Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Ausencia por mudanza
Ayer a las 11:51 pm por Antoinette Birdwhistle

» Esfuerzo (Priv Agnika)
Ayer a las 9:02 pm por Agnika Sakchai

» Distraído (Libre)
Ayer a las 5:57 pm por John Harrison

» La charla Pactada
Ayer a las 11:36 am por Yuli

» Cumpleaños & Horóscopos Miwianos (?)
Ayer a las 4:50 am por Kouda Ichigo

» ¿Quisieras ir conmigo?[Mine]
Ayer a las 4:24 am por Mine Sagan

» Opciones (Mine)
Ayer a las 12:07 am por Mine Sagan

» Busco a quien managear (?)
Sáb Sep 23, 2017 11:43 pm por Yuli

» Refugio de la realidad
Sáb Sep 23, 2017 12:23 am por Mine Sagan



Mejores posteadores
Reino (1089)
 
Mine Sagan (1088)
 
Regan Vosuet (910)
 
Dante Rivelli (873)
 
Aria Ainsley (694)
 
Yuki Nakayama (590)
 
Ayato (584)
 
Lucien Luarent (538)
 
Momoka (510)
 
Katherine Howell (451)
 







Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail Rol



El mundo es muy pequeño (Ayato)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Dom Nov 09, 2014 8:29 pm

Lo primero es empezar a recorrer la ciudad, ahaa.. tal vez debí haberme instruido un poco más sobre las calles... Se decía para si misma la chica de albinos cabellos, y curiosos ojos de color rosa, mientras caminaba por las calles de la ciudad. Eso era todo lo que había hecho durante el día, sin ser consciente de que el reloj seguía su camino, y el sol decaía hasta ocultarse. Encontrar a su estrella en el primer día había sido algo muy iluso de su parte.

Ya varias horas desde su travesía, las calles se volvían cada vez más solitarias y las luces en la ciudad cambiaban a tonalidades neón. Al notar que comenzaba a quedarse sola apretó sus manos empuñándolas a los costados de su cuerpo, debería darse prisa si deseaba llegar al lugar donde alojaba pronto, no es que le temiera a la oscuridad de la noche, sencillamente odiaba caminar sola, durante el día podía conformarse con el bullicio de las personas, con eso le bastaba por un tiempo no tendría a sus amigas, pero todo valdría la pena una vez que pudiera ver a ese artista que ella tanto admiraba. Sin embargo~ a estas horas las pocas almas que caminaban por el sitio se iban extinguiendo una a una al dirigirse a sus respectivos hogares.
Calma, y respira, recuerda que no estas sola, nunca lo estas
Pensó mientras acariciaba el bolsillo en el que llevaba su siempre leal rosario, lo tenía hace ya varios años, no recordaba desde cuando pero antes de que partiera la superiora de la iglesia le confesó que era reliquia de su difunta madre, y el tesoro que la había acompañado en todos los problemas en su instituto, sin duda sus objetos más preciados, junto al adorno de cabello que usaba a diario, un regalo especial que su padre le dio al cumplir los 15 años.

Sonrió sintiendo el valor volver a ella, y continuó su recorrido, ya estaba a punto de llegar al final de la cuadra, cuando se hizo presente un estrepitoso ruido. ¿Qué fue eso? Respuesta inmediata ante aquello, girándose para mirar en dirección a donde el sonido procedía.


Última edición por Yui Komori el Mar Nov 11, 2014 4:07 am, editado 3 veces
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Lun Nov 10, 2014 5:29 am

- ¡¿Eso es lo mejor que tienen?!

Necesitaba llevarlos a un callejón, un delicioso banquete le esperaría si conseguía hacerlo. Ayato se encontraba de hace un rato provocando la ira de una banda de sujetos que habían decidido frecuentar las tranquilas calles de Glass City. Eran delincuentes de la peor calaña, de esos que suelen frecuentar los barrios bajos, pero aún si Ayato los doblaba en fuerza gracias a su condición de dhampiro. No le resultaba divertido cazar a su presa sin un buen preámbulo, sin algo de diversión.

Rodeado por los sujetos, se bastó de un par de insultos y golpes para hacerse paso entre ellos y correr en dirección a las calles atestadas de gente. Estaba anocheciendo, las peleas callejeras eran algo frecuente para él y para sus oponentes. Los sujetos iban armados de bates y navajas, a su paso golpeaban basureros y pateaban murallas desnudas. Con suerte habían conseguido alcanzarle una vez y propinarle un buen golpe en el rostro, pero no era algo que le afectara en demasía.

"Vengan, imbéciles."

