Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» ¿Saludo, abrazo, beso, nalgada, +18...?
Hoy a las 3:31 am por Yuki Nakayama

» Ladies at Little Tokio (Priv. Yuki)
Hoy a las 3:17 am por Yuki Nakayama

» (Libre) ¡Hora de trabajar!
Hoy a las 2:49 am por Andrea Laakkonen

» Revive (Priv. James)
Ayer a las 10:01 pm por James Müller

» Confieso que...
Ayer a las 1:19 am por Yuki Nakayama

» Reunión 9 AM (Katherine y Reino)
Vie Oct 20, 2017 2:38 pm por Regan Vosuet

» Boku no Hero ROL (Afiliación Normal)
Vie Oct 20, 2017 2:33 pm por Reino

» Galeria y Ask de Demian Vitae
Vie Oct 20, 2017 3:58 am por Demian Vitae

» Galeria y Ask de Odette Odin
Vie Oct 20, 2017 3:54 am por Demian Vitae



Mejores posteadores
Reino (1113)
 
Mine Sagan (1102)
 
Regan Vosuet (947)
 
Dante Rivelli (873)
 
Aria Ainsley (705)
 
Yuki Nakayama (615)
 
Ayato (592)
 
Lucien Luarent (543)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (471)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail RolLacim Tenebris



Burocracias Intrincadas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Yui Dietzel el Lun Abr 10, 2017 12:39 am

Había terminado de grabar un cover hace algunas horas  y tras hacer algo de orden cotidiano en su pequeño departamento ubicado en la periferia, decidió sumergirse en el deleite de su infusión de jengibre y miel, y las letras de una novela de suspenso. El mediodía transcurría gris y el silencio absoluto se quebró cuando el roce de la correspondencia parece haber reverberado secamente al ser deslizada por debajo de la puerta de entrada. Casi sobresaltada desvió su atención viendo el sobre blanco, yendo rauda a revisar de qué se trataba. Cuando vio el remitente, tras cinco días de haber hecho la audición en Merveilles, sus manos comenzaron a temblar. Un torrente de emociones se aglomeraron en su pecho y sus latidos se aceleraron conjuntamente con sus extremidades, las cuales en su afán por ser delicadas se entorpecieron, mas logró abrir y desplegar el papel. Sus ojos índigo se abrieron de par en par y una sonrisa mezclada con una exhalación clara manaron de los labios de la muchacha, bosquejándose tan espontánea como tímida su felicidad.

Le tomó unos segundos asimilar que no sólo había sido aceptada, sino que había comenzado a cumplir sus sueños. Deseaba gritar y aunque no fuera parte de su naturaleza, también reír; sin embargo puso los pies en la tierra antes de despegar al reflexionar en que su camino recién comenzaba, y por ende precisaba los pasos a seguir. Llamó por teléfono a la recepción del sello e hizo las preguntas pertinentes; la indicación era que debía asistir a las oficinas de Reino.

Arregló varias de sus pertenencias, preparó una botella con agua y miel, su tablet con uno de sus covers caseros por si se necesitaban referencias previas de su voz entre otros efectos básicos dentro de su mochila, y partió rumbo al sello. En el camino, el nombre "Reino" se le venía a la cabeza. En algún lugar lo había oído o visto pero no recordaba exactamente de donde. Aprovechó su móvil para buscar información al respecto, y entonces recordó: - Souka... así que es él. - El nombre no era un referente para su memoria, pero el grupo "The Owners", sí.  Se preguntaba qué enfoque tendría su carrera con una persona como él asesorándola, entre muchas otras dudas que comenzaban a agobiarla, sin percatarse de que se estaba adelantando demasiado a los hechos.

Por este torrente de conciencia es que no se dio cuenta cuando ya estaba de pie en la zona de oficinas, "despertando" con un ligero respingo. Había pasado por las dependencias de Merveilles como una brisa imperceptible, preguntando direcciones con semblante ido, "en automático". Allí le sugirieron que tomara asiento y esperase a ser llamada.

Tras obedecer y agradecer cortés a la secretaria se arregló un poco el cabello claro y sedoso con el fin de lucir presentable, en especial el rebelde flequillo que se esmeraba por unir hebras en guedejas desordenadas, cuyas puntas a veces velaban parcialmente su vista. La pulcritud de sus prendas no estaba en discusión. Blusa blanca, jeans ajustados, botas altas de caña corta, ambos negros  y un abrigo rojo oscuro de corte liso, se unían en un estilo que se enaltecía en la sencillez y marcaban con sobriedad la fina y menuda silueta de la muchacha.

