Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Un poco tarde pero, ¡Encantado!
Hoy a las 2:05 am por Ikuto Tadase

» Un retoque (libre)
Ayer a las 10:10 pm por James Müller

» Confieso que...
Ayer a las 10:00 pm por Alekzandra Essel De York

» Fer. (Casper)
Ayer a las 4:17 pm por Claude Toussaint

» Más que un deseo hecho realidad [Priv. Revo]
Ayer a las 12:49 pm por Regan Vosuet

» Entre comida (Priv. Agnika)
Ayer a las 12:41 pm por Agnika Sakchai

» Cita bajo la lluvia (Priv. Niko)
Ayer a las 9:46 am por Eos Inkblot

» Bajo el cerezo (Privado)
Ayer a las 8:03 am por Aria Ainsley

» Nueva área ( Ikuto )
Ayer a las 3:03 am por Ikuto Tadase



Mejores posteadores
Reino (1123)
 
Mine Sagan (1111)
 
Regan Vosuet (990)
 
Dante Rivelli (888)
 
Aria Ainsley (722)
 
Yuki Nakayama (635)
 
Ayato (617)
 
Lucien Luarent (547)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (485)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail RolLacim Tenebris



{P} Una rebanada extra.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Vie Ene 02, 2015 3:45 am

¡Din, din din! ¡Ring, ring, ring! O bueno, no sé muy bien cómo suena la campana, pero mola mucho.

Para ser la primera semana instalándome oficialmente en el Musette no me ha ido tan mal, ¡Dos aulas llenas de alumnos interesados en el AGTE (choqué contra el borde de la puerta por eso) de la improvisación! Y creo haber visto un par de caras conocidas, algo que me alegra de sobremanera.

Los chiquillos salieron casi que a toda pastilla del salón cuando sonó la campana, unos pocos, como solían verse en todos los institutos, se quedaron de últimos haciendo preguntas (lugar, fecha, hora para la próxima clase… mi cabello) o mirando hacia la ventana perdidos. Me fui del aula acompañado de unos tres o cuatro alumnos, tres de ellos miraban a su alrededor o hablaban entre sí y una chiquilla de cabello púrpura no paraba de mirarme mientras andábamos, algo que, sinceramente, me ponía los pelos de punta.

Me despedí de los jóvenes al doblar en dirección al comedor y ellos fueron a la biblioteca. “Quizás le eche un ojo más tarde, ¡Me alegra saber que todavía quedan muchachos interesados en la lectura!” me dije, escuchándome a mí mismo dentro de mi cabeza y pensando que tendría al menos cincuenta años. “… Muy bien, Jones, se nota de a sobras que te ruge la tripa. Ya empiezas a hablar como un viejo” Me fui casi corriendo hasta las puertas del comedor, y nada más asomarme de reojo a mirar cuánta gente había, mi estómago reclamó alimento y mi nariz se enamoró del aroma.

¡Oh, qué bien se debía de comer allí! No se digas más, me voy a zampar un buen picadillo. Me acerqué hasta la barra y con una sonrisa de oreja a oreja le pedí a la dama detrás de la barra un jugo, unos emparedados y, ¡Vaya, señora tan amable! Me ha dejado un postre gratis al final de la cuenta. Muy agradecido por su gesto di media vuelta con intensiones de llegar a la mesa, pero por malas pasadas del destino, una banana se cruzó con mi camino.

Me deslicé a causa de la banana maligna empezando a patinar con un solo pie, ¡Desdicha la mía! Intenté mantenerme en equilibrio pero la cosa fue inútil. Salvé mi comida, por obra y gracia del Dios del Rock N’Roll que me dejó depositar mi comida en una mesa cualquiera, pero el vaso lo traía en otra mano y esa se vino conmigo hasta que choqué con una silla, haciendo que el jugo fuera a caer sobre la persona a la que desgraciadamente también fue a parar una mala pasada del destino.

Me había lastimado la mandíbula al caer sobre ella, ¡Pero nada de qué preocuparse! Dejé el vaso a un lado y traté de asegurarme de que no me habría hecho la gran cosa, y cuando me di cuenta de que mi vaso estaba vacío, giré lentamente en dirección hacia la “víctima”, con una cara horrorizada digna de película.

- ¡Por el Dios de las Fiestas! Cómo lo siento. – dije con una notoria vergüenza, incorporándome de un salto del suelo mientras me acercaba y sacaba un pañuelo de uno de mis bolsillos ocultos – ¿Te encuentras bien? No tenía intensiones de… Oh vamos, ¡A-A sido la banana! De verdad no fue mi intensión, deja que te ayude, por favor. Es lo menos que puedo hacer.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Lun Ene 05, 2015 5:18 am

Musette, musette. ¡Que lindo sonaba ese nombre! Y esa academia dedicada a la música se volvería a partir de ahora mi nuevo hogar, bueno... Mi segundo hogar después de mi nuevo apartamento. Un hogar en donde estaré rodeado de chiquillos encantadores dispuesto a aprender del sagrado arte de la moda y cosméticos. Ya que era mi primer día en aquella academia no tenía en realidad alguna clase pautada puesto que todavía tenía papeleos que hacer por aquí y por allá y luego de eso empezar a ver cual sería mi aula y mi horario -Supongo que le daré clases a los tres grados, pues no importa, así será más divertido.- Y como ultimo pero no menos satisfactorio: Recorrer toda la academia, así no me perdería... De nuevo. Como no tenía mucha idea de donde caminaba a veces hasta terminaba en un salón en el cual estaban dando alguna especie de clase, nada como salir de ahí con el rabo entre las patas o mejor de que te lancen un borrador de pizarra por haberle dicho a uno de las profesoras que ese vestido de estampado de flores no le agraciaba en nada a su figura.

Es que, ¿Que clase de mujer con semejantes proporciones en su cuerpo usaba ese vestido? Parecía un florero, por no decir que la mujer estaba a reventar de su gordura.

De alguna u otra forma terminé en el comedor -Quizá el aroma a comida fue lo que me atrajó y ya me rugia la panza- Además escuche que daban un excelente servicio en especial a los profesores del lugar, es hora de ver si aquello era cierto y aprovechar de mi nueva profesión docente. Solo fue de entrar y caminar hacía el mostrador como cuestión de todos los días cuando mis finos oidos captaron: "¡Hey miren, el profesor Jones esta patinando!", con eso fue necesario para que girará mi rostro y viera todo como si estuviera recordando Matrix: Recargado.