Necesitaba matarlos en un lugar seguro donde nadie le fastidiara. Mientras corría a gran velocidad, perseguido por estos maleantes que él mismo había incitado, chocó de frente con una muchacha menuda. Ayato le observó en un lapso breve...creía haberle visto en otro sitio antes, pero iba tan acelerado que dejó eso para después. Urdió un plan que le permitiría salir victorioso: junto a esa misma calle se encontraba un terreno baldío, estrecho y deshabitado, el lugar perfecto para cometer cuántos homicidios deseara.

- Vendrás conmigo - anunció a la niña mientras la llevaba a arrastras hacia el lugar en cuestión. Una vez allí, Ayato la lanzó contra el duro cemento, esperando la llegada de sus adversarios.
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Mar Nov 11, 2014 4:05 am

No paraban de escucharse gritos e insultos acompañados de los estrepitosos sonidos de donde parecía proceder la que imaginaba como una gran paliza de una banda de delincuentes. Su cuerpo se tensaba poco a poco, no era una cobarde, pero cualquiera se asustaría si estuviera perdida en una ciudad desconocida cuando la noche asechaba y una banda de rebeldes desata una pelea cerca de ti.

De un segundo a otro termino en compañía, sus labios se separaron mirando extrañada al chico frente a ella, su altura imponía respeto, mas sus afilados ojos provocaron en ella una extraño escalofrío, erizada de pies a cabeza. Algo le advertía a gritos que debía huir, y fue que notó a tres hombres acercarse hacía ellos. Cada acecho demasiado continuo. Debería correr pero al retroceder un paso escuchó su voz profunda y el pánico termino por tomar control en ella al ver como la luz de los postes que comenzaban a prenderse se reflejo en una navaja de uno de los hombres.
No necesitaba espectar más, solo corrió torpemente siendo guiada por el muchacho sin refutar a su orden. Tal vez intentaban asaltarlo. Si le venían siguiendo entonces él debía ser lo menos peligroso en todo esto, pensó mirándole de reojo unos segundos en medio de la carrera, sin poder evitar sonrojarse por su atractivo aún en la situación, pero algo la hizo despertar de su trance, un duro y seco golpe llegó hasta su espalda, haciéndola abrir sus ojos todo lo que podía casi sin aire.  
¡¿A usted qué le sucede?! ANIMAL! Le gritó molesta, aún sin reponerse completamente del dolor en su cuerpo, no lograba ponerse de pie no acostumbraba a recibir golpes como esos, estaba dispuesta a interrogarle nuevamente por su actitud, pero las palabras quedaron encerradas en su garganta al caer en cuenta de la situación, viendo como se comenzaban a dispersar los hombres, rodeándoles como un montón hienas hambrientas.

Su respiración se agito inmovilizando su cuerpo cuando vio como uno de ellos centraba su atención en ella sonriendo de manera maniática. Repulsiva y libidinosa, y su posible compañero se mantenía al margen. Empuñó sus manos, era su final, ya ni siquiera recordaba como había llegado hasta aquí, sólo cerró con fuerza sus ojos al ver que su observador se acercaba.
Señor si este es mi final según tu voluntad, solo se piadoso con mi alma, y abre tus brazos para protegerme en mi lecho de muerte.

Aún presa del miedo, terminaba pidiendo esperanza... Auxilio...
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Jue Nov 13, 2014 5:31 pm

La noche no tardaría en hacerse presente, ella le facilitaría la acción de arremeter contra los bandidos y alimentarse. Sediento, sentía el ardor de su garganta suplicándole sangre, generándole una insoportable ansiedad. La oscuridad amedentró contra el callejón de forma gradual; los orbes que dibujaban su mirada color esmeralda se tiñeron de rojo carmesí, al mismo tiempo que una perversa sonrisa revelaba el filo de sus colmillos.

Bajo esta nueva apariencia, Ayato observó a la muchacha.

- Vaya, vaya...¿qué tenemos por aquí? Ese no es el lenguaje propio de una señorita - ironizó con perfidia, bastante irritado por oír que le llamaba de esa forma. En eso, aguzó el oído y su atención se desvió hacia la entrada del terreno. Eran los maleantes en cuestión que hacían presencia y les bloqueaban la salida, pero en ningún momento Ayato hizo desaparecer su altiva sonrisa.

Sin poner una pizca de tacto en sus movimientos, el dhampiro volvió sus pasos hacia la bella joven y, examinándola cuidadosamente por un par de segundos, rasgó su camisa con suma facilidad, con un movimiento tan rápido como grácil, permitiendo que los retazos rasgados de tela dejaran al descubierto su sujetador. Asió a la chica de ambas muñecas y la exhibió ante los maleantes, cubriendo su cuello con ambos brazos, impidiéndole el escape.

- ¿Te gusta, Kyle? - Preguntó a uno de los sujetos, aquél que nada más verla sintió un hambre inusitada, algo que Ayato solía llamar 'una urgencia de la entrepierna'. - Pueden tenerla si así lo desean. Es mi regalo de agradecimiento por divertirme tanto - anunció sin crisparse, acabando su frase al empujar a la joven humana hacia ellos, quienes no dudaron en abalanzarse sobre su cuerpo y acariciarla de forma violenta en sus puntos más íntimos.

