Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Listado del Internado
Hoy a las 4:16 pm por John Harrison

» La charla Pactada
Hoy a las 3:21 pm por Yuli

» Actualización primavera 2017
Hoy a las 1:37 pm por Yuli

» Buenas a todos!
Hoy a las 1:32 pm por Yuli

» Holaa holaa
Hoy a las 1:28 pm por Yuli

» Busco a quien managear (?)
Hoy a las 1:27 pm por Yuli

» Un premio incómodo (Privado)
Hoy a las 3:38 am por Yuki Nakayama

» liberando pensamientos
Hoy a las 2:46 am por Yuki Nakayama

» Temas libres.
Hoy a las 2:46 am por Sadie Brauss



Mejores posteadores
Reino (1089)
 
Mine Sagan (1084)
 
Regan Vosuet (909)
 
Dante Rivelli (873)
 
Aria Ainsley (694)
 
Yuki Nakayama (590)
 
Ayato (584)
 
Lucien Luarent (538)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (451)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail Rol



Refugio de la realidad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Refugio de la realidad

Mensaje por Cyril Dankworth el Dom Sep 21, 2014 10:45 pm

La ansiedad se apoderaba graciosamente del pelinaranjo, quien ya había recibido confirmación por parte de Charles, chofer que Mine había asegurado ser de confianza, al día siguiente Cyril debía ver en el barrio residencial a quien había conocido accidentalmente. ¿Coincidencias de la vida, destino? Fuese lo que sea que ocurrió, Cyril estaba convencido que era una señal.

Tomó cada una de las precauciones que pudo para así, no tener que complicar a la rizada acompañante, pues el pelinaranjo comprendía lo importante que era para su compañera el no ser advertida en compañía de él, aún no sabía bien, pero le había quedado claro. Además, no sería él quien propiciara un desencuentro o contrariedad a tan efervescente amistad, que entre galletas, café y pasteles había nacido una muy tranquila mañana.

Cyril sabía que debía ser puntual y preocupado, por eso durmió temprano después de calcular un poco su aún denominada fortuna, ya no era lo que le habían dejado, pero servía para vivir y buscar dónde hacerlo. Estaba confiado en su talento y que así, aunque en la calle fuese, financiaría con su música su nueva vida. Por fin había dejado de huir.

En su pecho aterrizaban incontables golpes de emociones variadas, como una canción muda que le hacía sólo sentir. Él sin más que un tiempo en Glass City había decidido quedarse, ya era tiempo. Pero, ¿Realmente lo estaba haciendo del todo bien? Evidentemente no se preocuparía de eso ahora.

Luego de elegir cuidadosamente sus atuendos que no fuesen llamativos como de costumbre, salió casi con un suspiro de merienda, se apresuró a abordar un taxi que previamente había solicitado y le pidió al chofer dejarlo donde la nota que había escrito después del mensaje de Charles decía.

Llegó con algunos minutos de antelación, lo que le dio un tiempo para admirar el lugar, algunos edificios se alzaban imponentes frente a él con la elegancia que sólo un barrio así de acomodado podía ostentar. Por primera vez en toda la mañana, Cyril sintió el nerviosismo del gran paso que daba en su vida de nómada patiperro.

Se colocó los audífonos, prendió su reproductor de música y comenzó a balancearse en sus talones con las manos en los bolsillos y sus ojos perdidos en la celeste mañana que se presentaba. Sólo tenía que esperar.
avatar
Cyril Dankworth

Ocupación : Vocalista
Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 10/04/2013
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.