Ese colorido, dulce, suculento, muy rico jugo que cayó sobre mi más suculento y rico uniforme recién comprado para esta ocasión tan especial. De ser otra cosa estuviera ahí tirado en el suelo llorando a mares por mi pobre conjunto después de haber asesinado a sangre fría a la persona frente a mi, y a esa persona no le estaba prestando nada de atención a lo que estaba diciendo.

Solo me atraía ese... Eeeeese inigualable cabello rojo flama que había visto tantas veces. Y ese tono de voz, ¡POR EL DIOS DE ROCK, ESE TONO DE VOZ!


-¡IIIIIIIIH! -Chillé con todas las fuerzas que tenía que casi rompía los vasos de vidrios de los pobres alumnos que estaban por ahí y cuando cesó aquel sonido infernal ya estaba abrazando a aquel hombre desde su cintura alzándolo del suelo y pegando mi mejilla en su pecho- ¡NO PUEDE SER, NO PUEDE SER QUE SEA VERDAD! ¡ESTO UN SUEÑO! ¡AY POR FAVOR PELLIZCAME QUE DEBO ESTAR ALUCINANDO!

¡RYAN "PARTY" JONES! ¡ERA ÉL, ERA TOTALMENTE ÉL!
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Lun Ene 05, 2015 5:37 am

Cualquiera pensaría que esto era un extraño cuento de comedia, ¡Yo me lo creía! Es decir, ¡¿Quién demonios deja una banana para que estratégicamente YO me resbalara?! Ah claro, podía ser cualquiera, pero el Dios de las Fiestas como que quiso jugarme una broma. No es que me queje, pero… a veces sus bromas duelen.

Y este tipo de pensamientos son los que me distraen de la realidad; cuando me percato de un extraño chillido que parece haber sido sacado de una dimensión alterna o de un hada muy chiquita que trataba de decirme que la estaba pisando, ya me encontraba en el aire siendo abrazado por… ¿Por la muchacha? “¡Menuda fuerza la que tiene!” pensé, con los ojos pelados y los labios en una mueca extensa, muchos alumnos se quedaron mirando de la misma manera en la que yo veía todo a mi alrededor, ¿Quién era esa poodle que me levantaba como si fuera una pluma?

- ¡N-No puedo pellizcarte si me tienes atrapadas las manos! – respondí, agitando los pies como mejor podía y buscando la manera de liberarme – ¡Me estás haciendo cosquillas, p-por favor basta! ¡JA-JAJA… JAJAJAJA! ¡NOOOO!

¡Poof! Conseguí liberarme. Caí de un saltito al suelo y le sostuve los brazos con fuerza, quedándome cara-a-cara con la señorita de caballo rizado. ¡Para ser tan pequeña, era muy fuerte! Por poco y me quitaba todo el aire de los pulmones, ¿Qué le daban a estos jovencitos de hoy en día?

- Ok, ok… vamos a calmarnos un poco, ¿Si? – murmuré, tratando de no sonar tan nervioso pero la voz me temblaba. Subí hasta sostenerle los hombros y me erguí un poco, mostrándome algo encorvado al querer estar más o menos a su altura – ¿Todo bien? ¿Segura que no necesitas que te eche una mano? – volví a sacar mi pañuelo y le limpié la mejilla – D-De verdad lo siento, no esperaba a tener que patinar con una banana hasta después que sonara la campana. Siento haber arruinado tu atuendo, ¡Te queda bastante bien, por cierto!

Una vez que pude medio arreglar el asunto del jugo, terminé de ponerme derecho y guardé el pañuelo. Tenía muchos más, pero esa mala maña de guardarlos debía de írseme pronto. Le sonreí inclinando la cabeza a un lado, ahora sin tanta cosa del abrazo (bastante incómodo, por cierto) y el accidente del jugo, tengo que admitir que la chiquilla era bastante adorable. Pero… en serio, ¿Qué le dieron cuando era una niña? ¿Esteroides? No… ¡¿Danonino?!

- Mi nombre es Ryan, Ryan P. Jones. Profesor de improvisación - ¡Guiño! Nunca faltan en una presentación buenaonda¿Cómo te llamas?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Miér Ene 07, 2015 7:01 pm

¡OH POR DIOS, OH POR DIOS! Estaba aún si poder creerme lo que pasaba frente a mí, estaba abrazando a mi ídolo. Pero eso, ESO NI ERA LO MEJOR DE TODO; lo super mega mejor de todo es que mi ídolo sería mi compañero de trabajo ahora, era tan mágico que me sentía volando sobre una nube de algodón de azúcar. Saber que los rumores eran cierto me dejaban un buen sabor de la boca y no me hacía sentir que desperdicie miles de dolares en pasaje y un nuevo apartamento -Y ropa, claro.- Y que a partir de ahora todo sería perfecto y maravilloso.

Y eso que no he dado mi primera clase.

Al parecer el profesor se desafó de mi cuando le abrazaba y volvió a recobrar la compostura para no caer al suelo, debo decir que tiene buen equilibrio para no haber caído de una con esa banana, ¿Será esa banana una señal de que debíamos encontrarnos? De ser así le agradezco al Dios del Rock por todo. Estaba totalmente embelecida mientras aquel hombre de extravagante cabello rojo limpiaba mi mejilla causando que aguantará las ganas de gritar; y justo en ese momento paso un chico al lado de ambos mirando todo como cosa rara y en su charola tenía una bolsa de papel a la cual tomé rápidamente y comencé a respirar a través de esa bolsa.

Uy, creo que había un sandwich dentro; y de atún... ¡Ewww!

¿Que era eso que escuchaba? ¿Acaso se estaba preocupando por mí? ¡Y hasta elogió mi atuendo! El cual olía a jugo pero eso no importaba. Necesitaba que alguien me pellizcará y pronto.


-Si, se quien eres -Decía colocando una mano sobre mi mejilla sonriendo de par en par.- Soy Danielle Lavezzi, nueva profesora de Estética y también...

Hubo un silencio como de 5 segundos hasta que...

-¡SOY TU MÁS GRANDE FAN! -Y de nuevo un chillido como de ardilla a punto de morír.- ¡He estado siguiendo tú música desde que era así de pequeña! -Hice una seña con las manos, aunque eso del tamaño estaba siendo demasiado retórico.