La banda, de pronto, pareció olvidar a Ayato por completo, quien se desvaneció en la penumbra. "Esa niñata les mantendrá ocupados por mí..."
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Dom Nov 16, 2014 1:53 am

¿Cómo podía ser posible que sonriera tan entretenido viendo la situación en la que se encontraban? Reprimió cualquier queja mordiendo su labio inferior apenas escuchó aquel comentario, le había insultado... Pero su molestia hacía él aún no desaparecía. Era presa del miedo por lo que la imagen que capto debió haber sido un delirio de su mente, pero podría haber jurado ver cierta transformación en el irritante chico. Intentó levantarse pero de un momento a otro fue inmovilizada ¿Qué estas...? Giro su rostro de un solo movimiento hacía su opresor pero lo único que pudo ver fue rastros de ropaje pasar frente a sus ahora contraídas pupilas, sintiendo el frió de la noche chocar con su piel expuesta. El shock fue tal que en el momento en que era exhibida como si de un pedazo de carne se tratara, ella seguía mirando hacía la nada.
Todo estaba servido para su llegada. Tu panorama es divertido, no te parece? Aquel murmullo cruel de una voz madura femenina, un delirio que ella conocía bien, perfecto para despertarla del impacto y darle saludo a su desdichado momento. E-espere por favor Pidió clemencia al que ahora se alejaba de ella localizando una expresión de diversión en su cara, extendió una mano en su dirección y para cuando quiso gritar fue callada por una grotesca imitación de un beso, su falda fue desgarrada junto con el resto de su ropa. El sonido que estos emitían fueron la invitación de las lágrimas, que continuas resbalaron por su rostro.  
¿Deseas que el dolor se vaya?
De nuevo esa voz en su interior, no podía pensar en nada su vista se nublaba cuando las sucias manos recorrían por completo cada rincón de su cuerpo. Por piedad... deténgalos... se lo imploro
Sus ojos se cerraron bañados por su angustia cristalizada, el dolor era claro, la única respuesta que obtuvo fue la escena desarrollada en su subconsciente, vio unas manos cubrir sus ojos, con un delicado beso posándose en su cuello. Todo esto en solo unos segundos en que el hambre de aquellos hombres se descargaba en ella.

Él no volverá, déjamelo a mi.
Y fue entonces que Yui cerró sus ojos, su surda alcanzó el rostro del tal Kyle, acariciándolo hasta que este se distrajo con su mirada empujándole hacía el suelo, los demás solo se habían transformado en espectadores extrañados del cambio radical de actitud, pero no por ello menos hambrientos de su cuerpo.
No puedes detener tus deseos, ¿cierto cariño? Susurró contra sus labios en tono coqueto, deslizando su mano por su pecho hasta alcanzar el rosario en su propio bolsillo, la lujuria había nublado la mente de cada uno de los hombres, ventaja suficiente para que al inclinarse casi rozando sus labios contra la clavícula de él, ella pudiera enterrar la punta de la cruz en el estomago del chico sin pudor alguno callando cualquier grito que la delatará con un muy bien actuado beso. Tan débiles como siempre... Pensó la mujer que poseía el cuerpo de la que ahora se mantenía dormida en su propia mente.
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Sáb Nov 22, 2014 8:41 am

Con expresión divertida, Ayato cumplía con su rol de espectador desde el mismo lugar que capturó y abandonó a la muchacha. No se había movido ni un paso de su posición previa, simplemente había desaparecido haciendo uso de su habilidad especial. "Las ventajas de ser invisible..." repetía en su mente con una gran sonrisa, extasiado por las expresiones llenas de terror que se dibujaban en el rostro de la humana mientras la banda de antisociales hacía lo posible por violar su cuerpo.

Esta noche se daría un gran festín, cuatro presas para él solo era mucho más de lo que podía ambicionar, y mucho mejor si una de ellos era una hermosa mujer: la dejaría como el platillo principal, la mataría de forma lenta y se vanagloraría de su victoria con el dulce sabor de su sangre. Hipnotizado por este panorama, aún sumido en la dimensión de lo imperceptible, Ayato hizo aparecer una larga alabarda que prácticamente le doblaba en tamaño en su mano diestra y se preparó para realizar su ataque y matarlos a todos de una vez.

Sin embargo, un desconcertante e inesperado movimiento le hizo perder la concentración. Una presencia familiar alertó sus sentidos desarrollados, por lo que, aún si nadie le atacaba, retrocedió un par de pasos y se mantuvo a la defensiva.

"Este olor..."