Así pues, hecha un atado de nervios permaneció expectante y (por fin) con los sentidos despiertos, no dándole pie a sus pensamientos de enredarla nuevamente entre sus caprichosos hilos, pues ahora cada segundo era un tesoro para la joven Dietzel.
avatar
Yui Dietzel

Ocupación : Vocalista
Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 17/03/2016
Femenino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Reino el Mar Abr 11, 2017 10:14 pm

No era su mejor día. Ni su mejor mes. Mejor dicho, todo ese año había sido una completa mierda.

Primero lo sucedido en la fiesta del sello, luego Halloween, ¿acaso alguien decidió echarle una maldición gitana o algo por el estilo? Reino suspiró pesadamente, vieja costumbre que tenía cada vez que sus pensamientos no conseguían ordenarse.

A esas horas se encontraba sentado cómodamente en el sillón de cuero negro que protagonizaba su oficina. Tenía ganas de fumar pero sabía que en pocos minutos llegaría una nueva vocalista en busca de un representante. Revo le había pedido tratar su caso y, según le dijo, fue el mismo Camus quien atendió su audición. Con lo exigente que era ese sujeto —conde y ex miembro de Quartet Night— sin lugar a dudas la chica debía ser una promesa para el sello, pero Reino no tenía ningún interés en conocerla. No con tantas cosas rondando su mente.

Durante la fiesta de año nuevo acabó declarándole sus sentimientos a Zinnia Millaray, el gran amor de su amigo Revo. Él había visto todo, y lo que era peor, no le recriminó nada al respecto. Quizás una explicación serviría para aclarar varios cabos sueltos de lo que escuchó esa noche, pero ¿debía realmente? El que no se hubiera acostado con Zinnia no cambiaba el hecho de que ambos tenían sentimientos por ella; a decir verdad, Reino se sentía tan miserable que temía realizar cualquier movimiento con respecto a ese tema. No esperaba ser correspondido por la bailarina, solo quería dejar en claro su posición para evitar malos entendidos a futuro pues ya estaba harto de tratarla mal sin motivo aparente. El manager lo hacía por su bien: él sabía que ella amaba a Revo, también sabía que Revo estaba esperando la oportunidad para estar junto a ella de manera apropiada. Pero bueno, ¿cómo fue capaz de meterse en semejante culebrón? No lo quería, no lo buscó. Zinnia en principio sólo era una profesora de danza de Musette que no tendría por qué estar relacionada con el aclamado y trabajólico Regan Vosuet.

Por si fuera poco, esa misma noche se reencontró con Katherine Howell, la muchacha que había conocido hace dieciséis años y con quien tuvo un breve amorío de una noche. Le contentaba que ella le hubiese reconocido al fin, tal vez no eran las circunstancias ideales, pero sí estaba feliz de ver que pudo realizar sus sueños y que su vida avanzó por buen camino. No como él.

El tiempo pasó. Regan y él resolvieron sus problemas a su manera, por lo que la amistad se mantuvo aun cuando ninguno hablara con Zinnia al respecto. Los medios hablaron de este altercado y la polémica se extendió por todo Glass City, algo que fue bastante molesto para él.

El año transcurrió con suma rapidez, tanta que ni se dio cuenta. Iba viento en popa con Redline, la banda que estaba representando hace sólo unos meses, hasta que sucedió la reunión de Halloween. Partió siendo una velada muy divertida en su casa cuando las cosas se pusieron un tanto ¿paranormales? Y su adorada vocalista, Layla, acabó herida y hospitalizada. Ni siquiera él recordaba muy bien cómo perdió tanta sangre pero tal calamidad fue suficiente para que su familia se la llevara de regreso a Japón. Por supuesto que nadie creyó en sus explicaciones, ¿quién iba a tomar en serio una historia que involucraba fantasmas y posesiones? La banda se disolvió después de eso.