-Es una total lastima que tan buena banda se haya desintegrado.. -Hablaba con un deje de nostalgia en mi voz, como si aquello hubiera sido taaaan lejano.- ¡Pero eso no importa ya! ¡Ahora somos compañeros de trabajo!
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Jue Ene 08, 2015 2:25 am

En serio, esta chica me preocupa. Nada más verla respirando por aquella bolsa me hizo pensar que quizás estaba enferma, ¿Sería alérgica al jugo de naranja? Eso sonaba ridículo, incluso para mí. Aún así, la mala cara que puso por la bolsa hizo que mis sentidos post-paternales se activaran, haciendo que una mano se acercara a ella casi hasta la altura de su cara, pero me paralicé al instante en que ella dijo algo que, sin duda, produjo un escalofrío en mi espalda.

- ¿Qué ya me… conoces? – pregunté, parpadeando confuso. –Pero… si yo no te conozco…

Obviamente, ese comentario no había necesidad de aclararlo más, esa chica no me sonaba ni de pies ni de cabeza. Su nombre me sonaba menos, estaba seguro que en mi cara se apreciaba un maravilloso y enorme signo de exclamación cuando vi el brillito en sus ojos. Aún cuando me alegraba escuchar el tener un nuevo compañero de trabajo (¡Ya son don en una misma semana! A Caithlyn le fascinará no escuchar que es la única nueva), su gritó consiguió sacarme de mis pensamientos y abrir mi boca al punto de casi creer que se me caería la mandíbula.

- E-Espera… – murmuré, pero la chica volvió a gritar y a explicar cosas respecto a su gran admiración hacia su persona.

Esperen un minuto… o un segundo… o un milisegundo… o un microsegundo… O un milicentésimo segundo… Ella es… Ella… No, ¿No? ¡Nooooo, qué va!... ¿O sí? ¡Tantas pausas me carcomen por dentro! ¡Quiero arrancarme los pelos de la impresión por qué…!

- ¡¿C-CONOCES A LOS ULTRA SOULS?! – grité, sin percatarme del volumen de mi voz mientras señalaba a “Danielle” y conseguía que las miradas se clavaran sobre nosotros.

No podía creerlo… ¡Era… era imposible! Bueno, tampoco es que fuera tan viejo. Los Ultra Souls… Quiero decir, mi vieja banda de rock y mis compañeros nos separamos hace muchos años ya, hace unos… ¿5, 6 años? Me empezaba a sentir como si fuera uno de los miembros de The Beatles, esa banda tan famosa que a pesar de desintegrarse “la fama” no dejaba de arrastrarse por sus pies sólo para tocarles los zapatos. Pero vamos, ¡No soy tan viejo, que no lo soy! Me di una cachetada metal a la espera de que pudiese volver a reaccionar, pero… ¡Vamos! Escuchar el nombre de la banda de otra boca que no fuera mía era… impactante.

- Aguarda aguarda aguarda aguarda aguarda un segundo, ¿Puedes, pequeña poodle? – dije, haciendo unas señas con mi mano como si quisiera detener un carro o algo por el estilo – ¿Cómo dices que eres mi gran fan? ¿Cómo es que dices conocer a los Ultra Souls? Bueno, no es que la banda no fuera conocida, tuvimos nuestra fama y fuimos grandes, pero… E-Espera un segundo, creo que me voy a desmayar… ¿Si? ¿No? Bueno, el punto es que ahora, realmente, desearía recuperar mi jugo de naranja. – empezaba a sentirme mareado, llegando al punto en que me tiré sobre la silla con laque había tropezado y me llevé una mano al frente.

Era como si el nombre de mi vieja banda me produjera un terrible dolor de cabeza, aunque, muy en el fondo, hacía que mi corazón ardiera intensamente de alegría por semejante noticia.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Miér Ene 28, 2015 3:54 am

-¡SIIIII, SI LES CONOZCO!

¡Y repetía; es una GRAN pena que tan buena y glamorosa banda como esa se haya tenido que separar! Pero saber que el gran Ryan -Me corrijó, profesor Ryan- Impartía clases para enseñarle de su música y estilo a nuevas personas era mucho más emocionante, y es por ese motivo que también quise venir acá a dar clases... ¡Así es, por Ryan! D-Digo, por impartir mis conocimientos acerca de moda y cosméticos hacía los demás; ¡Por supuesto! ¿En que estaba? ¡Oh cierto! En lo feliz, feliz, feliz que estaba por estar con mi más grande ídolo, pero él; por su parte no parecía tan complacido por haber escuchado algo sobre los Ultra Souls nuevamente.

Pues, no le culpo; tan gran banda el que se disolviera debió ser algo muy duro para su persona. Incluso se cayo de manera dramática en una silla y ponía una mano en su cara; ¡Oh no! ¡¿LE HABRÉ HECHO ENFERMAR?! ¡¿LO ESTOY MATANDO?! Si pudiera daría vueltas como loca ahí mismo sin importarme que los alumnos estuvieran mirando la escena tan rara entre profesores.


-¿Se siente bien? ¿Necesita algo? ¿En que le puedo ayudar? -Decía de manera muy rápida que solo una persona con diplomado en idioma fangirl lo descifraría. Mis oídos escucharon esa ultima petición: Jugo de naranja, y rápidamente fui hacía donde la barra para pedir un jugo de naranja nuevo para el profesor -La señorita que atendía me miró con ojos raros antes de entregarme el jugo... Y creo que hasta se hizo la señal de la cruz-

En lo que canta un pájaro, ya había llevado el jugo hacía el hombre de extravagante melena roja y entregándoselo.

Tome una de las sillas más cercanas y me senté al lado del profesor, quizá muy.... MUUUUUUY cerca de él, casi que prácticamente le estaba abrazando el brazo... No, no es práctico, era literal.


-Bene, soy nueva en la academia y también en la ciudad -Decía con un deje muy amigable, como si fuéramos amigos de toda la vida.- Provengo de italia, y desde que vine acá quise conocerlo a usted, señor.

Mi sonrisa, tan brillante podría iluminar a todo Glass City y encegecerlos por semanas.
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Jue Feb 05, 2015 1:22 am

Parecía que mis plegarias habían llegado hasta el Dios de las fiestas, pronto me encontré con un hermoso, delicioso, suculento y maravilloso (y celestial) vaso de jugo de naranja frente a mí. Abrí un poco los ojos, levantando sutilmente la mirada para encontrarme con el rostro preocupado de mi compañera. Traté de agradecerle así fuese con una sonrisa, tomé el vaso con cuidado y me lo zampé, literalmente, de un solo trago. ¡Madre mía, que sí estaba concentrado! Mi rostro se arrugó cual uva pasa, apenas y me había dado tiempo para reaccionar con un sobresalto al ver que la joven poodle tenía uno de mis brazos. ¿Sería una costumbre en Italia el que invadieran tu espacio personal?

