Conectarse

Recuperar mi contraseña




Últimos temas
» Reunión 9 AM (Katherine)
Ayer a las 8:35 pm por Reino

» Being liberated in the shadows -Skyle-
Ayer a las 7:51 pm por Takeshi Momo

» Obra Escolar: Reunión de orquesta y composición.
Ayer a las 6:06 pm por Reino

» Cambio de Turno (Libre)
Ayer a las 6:02 pm por Casper Grayling

» Music Fest: ¡Un festival lleno de música!
Ayer a las 3:47 pm por Sadie Brauss

» Temas libres.
Ayer a las 3:46 pm por Sadie Brauss

» Un premio incómodo (Privado)
Ayer a las 3:29 pm por Yuki Nakayama

» Aozora Koukou | Confirmación Af. Élite
Ayer a las 3:32 am por Reino

» La verdad duele [Privado -Zinnia]
Miér Jul 26, 2017 10:00 pm por Katherine Howell



Mejores posteadores
Mine Sagan (1065)
 
Reino (1062)
 
Regan Vosuet (875)
 
Dante Rivelli (866)
 
Aria Ainsley (679)
 
Ayato (570)
 
Yuki Nakayama (562)
 
Lucien Luarent (535)
 
Momoka (509)
 
Katherine Howell (427)
 






Crear foroRatbag PunceCrear foroCrear foroCrear foroDevil Within +18Fairy Tail Rol



Las Flores Humanas (Libre)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Aria Ainsley el Jue Jun 12, 2014 10:22 pm

"Un jardinero no debe ser impaciente. Las flores necesitan tiempo para desarrollarse; si se intenta apresurar su crecimiento, se les hace más mal que bien. Se las puede proteger contra los elementos, se las puede dar de comer y de beber, pero no resulta difícil matarlas si se las proporciona demasiada comida o bebidas demasiado fuertes. Ellas responden a la simpatía; son capaces de soportar tratamientos extremadamente duros. En resumen, se parecen mucho a los seres humanos."


Invernadero de la Academia Musette:


Si de por sí la Academia Musette era colorida en sus pasillos, salones e incluso su gente, la belleza de sus jardines no era algo que escapara a aquella descripción al estar llena de flores y plantas traídas de variados rincones del mundo, e incluso en las jardineras se agradecía un cartelito que ponía su nombre común y científico para quien quisiera documentarse al respecto. A veces para ella era lamentable el hecho de que no existiera una clase de botánica en aquel lugar, pues sería la primera en asistir, e inclusive de haber sido por su horario algo apretado habría iniciado con algún club de jardinería o un grupo para discutir sobre flores, tal era su pasión por la naturaleza.

Lo anterior no le impedía visitar el invernadero que había descubierto un día en sus paseos por las amplias áreas verdes de su lugar de estudios, atraída por su forma y arquitectura, mucho más por lo que podría contener su interior, movida por la curiosidad. Y aquel día no era sino una visita más de las muchas que ya habría realizado a ese amplio pero recluido jardín, hasta con unas pequeñas aves anidadas en su techo. Su corazón se llenó de pena al entrar al invernadero y ver un puñado de tierra donde no le correspondía y un par de flores tiradas en el piso, sus raíces un tanto dañadas.

-Mocosos... -masculló de hacerse a la idea que probablemente habrían sido pisoteadas por otros alumnos que gustaban de jugar a las escondidas. Decidió no aproblemarse por el asunto y ponerse a trabajar, aunque no tuviera acceso de momento a la cabina donde estaban los implementos de quien fuera que se encargaba del lugar, por lo que colocó con mucho cuidado las flores en el lugar de donde fueron arrancadas y cubrió sus raíces con la tierra.