Tal vez no es que yo esté maldito, sino toda esta ciudad... — Murmuró mientras observaba atentamente los expedientes de su nueva artista. Ella también era mitad japonesa. ¿Conocería a Layla? ¿Sabría algo acerca del accidente? Lo dudaba, había hecho todo lo posible por mantener a la prensa al margen de esto, pero los periodistas de Magnolia tenían el indudable talento de descubrirlo todo y meter sus narices donde no les importaba. Sea como sea, no quería cometer el mismo error con esta nueva chica. No podía descuidarla, incluso si eso significaba convertirse en un tirano con ella.

La secretaria se asomó por la puerta en ese momento y le comentó que Yui Dietzel se encontraba afuera.

Dile que entre. — Anunció Reino con una firmeza impropia de un sujeto tan agradable y cálido como él. No podía permitirse el seguir "jugando" al manager comprensivo y buena onda después de todo lo sucedido.


Última edición por Reino el Miér Ago 02, 2017 5:46 pm, editado 1 vez

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
avatar
Reino
Moderador

Ocupación : Manager
Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 25/10/2012
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Yui Dietzel el Mar Abr 11, 2017 11:50 pm

Y tras ser anunciada, la joven secretaria le indicó que pasara a la oficina. Las manos le sudaban y procuró introducirlas en los bolsillos de su abrigo para secarlas y abrigarlas, pues un frío eterno congelaba sus finos dedos. Entró por el umbral y le reconoció al instante. Tenía exactamente la misma apariencia que en los videos que había visto años a por recomendación de su amigo compositor, quien por cierto, no formaba parte ni del sello, ni de la academia. Fugaz, hizo un reconocimiento de la imagen ajena evitando mirarle directamente a los ojos, haciendo una comparación consigo misma. "¿Qué tendremos en común un tipo como él y yo?" se preguntó de forma tácita, haciendo apenas visible un halo de desánimo en la flama fatua que eran sus ojos, mezclado con la tormenta abstracta de emociones arremolinadas en su interior.

- Konbanwa. - Inició escueta con una voz tan brillante como árida, presa de la timidez, tanto que le fue imposible mantener el control de la situación haciendo uso de la diplomacia. No tuvo en mente más para decir en un comienzo, por lo que rápidamente ideó una nueva frase con el fin de romper el hielo. - Es... interesante el conocerlo. - Probablemente había fallado su intento. No podía dejar de ser honesta ni ocultar del todo la acritud natural de su propio carácter, pese a que a sus ojos Reino tenía pinta de ser tan severo como el resto de las personalidades que había conocido desde que llegó a Merveilles. Por esa honestidad era que no podía decir era un placer el entablar un encuentro profesional con él, ya que en términos de estilo musical, "The Owners" aunque era un buen grupo jamás formó parte de sus preferencias.

Tras cerrar la puerta tras de sí, se detuvo frente al escritorio quedando de pie con las manos suavemente posadas sobre el respaldo de la silla, esperando la instrucción para tomar asiento. Ahora tendría la oportunidad de estudiar con más detenimiento la actitud gestual contraria y la esencia de su respuesta, por lo que mantuvo un semblante inexpresivo, una mirada indirecta, una postura recta y los sentidos alerta.
avatar
Yui Dietzel

Ocupación : Vocalista
Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 17/03/2016
Femenino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Reino el Vie Abr 21, 2017 1:06 am

La muchacha entró a la oficina apenas se le indicó. Tenía una belleza inusual, híbrida. Sus ojos eran grandes y de rasgos europeos, mientras que su cuerpo era tan delgado como el de cualquier japonesa. Tanto en sus vestuarios como en su actitud mostraba un aire refinado, aunque el tono de su voz empleado al saludarle le hizo recordar a una niña pequeña que sólo quería escapar. Reino pudo reconocer de inmediato que estaba algo decepcionada. Y cómo no estarlo, con su reputación y la incertidumbre de sufrir un destino similar al de Layla.

¿Interesante? ¿Lo dices por el mohicano? — Preguntó enarcando una ceja. Su voz entonó marcada ironía pero no buscaba ser desagradable, sólo quería jugar un poco, como siempre hacía para relajar el ambiente. Aún así, su broma no salió tan natural como antes hubiera sucedido. — Como sea, bienvenida a Merveilles. Toma asiento. — Le indicó mientras volvía la vista hacia los papeles de la joven. — Revo me dijo que me hiciera cargo de ti. Y me extraña. — Comentó, aunque inmediatamente notó que decir algo así podía prestarse para malos entendidos, por lo que retomó la palabra casi de inmediato: — Ah, no lo digo por ti especialmente. Es que es primera vez que me asigna a alguien. Suelo ser yo quien gestiono mis trabajos.