- ¡¡Ahhhhhhhhhhhhhh!! - Un grito desgarrador proveniente de la garganta de Kyle se apoderó de la estancia, alterando a todos los presentes.
- ¡¿Kyle?! - Exclamó otro de los sujetos, retirando sus manos del cuerpo de la muchacha como si de un monstruo se tratara.
- ¡¿Q-qué está pasando?! - Dijo el tercero, mientras Ayato notaba cómo estos se retiraban del círculo común que habían mantenido para toquetear a su víctima. Ya no tenía dudas: la muchachita había atacado de una u otra forma a Kyle, lo cual no estaba para nada contemplado.

En el momento que sus presas empezaron a huir del callejón, el dhampiro se les adelantó y los atravesó hábilmente con su arma, para luego verlos desplomarse sobre el terreno mientras derramaban grandes cantidades de sangre.

- Qué desperdicio... - masculló Ayato mientras se tornaba visible, no había tiempo para lamentarse, las cosas parecían haberse complicado. Rápidamente se volvió hacia Kyle y la antes víctima, gruñendo con una extraña sonrisa que mezclaba el desconcierto con una misteriosa fascinación. Apretaba los dientes con fuerza, permitiendo que sus colmillos sobresalieran y diesen una apariencia más bestial. "¿Quién es esta mujer?"
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Lun Nov 24, 2014 12:24 am

Chasqueó su lengua aburrida cuando el dolor del sujeto fue mayor al punto en que soltó su beso dejando escapar aquel alarido. La situación no estaba a su favor si sus compañeros decidían atacarla, más que mal la fuerza de la chica no sobresalía de la normal, solo podía controlar el cuerpo de tal forma que mejorara su agilidad y ahora estaba consciente de sus limites. Para ser la primera vez no había estado mal, solo necesitaría quebrantar más la fe de la muchacha, quién sabe, tal vez si hubiera permitido el que su virginidad se consumiera le habría resultado beneficioso.

Ahaa~ música para mis oídos. No solo le divertía el mal ajeno sino que también significaba que no debería preocuparse por pelear en el estado que le jugaba en contra.

En un felino movimiento reposó sus manos a los costados del cadáver como soporte para elevar su propio torso; arqueando su espalda, liberando así toda tensión de los músculos de la niña, para luego inclinar su rostro de tal forma que pudiera apreciar como la sangre de los cobardes se esparcía dándole bienvenida al chico que había creado aquel circo. Le analizo por unos segundos desde el arma que portaba hasta el detalle sobresaliente de sus fauces, todo sin inmutar su seria expresión, deteniéndose por fin en sus ojos.

...¿Arruiné tu noche depredador?. A cada palabra expresada con fingida inocencia comenzó a surgir en ella una sádica sonrisa. El primer sujeto con el que conversaba y terminaba siendo un vampiro. Qué hermosa es la vida~~ Desencajo la cruz del estomago del tipo salpicando de la piel expuesta, pequeñas gotas de sangre, dispuesta a levantarse, pero algo la detuvo, un latido doloroso le hizo pegar un grito ahogado, volviendo irregular su respiración.

Fuu~~ así que este es mi limite de momento, nada mal... Murmuraba para si misma, girando un poco su rostro para volver a mirar al impaciente joven. I'm sorry darling, good bye~. Soltó con una de sus manos elevada a la altura de su rostro, moviendo sus dedos en señal de despedida con una traviesa sonrisa, desapareciendo tras un pestañeo en que su esencia volvió a ser la misma de antes.

Aturdida, sostuvo su propio peso sobre las palmas de sus manos, por unos segundos de confusión se mantuvo inmóvil, el que antes le había abandonado ahora cargaba consigo un arma medieval bañada en liquido carmesí el mismo que manchaba su propia ropa y manos. Su iris se contrajo junto al temblor que aparecía en su labio inferior.

Q-qué...? Estaba congelada; no podía gesticular oración coherente, y era ajena a la mujer que había ocasionado todo el caos a través de ella, solo pudo regresar sus rosáceos a su único acompañante en la pesadilla de esa noche denotando sus colmillos y posición de defensa. Qui-quien eres tú?...

Y qué ha pasado conmigo?
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Sáb Nov 29, 2014 10:38 am

Ayato se mantuvo a la defensiva con la mirada fija en la mujer que había matado a Kyle en un abrir y cerrar de ojos. No podía confiarse, aún si sólo le apuñaló, la velocidad del asesinato y el espanto de los otros dos maleantes se justificaba por el aura maligna que emanaba. Lo más extraño era que minutos atrás el olor de la joven se percibía, de manera inconfundible, como el de una humana normal. Era como si de un momento a otro hubiese sido poseída por una fuerza oscura. No respondió a su gesto ni a sus palabras, ignoró completamente los cadáveres a su alrededor y la sangre desparramada sobre su cuerpo; ella había cambiado, de eso estaba seguro. Si no le eliminaba podía tener problemas que prefería ahorrarse.