- ¡Oh! Recuerdo haber ido a Italia una vez para una gira. – dije, más a mí mismo que para la pelirrosada, mientras desviaba la mirada hacia el techo, perdiéndome en mis recuerdos – Fue divertido, el tipo que era dueño del auditorio no dejaba de gritarnos palabras extrañas luego de haber lanzado uno de los palos de la batería a un reflector. ¡Fue un buen toque para el final de uno de los conciertos! Pero tuvimos que pagarlo después, nos restó un par de ceros, pero de verdad que valió la pena…

Sonaba tan viejo, y no me había dado cuenta al recordar ese día, y los demás conciertos. Mi sonrisa se ensanchó hasta quedar más allá de oreja a oreja, pensando en la primera vez que incluso toqué con la guitarra que hoy todavía siendo mía. Casi y caía en nostalgia, de no haber sido por los efectos del jugo de naranja y lo cítrico viajando por mi cuerpo, despertando de ese trance que me hizo volver a caer con la pequeña poodle y su insistencia de no dejar mi brazo en paz. Bajé la mirada hasta donde me atrapaba, traté de agitar el brazo, incluso lo moví como si tuviera un ataque epiléptico, pero, una vez más, la muchacha tenía una fuerza que ni yo sabía de dónde la sacaba.

- ¡Oh! ¿Ha llegado recién? – pregunté, volviendo a caer en lo que había dicho – Pues si necesita un guía, yo podría ofrecerme – dijo con una sonrisa, aunque, siendo sinceros con ustedes, me empezaba a inquietar a la idea de que esa jovencita se me acercara cada vez más. Ya tenía mi brazo, ¿Qué seguía? ¡¿El hombro?! ¡Todo menos el hombro! – Eh… ¿Podría… podría soltarme? – con cierto nerviosismo, traté de volver a mover el brazo, pero la chica me tenía tan bien agarrado que a duras penas y podía mover los dedos.

» Un segundo (de otro segundo)… ¿Conocer…me? ¿Pero no que ya sabías quién soy?

¿Pero…? ¿No era que…? Pero si ella…? Ay,mujeres.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Lun Feb 16, 2015 5:40 am

-¡Oh, si recuerdo ese concierto en mi país natal! Que lástima que no pude ir, no tenía el dinero suficiente y mi madre no me iba a dar nuevamente para gastarlo en cosas de los Ultra Souls, mucho menos en una entrada para un concierto... ¡Que desgracia!

Sorbí, como si en verdad estuviera congestionada o a punto de llorar por la nostalgia que me había entrado de recordar mi juventud como la fanática loca -Y aceptable- que soy de tan memorable banda. ¡AAAAH! ¿Por qué tuvieron que separarse? ¿Por qué? De poder me echaría a llorar ahí mismo pero no podía perder la reputación entre mis alumnos... Aunque de verdad todavía no había formado una, mucho menos dar clases y los alumnos que había en el comedor veían toda la escena con confusión y gracia y algunas parecían estar grabando con sus celulares.

¡El brazo del profesor Jones es tan cómodo! Podría simplemente arrancárselo y usarlo como almohada, pero creo que eso no estaría bien -Aparte de que es ilegal y no quería meterme en problemas con la ley... No acá, por supuesto.- Y que no sería lo mismo si no tuviera a mi ídolo completo y fresco como el roció de la primavera frente a mí.


-¿En verdad haría eso por mí? -Mis ojos brillaron como si me hubieran mostrado el dulce más raro o cuando obtuve el último álbum de los Ultra Souls. ¡Mi ídolo me guiaría en la ciudad y la academia! ¿Podría ser este día mejor?- ¡Que bien, estoy ansiosa de que me enseñe todo el lugar!

Pero ante lo ultimo quedé en silencio mirándole confundida, luego me eche a reír levemente.

-Tontito, me refería a conocerlo personalmente, solo le conozco de lejos y por lo que he visto en internet -El internet tampoco es muy confiable.

Entonces me levanté jalando al profesor conmigo para que también lo hiciera y me apegue más a su brazo.

-¿Podría enseñarme ahora la academia? ¿SI, SI? ¡POR FAVOOOOOOR!
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Mar Feb 17, 2015 1:19 am

- ¡Oh! ¡¿Estoy en Internet?! – dije con excesiva sorpresa, ¡Nunca creí que alcanzara tanto! Bueno si, pero… quizás tome prestado un computador para ver si tenía alguna página dedicada a la banda en Wikipedia o algo por el estilo. – Pues debe de resultar bueno para usted el verme…  Aunque no es como si tomara la fama o algo por el estilo, más bien me avergüenza que digas en voz tan alta sobre los Ultra Souls – reí un poco avergonzado al sentir las miradas curiosas de los estudiantes a nuestro alrededor. Me rascaba la nuca y sonreía de oreja a oreja de manera distorsionada, estaba seguro que varios chicos, que medio reconocía por las clases, irían a preguntarme por la banda después.

¡WOH! Me sigue sorprendiendo la tremenda fuerza que tiene. Me cargó tan fácilmente y ahora me puede tirar hacia delante como si no fuera nada. Me preocupa la idea de que la haga enojar y me aplique una llave o algún movimiento de Yudo o algo por el estilo, creo que lo mejor será hacerle caso sin que nos pasemos de la raya o algo por el estilo.

Asentí todavía con los cabellos de la nuca hechas punta, tratando de pararme erguido aunque el agarre de la muchacha no me ayudara demasiado. Tuve que empujarla un poquis (sólo un poquis, quería mi hombro de vuelta) hasta que pude mantenerme con los pies en la tierra y no la nariz besando el suelo, empezando a caminar discretamente hasta la puerta, tratando de dejar atrás la escena bizarra saludando a los alumnos como si nada hubiese pasado.

- Eh… bueno… ¡Aquí está el comedor! – dije tiriteando, señalando con el pulgar hacia atrás la puerta por la que acabamos de pasar – Los baños de éste piso están ubicados en el pasillo de la derecha, cerca de las salas de Música y danza. No se muy bien por qué las ubicaron allí, supongo que será por algo práctico o algo así – empecé a caminar hacia donde le mencionaba, pasando por los baños poco después – Los chicos de segundo año están por allí, y en el piso de arriba están los salones de computación, o al menos eso creo. No tengo mucho tiempo acá, y mis clases han sido mayormente en el salón de tercero, que estáaan… Eh… – volví a reírme, ¿Cómo se me pudo olvidar el salón en donde doy clases! Muy mal, Jones. Muy mal.