Un pensamiento fugaz le asaltó en ese momento: ¿podría Revo estar intentando mantenerlo ocupado? Dudaba que fuera por lo de Zinnia, después de todo ya había pasado mucho tiempo desde el famoso incidente de la fiesta y el único contacto que había tenido con la bailarina hasta el momento había sido en la reunión de Halloween. Entonces, ¿era por lo de Layla? Reino apretó un puño por debajo del escritorio para que Dietzel no viera este pequeño gesto. Si a su amigo tanto le preocupaba el asunto de su representada, ¿por qué le asignaba a una chica casi calcada?

No, no. Lo único que tenían en común era que ambas eran medio japonesas y hacían música ligeramente similar. Dietzel no era Layla y nunca iba a serlo. Layla era caprichosa, egoísta, una diva de pies a cabeza... Pero tenía un talento abrumador, inigualable.

Según tus expedientes no tienes experiencia alguna fuera de las redes sociales... Además... Eres una cantante pop... ¿Esto es correcto? — Le preguntó el manager con voz calma, ocultando tras el cristal oscuro de sus lentes toda la confusión que reflejaban sus ojos, su único canal de expresión.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
avatar
Reino
Moderador

Ocupación : Manager
Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 25/10/2012
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Yui Dietzel el Miér Abr 26, 2017 8:54 am

Expectante, había tomado aire para responder a la primera de las preguntas de Reino, mas al escuchar su "Como sea..." se detuvo, manteniendo el entrecejo ligeramente arrugado al comprender la retórica en la interrogante ajena, sintiéndose presa de la estupefacción; ese juego del contrario no había logrado relajar en lo más mínimo los ánimos de la muchacha quien tomó asiento con los labios sellados, notando cierto lapsus en el quehacer del representante, generándose un inquietante silencio.

Independientemente de lo que sucedía, le irritaba el hecho de que no pudiera leer la actitud gestual contraria. No estaba habituada a tratar con personas que controlaban tan bien sus emociones, pero el punto de interés estaba en esos lentes que velaban el mirar del manager. Las líneas de sus  propios ojos azules se afilaron, adquiriendo una encantadora gracia felina al husmear discretamente en la oscuridad de los cristales, teniendo el fin de ver a través de ellos cualquier detalle que pudiera hablarle más sobre su homólogo. Su inexperiencia en el trato con la gente sumada a su juventud, sacaron a la luz a través de sus propios gestos parte de sus intenciones; sin embargo fue un atisbo fugaz asomado por una pequeña grieta de la máscara indiferente que delineaba sus facciones pueriles. - Así es. La verdad es que vengo con muchísimas preguntas, y creo que por mi poca experiencia necesitaré un guía que me exponga el panorama ante el cual me encuentro. A cambio, puede tener la certeza de que entregaré mi vida para seguir aprendiendo, mejorando y desarrollando mi carrera.

Contrario a la prudencia que su instinto recomendaba puso suavemente los codos sobre el escritorio, entrecruzando sus manos por delante de su propia efigie en un afán de tomar el control de la situación, agregando algo más. - Sé bien que aunque cuento con material de sobra para probar la calidad de mi canto, no es algo de mi propia autoría. Podría decirse que cuento con un talento que debe ser pulido, pero salvo eso no tengo nada más. Ni siquiera sé componer... - Tal parecía que se estaba comportando de manera algo torpe (o humilde) exponiendo ella misma sus puntos débiles, pero la imperceptible curva que se trazó en sus comisuras daba a entender que había cierto halo lúdico en sus palabras, y la intención de este "juego" aún permanecía oculta tras el caótico índigo de su mirada. Esta vez utilizaba la verdad a su favor en una actitud alimentada por anhelos indescifrables.
avatar
Yui Dietzel

Ocupación : Vocalista
Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 17/03/2016
Femenino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Reino el Sáb Mayo 06, 2017 5:15 pm