"Ahora será mejor que consiga algo con qué regarlas", pensó al ponerse de pie, preocupada por el bienestar de las pequeñas.
avatar
Aria Ainsley
Soporte Gráfico

Ocupación : Estudiante de 3°
Mensajes : 679
Fecha de inscripción : 05/06/2013
Femenino

Edad : 22

Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/NaiaxVoice

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Danielle Lavezzi el Miér Ago 12, 2015 3:10 am

Dos pasos a la izquierda… Uno más a la derecha y… ¡PRESTO!

¡El invernadero de la academia! Me sorprendía el hecho de que recordará donde se encontraba después de esa rápida exploración que me dio el profesor Jones el primer día que llegue como profesora acá (¡Hasta habían quitado todos esos condones usados que adornaban el jardín secreto, gracias al dios de rock!) Lo malo fue, que desde el día en que llegue no había tenido mucho tiempo para poder visitar como se debe al bello invernadero, teniendo que estar programando las clases y realizando las actividades para las demás con anticipación; hoy si era mi día de grata suerte.

Agradecía quien haya inventado los horarios libres para los profesores, tenía al menos hora y media de libertad hasta que empezará la siguiente clase, por lo que decidí dar un recorrido mediante aquellos “Jardines Secretos” (Que resultaron ser no tan secretos al ver a parejas regodeándose de la naturaleza misma) hasta dar con la entrada del hermoso lugar que parecía una gran cabina para flores de muchos colores y tamaños. ¡Hasta habían quitado la macetas que habían frente toda la entrada! Que amables los que hicieron aquello. Como el primer día que llegué acá, al dar el primer paso dentro del lugar ya sentía que me transfería a un mágico cuento de hadas: Como el de Alicia en el País de las Maravillas por la cantidad inexacta de flores y arbustos de todos los colores y todos los tamaños.

Oh, miren; hasta esa extraña flor seguía ahí: La Venus Atrapamosca.

Como siempre, la temible planta tenía sus fauces abiertas de par en par esperando la llegada de una pobre mosca para volverla su alimento, ya comprendí que no le puedo meter la mano así que me contuve solo mirándola bien de cerca, con una mirada muy… ¿Cómo decirlo? Como si estuviera intentando taladrar la planta con la mirada, sin efecto.

¿Uhm? ¿Acaso aquello era una segunda voz en el lugar? Me giré sobre mis talones en esperanza de ver de quien se trataba, si de un alumno o un profesor y apenas di un paso al frente sentía que algo me jalaba uno de los rulos de la peluca. Lo intente jalar yo, una vez, dos veces, tres veces más y nada, para cuando decidí ver por sobre mi hombro pues toda la sangre de mi rostro se había esfumado.

La Venus atrapo a su presa… Uno de los gruesos mechones de mi peluca.

¡Oh no! No me iba a arriesgar a desprender esa peluca de mi cabeza y dejar que descubran mi “complot", por lo que me quedé ahí, con los brazos cruzados, una amplia sonrisa (Una sonrisa en total negación) mientras sudaba frio… ¿Será que me quedaré así por el resto de la vida?
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Aria Ainsley el Jue Sep 24, 2015 8:25 am

Terminó por decidirse para ir en busca de una regadera, internándose entre los laberínticos pasillos del invernadero, después de todo, ¿qué tan difícil podría ser encontrar algo con qué regar las plantas en un lugar como ése? Al final, aquello era el sustento de la vida del enorme y cerrado jardín. Y en efecto, no le tomó mucho tiempo encontrar lo que necesitaba, pero se tardó bastante en volver camino al grifo por entretenerse de más al mirar las flores tan variopintas en formas, texturas, olores y colores, arrancándole una que otra sonrisa y también suspiros de nostalgia. Una vez rebosante de agua el recipiente, emprendió su marcha de regreso por una ruta diferente, para tener así la oportunidad de ver un poco más y disfrutar el paisaje.