Pero para mí fortuna, la enorme ventana que suele haber por pasillo se cruzó con nosotros, o nosotros con ella. Desde allí podíamos ver el bonito jardín que estaba en el Musette, junto con el grupito de personas que estaban repartidas allí, disfrutado de horas libre, receso o que quizás se escaparon del salón de clases.

- ¡Eh! ¿A que no mola la vista? – dije, señalando con la cabeza a la ventana. Me había quedado mirando el paisaje por un segundo, pero luego me acordé que era el guía de Danielle, así que me giré hacia ella, sonriéndole a medio lado – ¿Sabes de algún lugar que no hayas visto pero quieres conocer aquí en el Musette? – pregunté, extendiendo mi sonrisa.


Última edición por Ryan Jones el Vie Jul 03, 2015 1:33 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Mar Mar 03, 2015 3:39 am

¡Bueno! Tampoco es como si todos los ídolos supieran acerca de una página web sobre su grandes fanáticos; ya saben... Estaban muy ocupados limando sus uñas o gastando su dinero para pararse a poner a ver una página en internet. ¡Pero Ryan Jones era distinto, lo sé! Lo sentía en mis huesos, si no lo fuera no estaría en tal prestigiosa academia impartiendo clases a alumnos que no dudaba desconocian acerca de la identidad de su propio profesor... Los chicos y su banda raras de hoy en día. ¡Eso no importaba por ahora! Mi mente seguía viajando en una nube rosa soñando despierta mientras una voz retumbaba en mi mente diciendo que Ryan Jones sería mi guía en la academia.

¡No, no, no! No debía gritar de emoción o todos se nos quedará viendo nuevamente, aunque eso no me molestará de seguro que al profesor sí, algo en su mirada me lo decía. Solté su brazo y coloque ambas manos detrás de mí como niña pequeña sonriendo ampliamente dispuesta a seguir al profesor hasta el infinito y más allá de ser posible, yendo tras él tomando nota mental de todo aquello que me contaba o decía: Primero mostrándome el comedor el cual salude como si fuera una persona, se que algunos alumnos saludaron hacía donde estábamos como si fuera cuestión de todos los días o se sentía obligado a ello.

Luego pasamos por las Salas de Danza y Música. Luego los baños convenientemente cerca de dichas salas. Unas escaleras en donde arriba se encontraban los salones de terceros y las aulas de computación. Oh, ¿A que grado le daré Estética? Suponía que a todos, o simplemente a tercero porque son los que van a salir ¿Cierto? Igual, no me molestaba darle clases hasta niños pequeños.

Llegamos hasta un gran ventanal y no pude evitar pegar mi frente y ambas manos en el mirando hacía el paisaje del hermoso jardín y los alumnos que disfrutaban en el. ¡Este lugar si que es grande! Parece como tres mansiones juntas, escuche la voz del profesor y volví a mirarle, aunque trataba de que su majestuosidad y brillo que lograba emanar conjunto a los rayos del sol le pegaban.

Era difícil de ignorar ese brillo celestial que emanaba su cabellera esculpida por los Dioses y desafiante de la gravedad.


-Oooh, hay muchas cosas que no he visto de la escuela... ¡Es que es tan grande que me perdería con facilidad! -Lleve ambas manos a mis mejillas de manera dramática.- ¡Así que por favoooor, enséñeme todo lo que sepa! ¿Si?

Le sonreí de par en par con un enorme brillo en mis ojos mientras me le acercaba peligrosamente con las manos juntas sobre mi pecho.

-¡Le prometo portarme bien y, y, lo recompensaré! ¡Le compraré una pizza! -Miré hacía el ventanal otra vez, mirando el bonito jardín.- ¿Que tal si comenzamos por los jardines?
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Lun Jul 06, 2015 9:02 pm

¿Les había dicho en algún momento que Danielle me recordaba a una niña pequeña? Es decir: Esa carita de ángel, esos ojitos de poodle, ¡Ese cabello de algodón de azúcar! ¡Parecía una muñeca sacada de películas animadas! Sé que sería una tremenda falta de respeto de mi parte, pero sentía unos muy intensos y extraños deseos de jalarle las mejillas hasta que se estiraran como las mejillas de un ancianito. Su actitud tan infantil sólo me provocaba reír, pero me aguantaba lo mejor que podía sonriéndole de oreja a oreja mientras que ella me hablaba. ¡Por el Dios del Rock N’Roll, que es tan adorable!

Claro, esos pensamientos se fueron yendo cuando la chica volvía con el dilema del espacio personal. Supongo que no todas las muñequitas de películas animadas eran perfectas, ¿Eh? A ella le gustaba invadir el espacio personal… MI espacio personal. Intenté mantener la distancia entre los dos dando un pasito hacia atrás y teniendo las manos a la altura de mi pecho para cualquier cosa que se le ocurriera (sobre todo eso de abrazarme, ¡Que no es que me moleste! Sino que apretaba demasiado), cuando la poodle había dicho la palabra “mágica” que hizo que me detuviera de golpe, ¡Incluso mi sonrisa se había borrado por completo de mi rostro!

- ¿Dijiste…? – murmuré, bajando mis manos y pegando la mirada al suelo. Ryan Jones explotando en 3…2…1… - ... ¿DIJISTE PIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZZAAAAAAAAAAAAAAAA?

Al levantar el rostro, por un momento también me sentí como un muñeco de película animada: Los ojos tan grandes como los de un búho, resplandeciendo al igual que el sol y las estrellas unidas en una ilusión, ¡La ilusión de la pizza! No… no de cualquiera pizza… ¡MARGARITA! ¡LA PIZZA MARGARITA! Mi sonrisa de oreja a oreja, mostrando unos dientes ridículamente blancos (me cepillo 4 veces al día, ¿Qué puedo decir?), ¡Creo que hasta el cabello se pudo haber puesto dorado de repente y me embriagaba una energía extraña como en las series de chiquillos de ahora sólo imaginarme esos bordes crujientes! Los pocos alumnos que estaban circulando en el pasillo voltearon a mirarnos, pero yo me sentía ajeno a la vergüenza al tomarle de las manos a Danielle y encontrarnos nariz con nariz, mirándole fijamente a los ojos para comprobar que no me estaba mintiendo.

- ¡NO SE DIGA MÁS! ¡A POR ESA PIZZA! – y le tomé de la mano, entrelazando nuestros dedos, para pegar semejante carrera tipo olimpiada para bajar las escaleras y mostrarle los jardines.

