Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Refugio de la realidad
Hoy a las 12:23 am por Mine Sagan

» Consecuencias
Ayer a las 8:07 pm por Siegfried Kindelan

» Deal with the devil
Ayer a las 12:04 am por Sadie Brauss

» Busco a quien managear (?)
Jue Sep 21, 2017 11:28 pm por Agnika Sakchai

» La charla Pactada
Jue Sep 21, 2017 10:58 pm por Antoinette Birdwhistle

» Rostros [Priv. Sadie]
Jue Sep 21, 2017 10:57 pm por Sadie Brauss

» Distraído (Libre)
Jue Sep 21, 2017 6:38 pm por John Harrison

» Actualización primavera 2017
Jue Sep 21, 2017 6:20 pm por Skyle

» Listado del Internado
Jue Sep 21, 2017 5:34 pm por Regan Vosuet



Mejores posteadores
Reino (1089)
 
Mine Sagan (1086)
 
Regan Vosuet (910)
 
Dante Rivelli (873)
 
Aria Ainsley (694)
 
Yuki Nakayama (590)
 
Ayato (584)
 
Lucien Luarent (538)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (451)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail Rol



Volviendo a viejas prácticas (libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Volviendo a viejas prácticas (libre)

Mensaje por Julius Shavantog el Sáb Feb 28, 2015 4:17 pm

Después de pensarlo seriamente el día siguiente de mi enfrentamiento con aquellos dos demonios, y de ser "regañado" por la Señorita Camille, llegué a la conclusión que tenía que continuar con mi entrenamiento. No sé si habría otro ataque a mi persona en un futuro, pero era mejor no arriesgarse. Así que aprovechando la madrugada del día sábado, decidí ir al bosque a entrenar.

Volando me fui a una zona donde se recomendaba a los turistas no entrar si no querían perderse. De ahí proseguí a pie hasta que me conduje a un lago en el cual era alimentado por una cascada, y que le seguía un río que desembocaría al mar en varios kilómetros.

Llevaba conmigo un pantalón de mezclilla, zapatos para caminata, una camisa roja, mi máscara que cubría mi boca, mejillas y nariz -por seguridad en caso de que algún despistado se adentrara a donde estaba-, y por su puesto mi espada.

Dejé mi camisa y zapatos a un lado, entré a las orillas del lago hasta donde el agua pasaba mis tobillos, y medité un poco preparando mi energía. Después de unos 5 minutos, cargué mi ataqué, y lancé una bola de hielo al cielo, que se trozó en varios pedazos filosos en el aire. Ahí desenvainé mi espada y corté todos los trozos que caerían hacia mí, destruyendo todos. Sí, esto era un típico entrenamiento mío.
avatar
Julius Shavantog

Ocupación : Manager
Mensajes : 258
Fecha de inscripción : 18/09/2014
Masculino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.