—¡Ah! –sus pies se mojaron un tanto al dejar caer la regadera por la sorpresa al encontrarse de repente con alguien más. Y no es que todos los días se viera a una persona siendo tragada por una planta... o al menos su cabello...– ¡¿S-se encuentra bien?! –preguntó un tanto alarmada por la escena, intentando recordar si conocía algún método para conseguir que esas plantas abrieran sus fauces (¿siquiera se podían considerar como bocas? no, ¡no debía estar pensando cosas así en ese momento!)– Pues bien, tendrá que ser por las malas, entonces... –se acomodó las mangas de su blusa al acercarse a la mujer... Un momento, ¿tenía el cabello rosa? No, de nuevo, eso no era importante, ¡no podía estarse distrayendo con cosas así! Ya habría tiempo para ello después... a pesar de que una voz muy callada en el fondo de su mente le recordó que por su pequeño tamaño, la planta jamás podría comerse a una persona.

—Voy a jalar con cuidado, ¿sí? –anunció al tomar algunos de los mechones de cabello enredados en la planta– Por favor dígame si le duele, ¿está bien? Está bastante enredado y puede que hasta pegajoso... –después de todo las atrapamoscas secretaban algo parecido al azúcar para atraer a sus presas, seguramente sería viscoso. Intentó abrir un poco la planta con sus dedos con mucho cuidado y así ir tirando del cabello– Uhm... esto va a tardar un poco, sí que se atascó... –dijo al darse cuenta que no salía como ella esperaba... más bien seguía enredado y pegado al interior de la planta– S-supongo que para pasar el rato mínimo debería de presentarme... uhm... mi nombre es Aria Ainsley, aunque lamento que sea esto en una situación así... déjeme adivinar, ¿es una profesora?

No recordaba mucho su rostro, pero ese cabello... no podía dejar de mirarlo y le daba la impresión de haberle visto en otro lado, pero eso en Glass City no era indicador de nada, habían muchas personas estrafalarias, sin embargo, vestida de esa forma ciertamente no podía ser una alumna y mucho menos aparentando esa edad.

—Disculpe, ¿es usted nueva? No recuerdo haber cursado algo con usted... y con un cabello así, estoy más que segura que lo recordaría... –dijo con un aire pensativo.
avatar
Aria Ainsley
Soporte Gráfico

Ocupación : Estudiante de 3°
Mensajes : 679
Fecha de inscripción : 05/06/2013
Femenino

Edad : 22

Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/NaiaxVoice

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Danielle Lavezzi el Lun Oct 12, 2015 4:30 am

¿Es que este sera mi fin? ¿Quedarme en esta posición hasta ser devorada por una planta del tamaño de mi antebrazo? Supongo que este era el momento para reflexionar los pros y contras de mi vida. En cuanto a pros: Pues al menos iré al cielo sabiendo que ya conocí a mi más grande ídolo, fui aceptada en la prestigiosa academia, tuve una clase buena... Al menos di mi primer beso (A alguien que no se lo merecía pero aún así fue el primero). ¿Que hay de los contras? Pues, mi familia me extrañará, eso es lo principal. Moriré sin saber si alguna vez habrá una reunión de los Ultra Souls, nunca sabré si Madame Rosselia sabe otro idioma aparte del italiano y el mandarín... ¡Mowwwwwh! No he tenido un romance de verano... Moriré virgen, aunque eso no me preocupa, al menos llegaré pura al cielo.

Irónico, siempre pensé que iba a morir sola, vieja y en mi casa. O que me daría un infarto de la nada y mis cobayos se comerían el cadáver lentamente. O que de repente entre la mafia italiana a mi departamento y me acusen de algo que ni hice (O probablemente SI haya hecho... Detalles, detalles). En fin, tenía centenares de imágenes sobre "mi futura muerte" en la cabeza, desde lo más simple como ser atropellada hasta lo más ridículo como morir de envenenamiento por brócoli. Y seguía ahí, sin moverme, mirando hacía el techo del invernadero con los brazos cruzados sobre mi pecho mientras poco a poco aquella plantita trataba de engullir toda mi peluca rosa.