¡Era como si hubiera consumido grandes cantidades de chocolate! Me sentía sumamente ilusionado e hiperactivo. No habíamos tardado más de dos minutos en bajar el edificio para mostrarle los jardines, ¡Pero vaya que eran extensos! Eso sólo me motivaba a la idea de una pizza, ¡Ya hasta podía imaginarme a las mismas margaritas como pizza! Se me había agua al a boca de sólo pensarlo, pero luego me detuve para darme cuenta que hacerlo así entonces no serviría de nada, ¡Porque solamente estaría arrastrándola por ahí y en menos de cinco minutos le habría mostrado todo! Cosa que era capaz, pero no creía que la pobre poodle fuera capaz de asimilar información tan rápido (o al menos, a mis niveles de azúcar). Jones, debes disimular un poco tus ganas de comer pizza, ¡Es hora de ser el mejor guía turístico de todos! ¡POR LA PIZZA MARGARITA!

- Ejem… ¡Bueno, aquí están los jardines! – dije luego de un rato de haber estado caminando y mantenerme callado, cosa muy extraña en mí, en realidad – Seguramente ya te habrás dado cuenta, pero aquí en el Musette tienen muchísimas variedades de flores, aunque parece que les atrae mucho el estilo oriental con las flores de cerezo y todo eso – dije señalando sobre nuestras cabezas, justamente pasábamos al lado de un árbol que creaba una gran sombra en el caminito por donde estábamos – ¡Oh! Y no te he mostrado lo mejor de todo: Hay un “acceso secreto” a una zona bastante bonita de los jardines, ¿Quieres conocerlo? ¡Es por aquí! – aceleramos un poco el paso, desviándonos del caminito amarillo para pasar rápidamente por el césped (aunque me doliera que estaba prohibido pisar el césped, traté de ir lo más veloz posible paraqué el jardinero no lo notara tanto porque estaba seguro que Danielle se incomodaría si la cargara de modo que no pillaran tantas huellas o algo así) y pasar entre unos matorrales.

Parecía ser una entrada secreta (como ya dije) a una zona del jardín, ¡Ideal para chicos que les gustaba esconderse para… leer y todas esas cosas! Cuando atravesamos los matorrales, le cubrí los ojos a Danielle y la hice caminar a ciegas, guiándola como mejor podía. Al estar en el sitio, retiré la mano de sus ojos y me separé un poco de ella (siempre manteniéndola agarradita de la mano, me daba miedo que se perdiera o algo y no la pudiese encontrar).

- ¡Sorpresa! – dije, sonriéndole ampliamente – ¿Qué te parece?


Spoiler:
Lo se, ¡SOY UN TERRIBLE PROFESOR! -se golpea la frente contra un muro en plan Dobbie-

Imagen referencial de la zona "secreta" (aunque en realidad es detrás de los dormitorios (?): Aquí
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Jue Jul 09, 2015 3:01 am

¡Ajá! Había dado justo en el blanco, o eso estaba pensando; sabía que al profesor le debía gustar muchísimo las pizzas -Al menos en el blog recalcaban demasiado ese punto, incluso se extendió un rumor de que Ryan Jones envolvía un trozo de pizza a modo de rollo y lo fumaba como si fuera una droga. ¡Que nivel de obsesión tenía por ello!.- Al principio con ojos sorprendidos miré al mayor, agachándome un poco para tratar de ver sus ojos y llevando el dedo índice a la punta de mis labios. Su repentino grito hizo que diera un paso hacía atrás y cerrara mis ojos por inercia, que pulmones tenía; hasta movió mi peluca como si de un ventarrón se tratase lo bueno es que estaba bien ajustada para que no se cayera con el más simple de los tirones aunque eso me costará que jalará carne cuando trataba de quitármela.

¡B'awww ~! ¡La carita que había hecho el profesor era tan adorable, y todo por pronunciar la palabra mágica! Si que ama la pizza, tanto como para ponerse así. Ni siquiera estaba muy al pendiente del repentino cambio drástico en la personalidad del mayor, más bien trataba de no enceguecerme con su extremadamente blanca dentadura (Debe usar colgate, marca registrada para campeones), no había traído mis lentes de sol en ese momento. ¿Debería de asustarme repentinamente de que ahora prácticamente podía sentir su aliento mentolado sobre mi rostro? Creo que lo que llamo más mi atención fue que baje lentamente mi mirada hacía mis manos, al ver como mis dedos se entrelazaban de forma repentina con los del profesor.

... ¡¿EEEH?!

¡Ni de tiempo para hablar, porqué un niño gigante empezó a arrastrarme por todo el pasillo con una fuerza de mil elefantes y a una velocidad superada de match 5! ¡Ni Sonic nos atraparía en tal velocidad! Solo veía imágenes borrosas de los que deberían ser alumnos mirándonos con cara de poco saber, intentaba lo más que podía no caer de golpe al suelo, sentía que a tal velocidad haría que me desfigurará el rostro enteramente. ¿En que momento llegamos a los jardines? Si hace menos de medio minuto estábamos en un pasillo de un SEGUNDO PISO frente a un ventanal.


-¡Hahaha, que lindo! -Trataba de agarrar aire como si la que hubiera echo aquel rally maratónico hubiera sido yo. Con mi mano izquierda sacudía un poco mis ropajes y mi larga y esponjada cabellera rosa falsa.

¡Aaaah, que bonito eran los jardínes! Parecía un lugar de ensueño, como si viviera en un cuento de hadas o una historia de amor. Los pétalos de las flores de cerezo revoloteaban en el aire y le daba ese toque más de caricatura japonesa en el ambiente, solo faltaba el fondo rosa y los destellos bonitos.


-¿Un acceso secreto? -Le miré con duda, ¿La academia tiene secreto? ¡¿Y el profesor estaba confiando ese secreto en mí?! ¡Agarrenme que me desmayo! Ni chance para es tuve cuando volví a ser jalada hacía el jardín teniendo que caminar de puntillas para no pisar esas hermosas florecillas. ¡Y ahora estaba toda a oscuras! Sentía como si me estuviera llevando hacía mi muerte segura -No es una buena comparación a decir verdad.-

Solo para descubrir que a donde me había llevado era como sacado de una película romántica muy, muy melosa... ¡ME ENCANTABA!


-¡Aaaaaaah, pero que bonitooooo! -Chillé prácticamente, mi mano libre sobre mi mejilla y la que aún estaba ocupada por la mano del profesor (¡EEEEHHHH!) la apreté, con mucha fuerza.- ¡¿Realmente esta academia puede ser tan maravillosa?!