"Como si yo fuera a temerle a otra persona...¡y a una mujer!"

Animado por estos pensamientos, el dhampiro se preparó para atacarla primero. Tomando algo de impulso, arrastró el filo de su lanza sobre la tierra, dibujando una línea en la superficie para después, a medida que aceleraba el paso, levantar el arma por los aires. Estaba apunto de matar a la muchacha de la misma forma que lo había hecho con los dos tipos anteriores, por lo que desapareció en plena carrera. Su cabeza estaba a punto de ser cortada por el filo de su arma hasta que Ayato escuchó sus palabras: su voz suave y desconcertada le hicieron perder la concentración.

Detuvo el ataque de súbito, reconociendo entonces el aroma inicial que emanaba el cuerpo de la humana, aquél aroma dulce y cálido, que incluso le parecía familiar. Enarcó ambas cejas, lleno de impresión por el súbito cambio, y volvió a su estado visible, apareciendo a sólo un par de metros de la misteriosa desconocida.

- ¡¿"Tú"?! - Exclamó de la nada, encorvando ligeramente su espalda para hablarle de forma más directa. - ¡Soy el gran Ayato-sama para ti, niña estúpida! ¡Por tu culpa he perdido el mejor banquete de mi vida! ¡Tch! - Le reprochó molesto al ver su narcisismo herido, como si el evento anterior se le hubiese olvidado de un momento a otro.
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Lun Dic 01, 2014 11:02 pm

Si fuera poco el echo de que se encontraba bañada en sangre ajena sintiendo la humedad de esta deslizarse por sus manos, su mente estaba en un estado de shock tal que al ver al joven de cabellera fucsia acercarse peligrosa y audaz mente a una velocidad sobre humana, su cuerpo no efectuó ningún movimiento es más, cuando este apareció delante de ella e actitud descolocada ella seguía inmóvil como si se tratará de una muñeca. Sus iris fueron las únicas que denotaban el que seguía con vida al contraerse al ver la figura frente a ella.

Quien eres tú?

Se volvió a repetir en su mente ensimismada en el pánico que encerraba todos sus pensamientos. Eso hasta que el tonó de voz del chico la hizo regresar al lugar en el que estaba, estremeciéndose por el feroz escándalo que la hizo encogerse en su lugar, pestañeando un par de veces de forma continúa.

Pasaron unos segundos para que comenzará a procesar lo dicho por él y saliera del trance en el que le había dejado sumergida aquella extraña mujer que había tomado control de ella. Solo para enarcar notoriamente sus cejas con molestia; primero le trataba como carnada y ahora le gritaba como si ella no fuera más que una de las ratas de aquel terreno baldío

B-banquete? ¿De qué me está hablando? ¿Cómo crees que llamaré con tanto respeto a un bandido como usted? Un individuo... completamente alejado de las enseñanzas de Dios! Vociferó tan fuerte como daban sus pulmones empuñando sus manos, moviendo con fuerza una de ellas hasta dejarla tendida sobre  su pecho. Sus mejillas podían estar encendidas al tonó carmín, y su corazón presa del miedo por la anterior experiencia provocada por el desconocido. Pero ella no era la persona que merecía los gritos de un sujeto como ese. Y al termino de su grito su respiración comenzó a regularse dejando entrar el frío de la noche en su cuerpo, elevando su pecho de forma pausada, siendo más sensible por estar expuesto.

Se encontraba indignada, peligroso o no, nadie podía ser tan desconsiderado como para hacer un berrinche como ese después de haber sido el culpable de tales atrocidades, porque no había otra palabra para lo que le había hecho. Sin más le dio la espalda para cubrir con sus manos como podía su piel expuesta, temblando cual hoja en otoño, y es que nunca había sido tocada por nadie en toda su vida, aún sentía presentes los besos de aquellos sujetos sobre su cuerpo, invitando poco a poco a lagrimas dándoles la bienvenida para que se deslizarán por sus mejillas. Eres horrible... Murmuró con molestia, aguantando el sollozo que exigía salir de su garganta.
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Miér Dic 03, 2014 3:10 pm

Sin apartar su mirada de la humana, Ayato se acercó con un dejo temerario e imponente, pasando completamente por alto su espacio personal se quedó ante ella gesticulando una perversa expresión. A corta distancia, estudió sus bellas facciones y las líneas que curvaban su busto, al tiempo que ladeaba el rostro, complacido. Sus insolencias le estaban hartando pero podía llevarse una buena recompensa si conseguía acorralarla. Lo único que lo detenía era la existencia de esa extraña presencia que había sentido minutos atrás, en el momento que la pandilla le había atacado.

"Tal vez...si la pongo en peligro vuelva a aparecer..."

Contrariado por esta posibilidad, el dhampiro se quedó en silencio hasta que le escuchó dirigirse a él nuevamente. Dejó escapar un bufido nada más escucharle.