Si no fuera por el sonido de algo cayendo no me hubiera dignado a bajar la mirada para saber cuanto le tomaría a la Venus Atrapamosca en devorarme. ¡Una alumna!... ¡OH, NO! ¡NO, ESTO PUEDE SER MUCHO PEOR! Aún mantenía mi sonrisa en negación mientras casi de manera mecánica alce una mano moviendo la muñeca de lado a lado a forma de saludo para la joven que se acercaba a mí en plan rescate... El Dios del Rock 'nd Roll me protege y se que mi peluca no se va a salir de su sitio porqué esta BIEN prensada.


-¿Eh? ¿Pegajoso? -¡Ewwww! Tendré que lavar la peluca por eso, que fastidio.- Bah ~ No me duele tanto.

Solo duele si me jalan directamente del cuero cabelludo, claro. Mientras la alumna forcejeaba para liberarme de las fauces de clorofila, yo me daba el trabajo de mirar a la jovencita que me ayudaba. ¡Su cabello es encantador! Me recuerda a una princesa Disney con lo largo que era, me provocaba tocarlo y hacerle miles de peinados distintos... Pero tenía que ser fuerte y no caer en esas sensaciones que podrían hacer que me vaya mal... O que me den una orden de alejamiento de 50 metros.

-Aria Ainsley -Repetí, como queriendo grabarlo en mi memoria.- Un piacere, il mio nome è Danielle Lavezzi.

Tal parece que la planta estaba ganando la contienda. ¡Eso no es justo! La chica intentaba de todo, pero el poder de la fotosíntesis era más fuerte que dos personas en conjunto.

-¡Hoho ~! Así es, soy la nueva profesora de Estética, no llegue hace mucho y apenas tengo una clase dada... -Ojalá y se me diera más oportunidades, pero al ser esta materia extra-curricular tenía que acomodarme al horario de otros profesores para darme oportunidad a mí.- ¡No te preocupes, ya habrá otros momentos en donde puedas ver clases conmigo, si es que la estética te llama la atención! ¡Giuro, giuro ~!

Trate de mirar sobre mi hombro, la planta parecía que mascará el largo y enrollado (Y babeado) mechón de cabello falso, tan solo faltará que se escuchará el "OMNOMNOMNOM" para darle más dramatismo al asunto.

-¿C-Crees que la planta termine devorándome enteramente? Nunca pensé que fuera a morir por culpa de una planta -Y ahí iba otra vez, a sudar frió.
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Aria Ainsley el Miér Jun 07, 2017 5:42 am

—¿Ah...? ¿Eso... fue italiano...? Disculpe, no entiendo mucho pero... ¡mucho gusto profesora Lavezzi! –había tenido en alguna oportunidad invitados italianos en casa de sus padres, pero nunca se habían dirigido a ellos en su idioma– Entonces... profesora de estética... –a veces se olvidaba que existían esas clases porque no era su área como aspirante a vocalista, pero suponía que si llegaba a tener algo de tiempo ibre no le haría nada de mal asistir para aprender una que otra cosa– Sería agradable ir en alguna ocasión... pero creo que primero hay que sacarla de allí o no habrá profesora que imparta... ¡Pft...! –apenas se pudo contener una risita para no parecer descortés ante el comentario de la profesora– Veo un poco difícil que se la coma, pero... ¿cómo es que no le duele? ¿De casualidad está usando extensiones en el cabello o es una peluca? –cualquiera de las dos opciones era de esperarse para ella, después de todo ese color de cabello no era muy común que digamos, salvo fuera una tintura muy bien hecha.

Se quedó pensativa, si llegaba a hacerle algo a la planta probablemente podrían haber sanciones de parte de la escuela y aquello no calificaba como una emergencia o "defensa propia" (¿siquiera podría haber defensa propia contra una planta?). Debía de haber alguna manera en la que pudiera zafar el cabello de forma segura, suponía que aun no se había producido la digestión, que hasta donde sabía era algo lenta... o eso esperaba.