Solté su mano, no lo pensé ni dos veces para dirigirme hacía aquella banca y sentarme en ella mirando todas las bonitas flores.

-¡Apuesto que muchos chicos vienen para acá!

E que este lugar era tan bonito, mágico y romántico que imagino que muchos chicos deben venir para este lugar, lo notaba porque había algunas que otras bolsitas por el césped, alejado solo un poco de la banca...

Oigan, ¡Un momento!...

... ¿Acaso... Son esos... Condones?

... Y usados...

. . . . . . . .

¡EEEEEN FIN!


-¡Pero no se quede ahí, venga para acá, siéntese a mi lado!
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Sáb Jul 11, 2015 1:48 am

Muchos pensarían que el sitio era un poco comprometedor considerando lo raro que era llevar a una recién conocida a un sitio tan “oculto” como ése, ¡Pero si ella misma me ha pedido conocer cada rincón del Musette! O al menos hasta donde conozco. Siento que esa academia es como un Hogwarts pero sin los calabozos y las pociones (o al menos no sé nada de eso hasta los momentos). Era imposible (como había dicho ya) no ver a Danielle como una niña pequeña, y más ahora al ver que se lanzaba hasta la banca y se sentaba como si de repente tuviese ocho años, incluso había conseguido que me riera un poco de ella, pero sólo por lo mona que se veía (y ahora me daba cuenta de lo fuerte que había sujetado mi mano… Creo que no podré moverla por un rato).

Mi sonrisa se amplió cuando me invitó a sentarme a su lado, cosa que no pensé que sería malo y me le acerqué de un santiamén, incorporándome en la banca. Me incliné un poco hacia delante para balancearnos suavemente y recostar mi espalda de él, sintiendo cómo la breve brisita golpeaba mi rostro y me sentía sumamente tranquilo. Pensé en muchas cosas en esos breves instantes (y eso que cuando suele pasarme eso me vuelvo un ocho para organizar tantas ideas), cuando el silencio me hizo reflexionar sobre ciertas cosas y borró mi sonrisa, encontrándome con mí mismo mirando al cielo con una expresión incluso algo apagada.

- Oye, Danielle… – pregunté, aunque la verdad no creí que de verdad había llamado su atención con ése primer llamado – … ¿ Puedo preguntarte algo?

Seguí balanceándonos suavemente en el banco al inclinarme hacia delante y volver a recostar mi espalda, ahora con la mirada fija en mis pies. Me sentía un poco extraño haciéndole una pregunta como la que iba a decir con alguien que era reiteradamente recién conocido para mí, pero… por alguna razón sentí que podía confiar en ella, como es mi fan número uno y todo eso… aunque no me gusta llamarla así, o al menos no de ese modo. Me hace sentir egocéntrico.

- Bueno, la verdad es que... Es extraño que me ponga a pensar en hace unos años, cuando todavía estaba en mi banda. No lo hago muy seguido, porque no soy de las personas que piensan mucho en el pasado, ¡Y más cuando ha pasado algo trágico! Tú sabes, los motivos del por qué se desintegró la banda y todo eso. Es sólo que... el saber que tú eres mi más grande fan (como me has dicho) y has venido a conocerme... No se, siento algo de pena porque quizás no sea lo que hayas esperado ver de una "súper estrella".

Sonreí a medio lado, aunque sin la chispa hiperactiva que siempre me caracterizaba. Más bien, sonreía sólo por el extraño sentimiento… ¿Amargo? Que sentía en el pecho. Era una sensación nueva, o tal vez ya conocida pero muy vieja para recordarla, la verdad es que me sentía muy extraño. Mientras jugueteaba con los pies y pensaba de qué manera expresarme mejor, no me atreví a ver a Danielle hasta el momento en que fuese capaz de mirar a esos ojitos de borrego con la fuerza que estaba buscando.

- La verdad nunca me consideré como una, la verdad, la banda había empezado como un simple hobbie que hicimos mis amigos y yo, pero creo que a la gente le gustaba porque teníamos pasión. Es lo que creo que le faltan a algunas personas, ¿Sabes? Una canción no es lo mismo tocada por hacerlo que con pasión, deleite, ¡Disfrute! Cada nota se debería tocar hasta con la última fibra de su ser, porque sino, no sería música. Nosotros teníamos eso hasta que... bueno, tú sabes la historia. – alcé los hombros como para tratar de restarle importancia al evento, mirando de reojo a mi compañera – Tal vez por eso quise venir hasta acá, porque hay chicos que tocan con pasión y no sólo por técnica. Si bien parece que hay que tenerla, pero... creo que si no se interpreta con el corazón, la melodía no sirve. L-Lo que trato de decirte, Danielle es que... bueno... yo... Siento si te he decepcionado, ¿Vale? Es que (es muy difícil explicarme, ¡No soy bueno con estas cosas!)... debo decirlo, ¡Me tomaste muy por sorpresa cuando me dijiste que eres mi fan y que incluso estaba en Internet! Era como despertar un sueño de hace mucho tiempo que se quedó dormido en mi interior, y no sabía cómo reavivarlo. Por eso...

Y en ese momento, me volteé hacia Danniele y le sujeté la mano. No como antes, para arrastrarla a los jardines o para estrecharla cuando la conocí hace… dos horas, quizá, sino un agarre bastante delicado, con mi otra mano libre sobre la suya para acunarla sobre las mías.

- ¡Te estoy muy agradecido, ¿Vale?! ¡Prometo componer una canción sólo para ti!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Danielle Lavezzi el Miér Jul 15, 2015 12:00 am

Dejando de lado el hecho de que en efecto habían condones usado en la grama (Y en el suelo) de este lugar -Los jóvenes y sus hormonas incontrolables.- El lugar realmente era bonito, no entraba mucho el sol ya que se filtraba en los frondosos arboles y se podían escuchar el canto de algunos pajarillos por aquí y por allá; realmente era un lugar bastante romántico para una pareja y yo tenía la dicha de conocer este lugar tan "secreto". Mientras que mi mirada y mente se encontraba perdida observando cada sección, y mi pierna derecha se balanceaba de atrás hacía delante de forma infantil, la voz del mayor me saco de todo pensamiento y giré a verlo con los ojos bien abierto y una sonrisa en mis labios.