Entregar tu vida, ¿eh? — La chica no se iba con rodeos. Reino no hizo más que sonreír ladino. Una frase como esa implicaba mucho... Quizá, demasiado. Siguió escuchándola en silencio y suspiró al notar que a pesar de tanta actitud y deseos de llevar la conversación, la albina era y se asumía como una completa novata. Bueno, al menos eso era mejor que se sintiera superior a la competencia, como hacía su vieja representada. — Te daré un consejo o dos, niña: la determinación es un elemento crucial en el tipo de carrera que estás por comenzar. No la necesitarás una o dos veces, sino siempre, por lo que debes fortalecerte para no decaer ante las adversidades. Mi trabajo es ser tu sostén en momentos de debilidad pero no dudaré en abandonarte si veo flaqueza en tu discurso o inseguridad en tus deseos. Esto no es un juego de niños. Cualquiera moriría por estar en la posición que estás ahora y haría lo que fuera por pararse sobre el Glass Dome. Pero ese solo deseo no es suficiente. Nunca lo es.

Reino hablaba con dureza y severidad, algo impropio de él. No buscaba asustarla pero prefería ser sincero con ella: ser artista era difícil, más en una ciudad donde convergían fenómenos de todo tipo y donde no siempre ganaban los "chicos buenos". Había hecho lo imposible para proteger a Layla de la serie de secuestros que estaban llevándose a cabo en Glass City, de los fans acosadores y de la prensa, pero ni eso había sido suficiente para evitar su destino.

Si de verdad quieres llegar a la cima debes estar dispuesta a entregarme mucho más que tu determinación... No digas que "entregarás tu vida" a este arte sin tomarle el peso a esas palabras. — Al decir esto, el mánager la quedó viendo fijo, queriendo transmitirle de algún modo que estaba hablando muy en serio. — El precio a pagar es alto. Te quedarás sola, no habrá nadie que se acerque a ti sin una segunda intención; puede que hasta dejes de cantar la música que te gusta y te obliguen a cambiar. El mundo del espectáculo vive en función del mercado, del éxito. Si por ser tú misma no lo obtienes te verás obligada a adaptarte, y para eso debes confiar completamente en mí. Conozco esta ciudad como la palma de mi mano... Sé lo que quiere. Y también sé que está llena de gente interesada, conflictos y corrupción. Mi objetivo es limpiar el escenario de ese tipo de gente y que, por una vez, los verdaderos soñadores triunfen. Me parece que es lo justo. Pero para alcanzas esos sueños hay mucho que sacrificar en el camino. — No pudo evitar pensar en Revo en ese momento. — Debes ser consciente de esto y seguir todas mis instrucciones, ¿estás dispuesta?

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
avatar
Reino
Moderador

Ocupación : Manager
Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 25/10/2012
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Yui Dietzel el Lun Mayo 15, 2017 10:37 am

Con la mirada afilada, la línea de sus labios se volvió ladina y ya más relajada reclinó su tronco en el respaldo de la silla. Esas palabras era las que esperaba por parte del representante. - Entiendo que diga esas cosas porque está, de cierta forma, juzgando la imagen que tiene de mí hasta el momento. Comprendo también que es un hombre preocupado por su trabajo y que no quiere a artistas débiles. - Pasó a recargar los antebrazos sobre el escritorio. Su baja estatura, menuda figura, claramente la hacían parecer como un lienzo frágil, fácil de romper, pero el tinte de resolución en sus maneras daba a entender todo lo contrario. - Todo lo que he dicho ha sido con conocimiento de lo que podría suceder, pero no porque me las dé de sabelotodo, sino porque mis experiencias de vida me han dado las armas que requiero para ello y... quiero más de esas experiencias, por difíciles que parezcan. - Dijo con un halo de morbo abstracto, indescifrable.

Quedó silente, expuesta a las palabras de Reino mientras observaba, analizaba el tono de su voz y quizá se equivocaba pero, podía percibir cierto aire altruista, un deseo oculto por alcanzar un bien mayor. Más preguntas se le vinieron a la mente, mas ideó guardarse estas interrogantes para más adelante, y así tener la certeza de sus cavilaciones. - La soledad no me aterra, al contrario, la disfruto bastante, y creo que le acabo de dar pruebas de que puedo adaptarme a las situaciones con facilidad, y dejar de hacerlo cuando me encuentro en confianza con mi representante demo, no me pida que siga todas sus instrucciones como si fuesen órdenes. Estoy dispuesta a aprender con su guía, y eso no debe ir en desmedro de que pueda tomar mis propias decisiones si creo que es algo importante. La relación laboral que tenemos, por mucho que sea inexperta, nos deja en un nivel igual, no a usted por sobre mí.