—Profesora... creo que tenemos dos opciones de momento... –guardó una pequeña pausa antes de seguir– Una sería abrirla por la fuerza con algo... y la otra... pues, bueno... ¿cortarlo?

Esperaba realmente que fueran extensiones y que no significara una mayor pérdida traumática para la profesora.
avatar
Aria Ainsley
Soporte Gráfico

Ocupación : Estudiante de 3°
Mensajes : 679
Fecha de inscripción : 05/06/2013
Femenino

Edad : 22

Ver perfil de usuario http://www.youtube.com/NaiaxVoice

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Danielle Lavezzi el Dom Jul 16, 2017 7:39 pm

-¡Sip ~! Soy una flor exótica venida de tierras europeas -Bromeaba, obviamente,  además de hacer un visible pun por la situación en la que estaba; me refiero a estar atrapada por una planta.

Ser encontrada en tal posición por una almuna, no se si eso debería ser humillante o extraño así que obtaré por sentir una rara amalgama de ambas mientras mi rostro solo mostraba una sonrisa un poco intrigante y sudaba frío; es una lástima que tan solo pudiera reír bajito por su broma por mera cortesía y no porqué en realidad no conseguía para nada gracioso su chiste, tomando en cuenta de que en verdad creía que una planta diminuta podría tragarme, muchas cosas pueden pasar a pesar de verse imposible. Sin embargo su siguiente pregunta me hizo sacarme un poco de mis cavilaciones y mirar hacía el techo dando pequeños golpecitos con el dedo sobre mi labio inferior, pensando en una respuesta que darle hasta que solo chasquee los dedos y le miré con una sonrisa de oreja a oreja.


-¿Tú que crees que sean ~? -¿Por qué arruinarle la diversión diciendo si eran extensiones o no cuando podría adivinarlo por su propia cuenta? Por ello si podía estar tranquila porqué no es como si fuera a registrar cosas que no debía o a enterarse tan rápido de que, biológicamente hablando, no pertenecía al sexo femenino.

Trataba de ver por sobre mi hombro hacía la pequeña planta con su boca cerrada y mechones de cabello rosa enrredados en sus dendrítas, parecía que tuviera una frondosa barba de algodón de azúcar y me causaba mucha gracia, teniendo que llevar una mano a la boca para no soltar una carcajada, lástima que la diversión se fue tan rápido como vino cuando ahora abría la boca por la enorme sorpresa colocando ambas manos sobre mi cabeza, como queriendo proteger mi preciado cabello de todo mal.


-¿Estas seguuura que no hay forma de abrirlo? -¡Vamos! Que soluciones siempres hay.- ¿No puedes como cosquillear sus dendrítas? De seguro pensará que es otra mosca y abrirá su boca, suena lógico, ¿No?

Miraba con mucha intensidad a la menor de cabellera rubia jalando mechones de mi cabello con desesperación aunque no la suficiente fuerza para sacarlo de su lugar. Hablando de ellos, admitiré que dentro de mi pensé en eso; quitarme la peluca y luego luchar por ella con honor y sangre, mucha sangre; pero el miedo de que se entere de que no soy lo que exactamente mi curriculum decía es mucho más fuerte, también estaba que no todos los seres humanos son exactamente aceptables cuando ven algo muy distinto a ellos.

Así que estaba jodida en cualquiera de los dos lados.


-No puedo... Cortarmelo... No volvería a crecer... -Decía eso sin mirarle al rostro, mi mirada en otro lado tosiendo sobre mi puño para distraer cualquier sospecha.- Pero tampoco me gustaría cortar a la pobre plantita, ella no tiene la culpa de que mi cabello se vea como un enorme algodón de azúcar.
avatar
Danielle Lavezzi

Ocupación : Profesor
Mensajes : 87
Fecha de inscripción : 30/12/2014
Femenino


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Flores Humanas (Libre)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.