Sonrisa que, se esfumó dando a una expresión más sorprendida por lo que mis oídos estaban escuchando. ¿Acaso... Ryan "Party" Jones me estaba confesando algo? ¿ACASO estaba confesando algo de corazón conmigo? ¡No, no y no, Danna! ¡No te atrevas a decir algo en un momento tan crítico como este, debes ser solidaria! Vamos, escucha lo que el profesor tenga que decir. No tenia que decirme cuales fueron los motivos de que la banda se disolviera cuando me los sabía de pies a cabeza y de derecha a izquierda, y sin embargo escucharlo de la voz de un ex miembro de esa banda hacía que sonara más triste.

Me sorprendía todo lo que el mayor de gran melena roja me estaba diciendo, sonando como si fuera una decepción y todo. Para cuando termino de hablar quede unos segundos callada, solo mirándole y mirando mi mano que se encontraba envuelta entre las del mayor... ¡Y eso seguía siendo extraño para mí!


-... Hehehe ~ -Reí suave, muy al contrario de la manera estrafalaria en la que suelo expresarme.- Profesor Jones, ¿Le puedo contar una historia?

Coloque mi mano restante sobre la del mayor, como si hiciéramos una cadena de puras manos mientras le miraba con una sonrisa amable en mi rostro.

-Es cierto que me encanto la pasión que demostraban en cada una de sus canciones, y mi sueño de infancia era algún día tocar junto a usted... Pero luego descubrí que soy pésima en todo lo que es el ámbito musical.

¡Oh sí, recordar todas esas inolvidables noches en donde le sacaba las canas verdes a mis maestros de música! Y tuve muchísimos, más de lo que cualquiera se pudiera imaginar.

-Por más que intentaba aprenderme una partitura no lograba grabarme eso en la mente, al día de hoy todavía no se diferenciar una nota musical de otra. Mis hermanas intentaron de todo para enseñarme a tocar algún instrumento, probé con toda clase de instrumento y no lo conseguía. Luego intente con el canto, casi dejo sorda a mi maestra... -Reí nerviosa, tildando la cabeza un poco, los grandes rulos rosas moviéndose.- No tenía oportunidad en el mundo de la música, y aún así no desistí en mi sueño; si no podía tocar al menos me hubiera gustado estar a su lado, acompañándole... ¡O siendo su estilista incluso!

Y luego...

-Luego, pasó lo de la banda, y creí que ese sueño se iba a guardar en un pequeño cajón... Me fui al camino en el que más soy buena, el de la estética; y como una ex modelo me dije a mi misma: "¡Mi misma, enséñale a los futuros modelos u estilistas de hoy el verdadero camino de la estética!". Buscaba vacante para poder comenzar a ser maestra una vez termine mi carrera en la universidad... ¿Y que creé? Encontré la vacante acá, en Glass City YYYYYYYYYYYYY -Le sonreí entre dientes, mostrandole todos mis brillantes perlas (No tan brillantes como las de él, claro) en esa gran sonrisa.- Luego me entere de que usted trabaja acá y con más razón quise venir, porqué si bien ya no esta encima de un escenario siendo ovacionado por el público, al menos puedo decir que cumplí mi sueño de trabajar a su lado.

Solté sus manos mirándole fijamente, y sin más le di una gran palmada en la espalda de manera amistosa (Palmada quebranta huesos, por cierto).

-Yo soy su compañera de trabajo ahora, y seguiré siendo su más grande fan -Se que deben existir otros fanes más locos que yo en alguna parte del globo terráqueo; ¡No importa, yo si estoy con Ryan!.- ¡No se desanime profesor Jones, usted no ha perdido su muchosidad! ¡Y ni se preocupe por la canción, igual yo le debo una pizza!

Aunque sería lindo escuchar otra canción del gran Ryan "Party" Jones.
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Invitado el Miér Jul 15, 2015 1:47 am

No sabría decir si la risa de Danielle me era contagiosa o preocupante, tanto así que le tuve que mirar fijamente sólo para asegurarme de que no se estaba riendo de mí (bien creo que no sea capaz de hacerlo pero… ¡Vamos, que me sentía algo sensible en ése momento!). Esa aura de dulzura que desprendía a lo largo de su historia sólo me hizo prestarle atención como si fuera un chico de diez años, con un cuento de su padre o madre. Resultaba gracioso imaginármela intentando tocar algún instrumento siendo millones de veces fallidas, o de verdad haber dejado soda a su profesora, ¡Pero si parecía tener una voz preciosa! De todos modos, decidí callar hasta que ella finalmente había terminado, como yo, de confesar lo que tenía en mente.

Parpadeé algo confuso, hasta que finalmente sentí que mis cables internos empezaron a trabajar y me hicieron sonreír de oreja a oreja. Ese gesto aumento a unas risitas, hasta que, finalmente, rompí a reír con unas buenas carcajadas. Me puse de pie, manteniendo mi sonrisa tal y como estaba para quedarme frente a ella (luego de haber sentido que me sacaba un pulmón con una de sus palmadas… Tengo que preguntarle qué cosa tomó de niña para tener tal fuerza. Ya sé que Danonino no es).

- Vale, me debes una pizza – dije con un tono algo jocoso. A continuación, levanté mi dedo índice para mantenerla en silencio en caso de que afirmara o dijera algo – , ¡Pero sólo si me permites invitarte a un paseo o algo por el estilo! Y de ninguna manera voy a dejar que la pagues, ¡Como mucho hacemos mitad y mitad!

Reí, metiéndome las manos a los bolsillos de mi traje. Me hizo sentir bien el haberle confesado eso que rondaba en mi cabeza desde que mencionó lo de la página web de los Ultra Souls, ¡Wow! Me gustaría verlo alguna vez, estoy seguro de que Danielle sabría del URL de acceso o algo por el estilo. ¿Tendrán cosas súper alusivas de nosotros? ¿Cómo habría sido el que notificaran de algún concierto? Tantas y tantas cosas que preguntar sobre esa página… ¡Pero primero!

- Creo que debemos volver. Si mal no recuerdo, estamos cerca de la hora que suene la campana, ¿Qué pensarían los alumnos si nos ven en un sitio como éste, eh? – dije a Danielle con una sonrisita ladina, guiñándole un ojo – Creo que todavía hay sitios del Musette que te interesarían conocer. Por aquí cerca están las pistas deportivas, aunque el invernadero nos queda más cerca. ¿Te parece echarle un ojo? – caminé en dirección contraria de donde habíamos venido para indicarle la dirección, cuando de pronto, sentí que pisaba algo que… ¿Chapoteó? Cuando levanté la boca, me di cuenta de algo como un globito que desprendía algo blanco que… Oh… - ¿Qué son estas cosas? – pregunté, algo extrañado, inclinándome ligeramente hacia el pasto a verlo más de cerca.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: {P} Una rebanada extra.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.