No pudo evitar soltar un dejo de risa como una pequeña exhalación. La situación le estaba pareciendo graciosa por lo predecible. Eso además podría relajar un poco los ánimos tras sus punzantes palabras. Utilizó un tono jocoso para referir lo siguiente: - ¿Sabe? Cuando venía de camino para acá imaginé que me encontraría con un manager severo que intentaría tenerme como un títere a sus órdenes ¿Me equivoqué? - Y es que, al mostrar su verdadero ser no podía ocultar esa parte agria que tanto la caracterizaba, y sin embargo, que se exponía como un certero método de defensa en una muchacha joven. El pasado de Dietzel a ojos de Reino aún permanecía oculto, pero esa forma de ser decía mucho de ella.
avatar
Yui Dietzel

Ocupación : Vocalista
Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 17/03/2016
Femenino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Reino el Vie Mayo 19, 2017 1:31 am

Se hizo un breve silencio en medio de la conversación.

No, no estoy juzgando nada de ti. Si fueras un hombre de dos metros y barba o una cantante de ópera con larga trayectoria te diría exactamente lo mismo. — Objetó con indiferencia, y es que si había algo que Reino rechazaba tajantemente eran los prejuicios. No por nada iba por el sello con un mohicano, una cicatriz visible, piercings y ropa de estilo punk. Nadie sospecharía que un sujeto así era el segundo hombre con más poder en Merveilles. — Tú no me conoces, sin importar lo que hayas escuchado de mí en los medios. Del mismo modo, famosa o no, con tu currículum en mano o no, yo no te conozco a ti... No importa cómo luzcas, no tengo derecho a deducir cómo eres. Partir de ese principio me parece fundamental también. Si te dije todo lo anterior fue meramente para que conozcas cómo funciona esta industria... Ahora, si ya lo sabes podemos proceder.

Esa aclaración no venía a caso por alguna razón en particular, sólo la dio porque había notado un poco de resistencia en las palabras de su representada y no le parecía el pie correcto, por más estricta y profesional que intentara mostrarse ante él. Ella tomó la palabra entonces. Reino dejó escapar un suspiro que le permitió aligerar sus expresiones. ¿Por qué Revo dejaba a su cargo a una niña así? ¿Qué pretendía exactamente? Estos pensamientos no venían a su cabeza porque Dietzel le desagradara o algo parecido, sino porque solía lidiar a diario con gente excesivamente "adolescente" o adultos experimentados. Y ella parecía un extraño híbrido de ambos casos.

Yo no busco darte órdenes o estar por "sobre ti", por contradictorio que parezca. Si sellamos contrato mi objetivo será protegerte. — Declaró, aunque ya podía intuir que ese comentario le sentaría mal. Dietzel se presentaba como una mujer independiente que no necesitaría "su protección" particular. Pero el asunto era mucho más complejo que eso... Siempre lo era. — Lo siento, ¿te incomodé? — Agregó de inmediato, sin esperar una reacción realmente.

¿Qué pretendía hacer con ella que no hubiera hecho con Layla? Ni él lo sabía realmente. Layla vivía bajo una reclusión exagerada, pero eran las medidas que debían tomarse para una estrella internacional de su tipo, quien vivía siendo perseguida por paparazzis. (Aunque Reino estaba al corriente de que la chica se escapaba cada vez que podía.) Claramente con Yui no haría eso al empezar su carrera pero debía asegurarse de alguna forma u otra que no se iba a involucrar en nada peligroso. "Tal vez deba asignarle un guardaespaldas... No, fijo lo rechaza. ¿Un espía entonces?" Con esto en mente, la muchacha rió de un modo suave. Este gesto le distrajo.

Al escucharla, Reino le devolvió una sonrisa ladina:

Quién sabe. Tendrás que descubrirlo por ti misma. — Respondió, imitando su tono. Era difícil saber si estaba siendo sarcástico o no, pero lo más probable es que no fuera el caso. Reino no solía usar esos recursos de conversación. En el acto sacó un documento y se lo enseñó a la muchacha: — Este es el contrato. Tu espacio de preguntas finalizará cuando lo firmes, así que siéntete en libertad de manifestar todas las dudas que tengas.

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
avatar
Reino
Moderador

Ocupación : Manager
Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 25/10/2012
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Burocracias Intrincadas.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.