- ¡Pffff! ¿Dios? ¿Hablas en serio? - Contestó con ademán burlesco, sin poder creer que le estuviera hablando de eso en esas circunstancias. Antes de que pudiera mofarse de sus absurdas creencias, la niña se cubrió el pecho y le dio la espalda con aparente timidez. El dhampiro no dudó en volver a acercarse un paso, deslizando sus labios por la nuca desnuda de la joven, sin llegar a mantener el contacto. - Oh, no me digas que te vas a poner a llorar... - susurró, inhalando con fuerza su dulce aroma, deslizando el inusual halo de su respiración sobre su blanca piel.

De improviso, Ayato asió a la joven de la nuca con la diestra, empujándola de forma agresiva hacia la pared contigua. Una vez allí, la acorraló contra el concreto y su cuerpo, el cual presionó contra el ajeno para inmovilizarla. Había asumido una actitud de amenaza, muy diferente a la anterior.

- ¿Piensas que me voy a creer todo tu teatro? Maldita...¡¿qué le hiciste a ese sujeto?! ¡¿Quién mierda eres?! - Bramó Ayato, rozando su mejilla contra la de ella, observándola con el rabillo del ojo. - Si detecto que me mientes te comeré de un sólo bocado, ¡¿entendiste?! - Agregó, enseñando los colmillos sin ningún pudor.
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Sáb Dic 06, 2014 1:17 am

Cuanta insolencia existía por parte del individuo, ni siquiera un deje de arrepentimiento, y parecía ser tan altanero como para burlarse del nombre de Dios, eso era imperdonable para ella, había conocido a muchas personas que no compartían sus creencias, pero nunca nadie tan desconsiderado como para burlarse de ellas de forma tan altanera. Su molestia hacía el chico ya era absoluta, cosa que le ayudo a reprimir con más fuerza el llanto que solo deseaba ser liberado de su garganta.

¿Por qué debe ocurrirme esto? Señor, virgen santísima se los suplico, protejan a su humilde servidora, se los imploro...
Un temblor se presento en su cuerpo nuevamente al sentir su aliento deslizándose sobre su piel, al final fuera de toda su arrogancia, y crueldad, era un gran pervertido. El susurró en aquél tonó tan profundo la volvía a envolver en el nerviosismo, volviendo cálidas sus mejillas, producto de la sangre acumulada en esa zona. No cabía en el miedo que la dominaba en ese momento, y aún así la vergüenza estaba presente en ella, las cristalinas gotas ya no pudieron retenerse por más tiempo al escuchar la irá con la cual se descargaba el chico contra ella, pidiendo respuestas que para ella, eran desconocidas.

¡¡No lo entiendo!! ¿De acuerdo?! No sé quién eres tú, ni cuáles serán tus oscuras intenciones, ni qué es todo lo que acaba de suceder! Le respondió con claridad, dejando de temblar, pero agitando nuevamente su respiración, deseaba que no la tocará, para ese entonces lo único que quería era estar en la iglesia, quería estar en la presencia de Dios, quería saber que no estaba desamparada en manos de un lunático en una oscura noche. Ella quería un milagro

Huyo un poco de su contacto, removiendo su rostro lo suficiente para que el flequillo albino cubriera sus rosáceos Si quieres acabar conmigo... Hazlo, de todas formas, más allá de acabar con el cuerpo de una mujer no habrá nada más para ti. Susurró en tonó neutro, casi vació y levantó la vista, para conectarla con la suya, su mirada denotaba la seriedad con la cual hablaba, pero algo en su timbre de voz dejo ahora en claro la decisión y entrega absoluta. Si Dios quiere que muera en manos de alguien como tú, está bien, veremos si con esto logras encontrarle algún significado a tu existencia, después de todo hay quienes encuentran salvación en la desesperanza de otros.

No deseaba morir, pero si había llegado hasta estas alturas y las jugadas seguían en su contra, tal vez esto no era más que la voluntad del todo poderoso, y algo en los ojos de su depredador, le decían que ella no era la más perdida en esta ciudad
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Vie Dic 12, 2014 2:51 pm

Era curioso, a pesar de todas sus amenazas la muchacha realmente no parecía conocer la procedencia de ese comportamiento suyo. ¿Qué podía ser aquello? ¿Doble personalidad? ¿Posesión? No, todo eso sonaba demasiado fantástico para ser el caso, y por más que enterraba la nariz en la frondosidad de su suave cabello platinado el aroma que emanaba correspondía al de una simple humana. Pero no podía confiarse, si la soltaba existía la posibilidad de que intentase atacarle, o peor, esa extraña presencia podía hacerse presente otra vez.

"Supongo que por seguridad tendría que matarla...pero aún quiero saber..."

