella llegara al lugar de los hechos. Ahí solo había una persona, un muchacho más alto que ella o eso fue lo primero que logró distinguir desde la lejanía. Luego se percató de sus cabellos, tan blancos como los propios, con adornos y rosas que le daban un aura completamente irreal.

La luz invernal solo contribuyó a hacerla sentir como en la escena de una película o un sueño. El chico se cruzó en su camino, pero aun así sus pasos no se detuvieron. Con osadía continuó acercándose, atraída por un extraño magnetismo.

Contuvo la respiración cuando la mano del muchacho se posó sobre su mejilla. Su rostro se coloreó con un suave rosado cuando le fue regalada una caricia.

— Frère...? — Sus pequeños y agraciados labios se separaron dubitativos, susurrando aquella palabra francesa que aludía a su hermano. Culpa quizás del anhelo al no tenerlo con ella, anhelo que se delataba en sus ojos brillantes, que se mezclaba con la confusión al encontrar a otro chico con esos cabellos que no fuera Pietro.

Fue en ese preciso instante, estando a una distancia poco prudente del rostro del muchacho, cuando se percató del irreal color de las pupilas del otro, cayendo en cuenta que definitivamente no se trataba de su hermano. Aunque a juicio de la menor de los Bianco, este pudiese ser una maravillosa anticipación del futuro que le depararía a Pietro en algunos años más cuando los alcanzara de lleno la pubertad.


avatar
Julianne Bianco

Ocupación : Estudiante de 1°
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 09/08/2017
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Visita previa (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.