Ayato reflexionó un momento en el que intentó decidirse, pero la niña no dejaba de transmitir un montón de disparates que solo estaban entorpeciendo su concentración.

- ¡Argh! ¡Cállate! ¡No tengo ni la menor idea de lo que hablas! - Se quejó, aturdido de no poder escuchar ni sus propios pensamientos. - ¿Dios? ¿Significado? ¿Salvación? ¡No recordaba que los humanos tuviesen tantas tonterías con las que llenarse la boca! ¡¿Crees que lo peor que puedo hacer es matarte?! - Con decir esto último la mano que aún quedaba libre se deslizó hacia el muslo de la niña, al mismo tiempo que conseguía rozar sus labios contra su suave mejilla. - Tienes suerte de estar con esta pinta, te ves...algo apetecible...de lo contrario no dudaría en vaciar tu cuerpo de un sólo mordisco. Siéntete halagada, no hago este tipo de servicios a cualquiera... - murmuró con voz ronca, sin apartarle la mirada de encima mientras esbozaba una sonrisa llena de perversidad, coló intrépidamente su izquierda por la entrepierna de la humana.

Pero un fuerte ruido a expensas del terreno hizo que desviara su atención. Su olfato le indicó que alguien se acercaba, una pandilla de delincuentes probando un nuevo tipo de droga, de seguro, pero la presencia de los cadáveres dispersos a su alrededor no podía traerle ninguna buena consecuencia. No podía dejar escapar a la chiquilla por lo que no tenía más opción que retirarse; por esta misma obligación tuvo que aflojar la fuerza que ejercía sobre ella y apartarse un momento.

- Maldición...quédate callada y no hagas preguntas... - indicó a la muchacha mientras la rodeaba y, una vez de frente, la levantó sobre su hombro, tal y como si cargara a un cordero.
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Sáb Dic 13, 2014 3:43 pm

Pues si estuvieras mayormente informado tal vez no estarías tan perdido! El sujeto alteraba sus nervios de una forma impresionante; ella no acostumbraba a gritar, mucho menos a tutear a una persona. Espera un segundo... Había él dicho "humanos"? cayó en cuenta de todo, cuando recordó la imagen de los colmillos del chico, había estado tan molesta con él que ni siquiera los había tenido presente. Analizaba éstos hechos cuando sintió las caricias y amenazas de aquel sujeto, cerro con fuerzas sus ojos, su aliento quemaba en ella de una forma extraña y perturbadora, a pesar del peligro al cual sabia estaba expuesta, su fuerza de voluntad no le permitía sencillamente dejarse hacer por aquel desconocido, a diferencia de lo que haría cualquier chica, ella no podía ni deseaba guardar silencio.

El contacto de sus manos sobre su piel, no hacían más que confundirla, le repudiaba el que alguien como él estuviera tomándose tantas atribuciones como para ordenarle que se callará y se creyera con el derecho de tocarla de forma tan pecaminosa solo porque se le antojaba. A-al menos el que me matarás no se sentiría tan mal como el que profanaras mi cuerpo, con tus perversas manos. Murmuró en medio de un sentimiento abrumador colándose en ella en contra de su voluntad. Un mohin se efectuó con sus labios, al seguir continuas las lagrimas en sus ojos.

Estaba tan aturdida que ni cuenta se dio del estruendo cercano, su cuerpo dio alivio al ya no tener las manos de él recorriendola, sentía sus piernas débiles por lo que sus palabras se le hicieron confusas, mirándole extrañada, tomándole unos segundos comprender su significado. Solo abrió sus ojos cuando el chico la cargaba sobre su hombro sentía el frió sobre sus muslos que ya se dejaban ver por la removida falda, estaba espantada N-No! suéltame, bájame Intento gritar cuando escuchó unos murmullos cercanos a ellos

No otra vez...


Iba a dar rienda suelta a sus lágrimas de solo imaginarse de nuevo envuelta en algo como lo ya vivido, apretó con fuerzas la tela de la chaqueta del chico, abandonando la resistencia solo dejándose ser, tapando con su mano libre su boca, para evitar ser delatada por el llanto.

Padre... tengo miedo... Susurró de forma casi inaudible, cuando el chico efectuó su próximo movimiento
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Ayato el Lun Dic 15, 2014 9:25 am

- Woah, pesas bastante, Chichinashi - comentó con la mayor naturalidad del mundo, mientras acomodaba a la muchacha sobre su hombro con la diestra.

Al juzgar por el olor la pandilla que se acercaba era grande, calculaba más o menos diez u once sujetos, por lo que Ayato se vio en la necesidad de buscar algún lugar donde ocultar a la humana ya que su poder de invisibilidad no haría efecto en ella. Lamentablemente, el terreno se encontraba desierto salvo por la presencia de los cadáveres y las pozas de sangre que los rodeaban. Esconderla bajo uno de los cuerpos no parecía una buena idea, ya que a fin de cuentas los tipos se cerciorarían de registrar a los muertos con el fin de sacarles algo de dinero, cigarrillos o cualquier cosa de utilidad.

"No queda de otra..."

- Agárrate fuerte - advirtió a la chiquilla antes de tomar el impulso suficiente para brincar contra la pared, casi como un movimiento de parkour, balanceando su peso para alcanzar a colgarse en las barandas de la terraza del edificio contiguo al terreno baldío.

Si los tipos tenían armas la cosa iba a empezar a complicarse, Ayato no tenía ninguna clase de poder para protegerse de las armas de fuego y aún cuando las pistolas poco daño podían hacerle, la humana no correría con la misma suerte. Aferrándose con ambas manos de la baranda, manteniendo a la niña sobre su hombro como si se tratara de un bulto de carne, utilizó la suficiente fuerza como para escalar un poco y brincar en el interior de la terraza, pirueta que posiblemente le significó a la víctima quedar suspendida en el aire durante un breve instante.

Cuando Ayato volvió la vista hacia el terreno notó cómo los sujetos ya habían llegado, y por ende, se encontraban registrando los cadáveres de la banda enemiga. Su ineptitud les hizo limitarse a robar sus pertenencias en lugar de buscar al culpable, por lo que el dhampiro dejó escapar un bufido de alivio, para entonces volverse hacia el ventanal que les bloqueaba el paso y abrirlo. Empujó a la niña sin ninguna delicadeza al interior del departamento, aún cuando desconocía quién vivía allí. Pero eso no le importaba, la solución era muy sencilla.

"Les mataré y me quedaré con su propiedad..."
avatar
Ayato

Ocupación : Sonidista
Mensajes : 584
Fecha de inscripción : 14/03/2013
Masculino

Edad : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Yui Komori el Vie Dic 19, 2014 10:30 am

Se encontraba ajena a todo lo que ocurría a su al rededor, mejor para ella, en cierta forma la broma del joven sobre el tamaño de su busto era lo que menos le importaba, no haría caso de algo como eso...

Ta-tampoco es que sean tan pequeños...

Sabía que no debía, pero no pudo evitar que el carmín en su rostro se acentuara, inflando sus pómulos ahora colorados. No quiso ni mirarle, solo escuchó lo que dijo abrazándose como podía a su dorso. Sus ondas se meciéndose con el viento, y el viento recorriendo intruso cada parte de su cuerpo expuesta, de saber cuantos eran los delincuentes ella habría caído inconsciente por el shock definitivamente hubiera sido mejor, su estomago se revolvió con la pirueta, la sensación era similar a lo abrupto que se volvía la gravedad dentro de un ascensor.
Siempre había pensado en lo que era volar, cual ángel en el reino de Dios~ ¡pero esto era una exageración!

Un aterrizaje tosco, tanto como el sujeto. El fuerte golpe le hizo perder el equilibrio desplomándose en el suelo cual muñeca de trapo. Mgh... que sutil ... Marmulló adolorida haciendo lo posible por incorporarse empuñando sus manos, mordiendo su labio inferior, no podía seguir dándole el gusto de mostrarse débil, haría algo para escapar tan solo debía... Y fue que la vio, en un par de segundos su mirada se cruzo con la figura menurda de una pequeña escondida, asomando su angelical y temeroso rostro por la orilla de uno de los muros del lugar que de seguro daba lugar a un pasillo. A penas la vio, la niña se escondió rápida y silenciosamente.

La angustia la inundo haciéndola contraer sus iris de rosa brillante, balbuceando incoherencias en un tonó casi mudo. En ese momento algo se removió en su pecho, la pequeña estaba asustada, tanto o más que ella, no parecía tener más de cinco años, y comprendió una nueva carga sobre ella. Miro de soslayo al chico quien concentraba por momentos su atención en la calle de la cual habían salido. Razono unos instantes, su propio bienestar era lo menos importante ahora, no podía dejar que el chico la viera, ya sabía más o menos de que era capaz, pero a una infante~ no, ella misma no se lo perdonaría, al parecer era la con más cordura, debía idear algo para distraerlo.

Giró su cuerpo manteniéndose ligeramente recostada de espaldas en el piso con sus codos sosteniendo su propio equilibrio, su mirada se turnaba entre el joven de alto porte y la habitación, buscando algún escape, flexionando una de sus piernas para hacer un intento por levantarse. En su actual posición eso no era recomendable, si se corría de su lugar daría espacio a que el sujeto se dedicara a explorar si había alguien más ahí. Observaba al chico de forma desafiante, si concentraba su atención en ella, la niña que al parecer era la única habitando el lugar, estaría libre de su acecho. ¿Q-qué vas a hacerme..?
avatar
Yui Komori

Ocupación : Ciudadano
Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 08/11/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El mundo es muy pequeño (Ayato)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.